#PecesSueltos presenta: Jake Holmes

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Herman Melville, Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Jake Holmes

por Óscar Muciño
@opmucino

Para Jake Holmes, los años sesenta fueron agitados. Lanzó cinco discos, colaboró en otros, formó un dúo cómico con su esposa Katherine Holmes, al que nombraron Allen & Grier; formó un trío cómico con Joan Rivers y Jim Connell; fue asiduo en el escenario del bar “Bitter End”; su esposa lo abandonó para irse con su mánager; presenció desde el escenario cómo Van Morrison, poseído por los Who, destruía sus instrumentos; también presenció un brote psicótico del bajista de su banda, Rick Randle. Además, fue testigo de cómo Hendrix hacía exitosa una canción que tocaba con su amigo Tim Rose (“Hey Joe”); y luego de cómo a él le tomaba prestada una canción Jimmy Page (“Dazed and Confused”); y cerró la década escribiendo, junto a Bob Gaudio, un disco conceptual para Frank Sinatra (Watertown). Al mismo tiempo, lanzaba su cuarto disco, el que estuvo más cercano a conectar un “hit” de ventas. Todo esto sin comer siquiera un ácido, que porque le daba miedo.

Better to be rich than ethnic

Nació en San Francisco en 1939. Durante su adolescencia fue escucha de la música de Chuck Berry y Fats Domino. También seguidor del doo woop, de grupos como The Cleftones, The Harptones, y The Moonglows. Con el tiempo siguió con el jazz y el folk.

Mientras estudiaba en la Universidad de Bennigton, conoce a Katherine, con ella forma el dúo cómico Allen & Grier. En 1963 lanzan su único álbum, Better To Be Rich Than Ethnic. Doce canciones en las que parodian la canción folk, con letras de situaciones llenas de humor negro y disparatado, alusiones explícitas a drogas como “Snoot Full Of Snow”, otros excelentes títulos como “Hyena Baby”, “Teenage Mother”, y la mencionada: “Better To Be Rich Than Ethnic”. El dúo alcanza altos momentos, para ejemplo, el “Counterman’s Lament”, en la que se escucha a Katherine utilizar su voz para dar profundidad tanto dramática como cómica a las canciones, mientras la guitarra de Jake “cabalga” por diferentes intensidades, desde el ritual chamánico hasta el jazz. Un disco de escucha recomendada.

 

Un diciembre Katherine se marcha con el mánager del grupo. El proyecto artístico termina. En los años siguientes Jake se unirá a Tim Rose en Time Rose & The Thorns. Ahí la situación era parecida, tomar canciones del folk para transformarlas, pero ahora en rock, blues y funky. Un poco lo que estaban haciendo muchas otras bandas. Jake Holmes recuerda que Tim Rose tomó la canción de “Hey Joe” de Billy Roberts, a quien conocía, y empezaron a tocarla. Con ellos el tema no llegará a mayores, pero sí con Hendrix. Jake deja el grupo al sentirlo “muy de Tim”.

Bitter End

Jake, Jim and Joan

Vuelve a la comedia, esta vez con Joan Rivers y Jim Connell, en un espectáculo que se titulaba: “Jim, Jake & Joan”. Fred Weintraub, presencia ilustre que además de haber formado parte de la organización de Woodstock, de ser acusado falsamente de traficar armas en Cuba y de producir una película de Bruce Lee, era gerente del bar “Bitter End”, donde se reunía la comedia, el folk y el jazz de Nueva York. Y a Weintraub le gustaba hacer agrupaciones mixtas, juntar nombres en el escenario de su bar, The Serendipity Singers y The Bitter End Singers eran un par de sus creaciones. El acto de “Jim, Jake & Joan” consistía en parodias de noticias y sketchs humorísticos con una misma canción que permutaba en distintos géneros, como los números musicales que en México realizaban Tin-Tan y Marcelo. El trío terminó mal por diferencias entre los tres.

Durante estas giras Jake Holmes determina componer “música seria”. Forma un trío con Ted Irwin y Rick Randle. Se encierran por las noches a ensayar, experimentando con sonidos, imaginando grabar pelotas de ping-pong rebotando en las paredes. Juntos graban en 1967 The Above Ground Sound, un disco silvestre, crudo y simple, que mezcla psicodelia, blues, rock y folk, todo tocado con tres guitarras, sin batería. En su momento se describió al disco como: “un compositor, tres guitarras, un espejo”. Abrían con “Lonely”, ritmo y ambiente tenso.

