Rarito y Sin Miedo. Entrevista a Wayne Coyne

Como parte de los muchos #EncuentrosGeniales del #TagCDMX, festival enfocado a la creatividad y la tecnología, la semana pasada estuvieron en la Ciudad de México el director de cine Spike Jonze, Matthew Weiner, escritor de Mad Men con parte de su elenco, The Flaming Lips (del cual hicimos una reseña) y Wayne Coyne, que tuvo una conversación con Cha!, integrante de Fobia, Moderatto y a su vez locutor en la extinta Radioactivo, la cual aquí traducimos y esperamos les sea útil para imprimir creatividad y cambios de ritmo a sus proyectos.

Entrevistador: Es un honor tenerte aquí, solamente hablando.
Wayne Coyne: Gracias, ellos no saben que hablamos ya también en backstage y acá estamos hablando otra vez, pero sí, gracias. Llegamos el día de ayer y es muy impresionante la organización y todo el evento.
E: Hablábamos en el backstage acerca del miedo. Salió un gran documental sobre ustedes hace unos años llamado Farless Freaks (raritos sin miedo) donde tú y tus amigos salen haciendo “cosas”.
W: Este nombre de los “Fearless Freaks”, acerca de la palabra “Freak”, ella se volvió de manejo común en la época hippie, creo que mis hermanos mayores, a mediados de los 70, entre 73 y 74, adoptaron esta palabra para describir a gente que eran como hippies pero consumían drogas fuertes, habían estado en la cárcel, se movían en motocicleta, y tenían un fuerte sentido de disolución acerca de qué es lo que harían con sus vidas. Mis hermanos mayores y sus amigos organizaron un equipo de fútbol americano para jugar en el vecindario y se hicieron llamar “Fearless Freaks”. Años y años después, cuando esta película de la que hablas necesitaba título, el director, Bradley Beesley, amigo de nosotros desde hace mucho tiempo, le encantó la frase porque le resonaba a algo filosófico y valiente, y pensó que era una buena manera de describir mi trabajo con The Flaming Lips, y así fue como surgió y en realidad me parece un nombre genial. Respecto a esta idea que mencionas de ser valiente y no tener miedo, yo no me considero más valiente, inteligente o fuerte que nadie en el mundo, pero creo en la idea de ser absolutamente honesto y verdadero contigo mismo cuando haces arte y música. Si eso es considerado valiente entonces diría que en música, en arte, y todo eso, ¡SÍ! ¡POR SUPUESTO! hay que serlo.
E: Hablemos un poco del miedo. A veces el miedo nos impide hacer lo que queremos hacer, tú has hecho cosas como coverear todo el Dark Side of The Moon de Pink Floyd o colaborar con Miley Cirus, que mucha gente ha dicho: ¿por qué hace eso?
W: Empecé en los Flaming Lips cuando tenía 20, ahora tengo, cincuenta y… tres o cincuenta y cuatro, algo así. Cuando éramos jóvenes teníamos mucho miedo y éramos muy inseguros, sabes, creo que más que nos preocupara lo que otra gente pensara de nosotros, era que nosotros no sabíamos qué sabíamos, queríamos trabajar una idea y no sabíamos si era buena o mala…
E: Eran muy jóvenes y trataban de encajar, de encontrar su propio espacio, su gente…
W: Afortunadamente tuvimos la posibilidad de seguir y seguir, grabar discos y viajar y tocar por todo el mundo, y creo que poco a poco ese miedo a que cierta gente no le guste lo que haces, que cree que eres un falso o cosas por el estilo, desaparece, pero probablemente verdaderamente desaparece cuando tienes otro grupo de gente que te dice: ¡te amo! y entonces aprendes a prestar atención a la gente que piensa que eres un chingón y dejas de prestarle atención a la gente que no cree que eres un chingón.
E: Diste un discurso para la secundaria a la que asististe de joven en Oklahoma y dijiste que no te enfocaste en terminar la escuela, sino en vender hierba. ¿Por qué no nos cuentas un poco acerca de esa época?
W: No sé como sea en México, pero en Estados Unidos, cuando los directores así lo consideran, cuando consideran que eres exitoso o algo así, puedes ser seleccionado para hablar frente a los alumnos acerca de qué significó para ti graduarte, la escuela, como será la vida después. Sigo viviendo en el mismo vecindario donde está mi secundaria. Me gradué creo en el 79 me parece, hace mucho tiempo, y la secundaria a la que yo fui ya no es tal, sino una escuela para jóvenes de excelencia; hacen arte, matemáticas, es una escuela genial, y tanto tiempo ha pasado, que la gente no se ha percatado que no fui a esa la escuela a la que yo asistí, todo el mundo cree que fui parte de estas generaciones de avanzados, lo cual no es cierto pero está genial. Yo me la pasaba jugando con mis amigos del vecindario y recuerdo a una niña güera que fue la que más se esforzaba y tenía mejores calificaciones, encargada del grupo, recuerdo que le dije que me diera el día, yo era ese tipo de muchacho, y me tomé un día y me fui a hacer “algo”; sucedió hace mucho, salgo en un video contando esta historia que dices, es un video muy largo, si hubiera tenido que estar ahí en vivo no creo que hubiera hablado por más de un par de minutos, pero como era un video, simplemente seguí y seguí, no creo que me permitieran que contara la historia, acerca de vender marihuana y todo eso, pero siempre he dicho, fue hace mucho, no se preocupen, la marihuana sigue siendo ilegal me parece en Oklahoma donde vivo, pero no es ya un crimen tan terrible en toda América.

