Postal 126. Ya se peinó María

Detrás de los grandes titulares del periódico que anuncian un esperado golpe al crimen, se asoman apenas los ojos de Antillas, se encogen entre golpes pausados a un pitillo a medio fumar perfumando su sombrero de lana gris. Son las seis con veinte, hace quince minutos debió pasar por la plaza el licenciado Bausen, rodeado […]