Este álbum será siempre asociado a uno de sus temas, “Dazed and confused”. El 25 de agosto de 1967 Jake actuó como telonero de The Byrds, entre la audiencia estaba Jimmy Page, quien escucha el tema y decide tomarlo como base para una canción de su grupo, a la que titula igual. Holmes no le dio mucha importancia al asunto, a pesar de darse cuenta en cuanto salió el Led Zepellin I. Cuando quiso pedir regalías, más de 10 años después, no obtuvo respuesta. Las canciones tienen un base común, pero lo que buscan son distintas, Holmes algo crudo y concreto, Zepellin grandilocuencia.

Durante las giras, Rick Randle comenzó a tener actitudes extrañas, como dormir todo el día, o sentarse al lado de la radio, diciendo que salían voces que le hablaban y que decían que iban a matarlo. Llegó el día en que Jake y Ted perdieron su rastro, tras negarse a subir a un vuelo y escapar. Luego supieron que se había mudado de ciudad de buenas a primeras.

It’s always somewhere else

Ya entrado en calor, Holmes lanza en 1968 A Letter to Katherine December, un álbum que explora los sentimientos que generó la partida Katherine, su esposa. Ted, en cambio, permanece acosado por el estado de su amigo Rick. Al trío se une Charlie Fox, quien suma violín y vientos a la banda. Además de un baterista de estudio. El disco es recibido con expectación, tras el éxito en ciertos círculos del primer disco. Satisfizo las expectativas. Seguía la línea, pero ahora enriquecida con los instrumentos y arreglos de Charlie. Disco de sentimiento invernal y de partidas. Diez temas con los que Ted y Jake dan un paso adelante. Pueden oírse arreglos que recuerdan a las parodias de Allen & Grier en “The diner song”. O canciones de pasajes fríos y nevados, como “Houston Street”.

Otro disco para escucharse completo, Jake en entrevista aclara que no es un álbum conceptual, pero que buscó que las canciones se relacionaran por su orden y sus cercanías. Por ejemplo, el contraste entre esa cima del pop psicodélico que es “Leaves Never Break” y el “optimismo” de “It’s Always Somewhere Else”.

La experimentación y los adioses se palpan en todos lados, incluso en los momentos más dulces.

El fin de los agitados 60

En Tower Records, la disquera con la que tenía contrato, los ejecutivos pensaban que sí, que la música de Jake era muy mona y tal, pero de ventas nada. Comenzó la presión para que obtuviera un “hit”. Esta presión modifica el estilo de composición Jake, quien se decanta por hacer música más apegada al country. Su siguiente álbum aparece en 1969, y es homónimo. El listón musical no disminuye y otorga grandes momentos de rock and roll.

A inicios de ese 1969, unos The Four Season decaídos en su popularidad, buscaban, como muchas otras bandas, su Sgt Pepper’s, su Lp conceptual. El tecladista Bob Gaudio contactó a Jake Holmes para proponerle escribir el disco. Jake tan acepto, que para que no cupiera dudas puso en el título del álbum una referencia a una canción de su primer disco: “The Genuine Imitation Life Gazette”. El resultado: canciones con temas de “actualidad” como el divorcio y sátiras de la vida “moderna”; y un fracaso en ventas.

Frank Sinatra, que andaba bajo en ventas, lo escuchó, le llamó la atención, y pidió a su gente que contactara a Gaudio y a Holmes para trabajar con ellos. Grabaron Watertown, en él se narra la historia de un habitante de un pueblo de Watertown, abandonado él y sus dos hijos por su esposa. Jake hurga en sus heridas, otorgando un valioso disco de Sinatra, quien por única ocasión no grabó directamente sus voces con la orquesta.

Terminaban los agitados sesentas para Jake.

En 1970, casi de inmediato y obsesionado con el “hit”, sale a la venta So Close, So Very Far to Go. No llegaría el éxito en ventas. A finales de la década Jake encontró un nicho en la composición de jingles, Fue autor de la “exitosa campaña” “Aren’t You Hungry for Burger King Now?”, compuso un tema para Dr. Pepper, otro para Sears. En el 2001 trabajaba con Harry Belafonte.

Lo de Van Morrison destruyendo sus instrumentos poseído por los Who quedará para otra plática.

 

Comments

comments