Touch Me Not: habitar el cuerpo

-Can you sing me a lullaby?
-A lullaby…I’m not quite sure I can remember a lullaby. There was this song when I was young. It kind of went
I used to have this girlfriend known as Elsie.
She used to have this little room in Chelsea.
She wasn’t what you’d call a blushing flower.
As a matter of fact, she rented by the hour.
The day she died the neighbours came to snicker: “Well, that’s what comes from too much pills and liquor”.
But when I saw her laid out like a queen.
She was the happiest corpse, I’d ever seen.
-I think it’s one of the best lullabies I’ve ever heard.

El cuerpo es o podría ser una y distintas cosas. Es un río que fluye entre la carne y los hábitos, entre lo natural y lo convencional; es el soporte material de un humano, un conjunto de elementos organizados o un campo discursivo con sus respectivas implicaciones culturales.

¿Qué significa habitar un cuerpo? ¿Qué idea o ideas del cuerpo hemos habitado permanentemente? ¿Qué implicaciones tiene abandonarla(s)? Adina Pintilie propone una serie de procesos de exploración de estas preocupaciones en Touch Me Not, su ópera prima que ganó la Berlinale el año pasado.

touch me not
touch me not

Una idea vieja de belleza

Procurando distancia respecto a la convención en varios sentidos, la película abre las fronteras de la intimidad para sacudir la noción unívoca de belleza que ha permeado nuestra percepción del cuerpo, trastocando nuestra identidad y relación con el mundo. En un vaivén entre ficción/documental, el espectador se adentra en una especie de diarios audiovisuales que dan cuenta de ciertos caminos de exploración corporal y experimentación del placer en personas con discapacidad, prácticas éroticas determinadas y sexualidad diversa.

En entrevista para The Up Coming, la realizadora, editora y guionista, señala que la película se centra en lo no-normativo, apoyándose en la subjetividad con la que opera la belleza como valor estético: “Hemos sido educados para creer que la belleza es de cierta manera, y la sexualidad y la intimidad deberían funcionar de cierta manera también. Así que básicamente, la película cuestiona todo esto. No se trata de reemplazar una idea vieja de belleza. Se trata de cuestionar y abrir nuevos aspectos sobre esta idea.”

touch me not cátedra bergman
touch me not cátedra bergman

El cuerpo de los otros

Como soporte de los relatos de los personajes, la película se articula también como un cuerpo estructurado por el ocultamiento y la exhibición del dispositivo cinematográfico, la participación de la directora de manera presencial (a cuadro) y virtual (en una pantalla dentro de la pantalla) que sumerge y extrae al espectador de la ficción/no ficción, la ilusión de continuidad que pasea por unos y otros cuerpos de forma tan sutil que quien observa, por momentos sigue indefinidamente un solo paisaje de piel.

El espectador observa, pero también roza; Touch Me Not es el cuerpo que media las relaciones corporales de quienes comparten su intimidad en la pantalla y quienes frente a ella, más allá de una examinación aséptica, establecen una suerte de relación terapéutica con lo que acontece: escuchar y contemplar como posibilidades para reorientar la auto percepción y el cuerpo de los otros.

touch me not
touch me not

Las políticas del cuerpo

*Esta película forma parte de la selección oficial de FICUNAM y se proyectará en distintas sedes. Asimismo, con el objetivo de ampliar la reflexión y generar un entorno de conversación, la Cátedra Bergman ofrecerá una mesa de reflexión con Christian Bayerlein (Alemania), Tómas Lemarquis (Islandia) y Grit Uhlemann (Alemania), parte del elenco de esta película. Modera Kani Lapuerta (España).

Mesa de reflexión
Touch Me Not: Las políticas del cuerpo
5 de marzo, 16hrs
Entrada libre. Registro previo en: www.catedrabergman.unam.mx
Salón de Danza UNAM

—–

Por Erika Arroyo
@_earroyo

Ralph Bakshi, padre de la animación densa

Comments

comments