E: En el video dices algo muy interesante e inspirador: Puedes volverte lo que haces.
W: No lo recuerdo exactamente, pero creo que es muy cierto. Si a alguien le gusta leer acerca del arte, pensar en el arte, soñar con el arte, o ver a otras personas hacerlo, creo que todas esas cosas son maravillosas, pero no es hacerlo, constantemente trato de recordarle a la gente que tiene que hacer lo que ama. Si amas ver películas y leer sobre ellas, a lo mejor amas hacer películas y nunca lo sabrás si no lo haces alguna vez. Es como hacer ejercicio: puedes leer mucho sobre ejercicio, hablar o soñar con ello, pero si no lo haces, los verdaderos beneficios de hacer ejercicio no estarán en ti; es lo mismo con la música o la pintura. Cualquier cosa que quieras hacer no puedes quedarte sólo pensando en ella, tienes que hacerla; pensar es muy bueno, pero hacerlo es todo. Hacerlo es Todo.
E: Bajar del mundo de las ideas a la tierra.
W: Muchas veces es lo contrario; generas ideas cuando haces algo, puedes encender ideas. Somos afortunados en ser moderadamente exitosos, pero no se dan cuenta que hemos estado en una cosa tras otra, rápido, rápido, rápido siempre. Todo pasa tan rápido que si sientes que necesitas 1 año para pensar en algo, nunca funcionará porque no tendrás ese tiempo. Si le dijéramos nosotros a la gente de Star Trek, por decir, que queremos hacer el soundtrack para la próxima, no preguntas cuándo la necesitas, te van a decir bueno… mañana. Tienes que estar haciéndolo, siempre tienes que estar ya empezando, haciendo algo. Si pasas mucho tiempo conceptulizando, soñando y pensando sólo te estresarás más y no podrás hacerlo bien de esa manera. No puedes detenerte a pensar en lo malo, las cosas malas vendrán sin importar qué, asimismo las buenas, yo simplemente lo dejo pasar y si quiero hacer algo simplemente lo hago y siempre encontrar la manera de seguir.

wayne 2

E: Platicábamos que nunca te detienes, haces películas con tus amigos, música, arte, ¿a qué hora duermes? todo el tiempo estás haciendo algo.
W: Bueno, muchas cosas que hago son similares a esto, es parte de un gran esfuerzo colaborativo, The Flaming Lips es un grupo de gente que hace cosas muy cabronas, yo soy sólo el tipo que se para al frente y hace cosas como éstas y dice ¡mírenme! Muchos son esfuerzos conjuntos, llevamos horarios, cada quien hace su parte, pero para mí también es importante tener un espacio para hacer arte por mi cuenta, pienso que para mí mi día libre es no hacer nada con alguien, sino hacer algo creativo yo solo. Pienso que el arte es como masturbarse: ¿quién no quisiera hacer eso? Me animo a hacerlo, me pagan por hacerlo, la gente me ama por hacerlo, y digo ¡claro! Es algo que amo totalmente, nadie me obliga, reunirme con Steven (Drozd) y los muchachos o con Miley Cirus para nada es una tortura, la tortura sería no hacerlo.
E: Hay una anécdota sobre un tipo que te amenazó una vez con una pistola y pensaste que morirías y que eso te había cambiado la perspectiva por completo.
W: La misma época en que me estaba graduando, tenía 16, 1977, era una mente joven y trabajaba en restaurante de comida rápida muy popular entonces y me la pasaba muy bien, me gustaba trabajar con la gente que estaba ahí; yo vengo de una familia grande, dos hermanos mayores, uno menor, estábamos siempre juntos, llegaban muchos amigos a casa, con sus mascotas, había drogas, motocicletas, no era un caos pero un montón de cosas estaban ocurriendo todo el tiempo, y en el trabajo era la primera vez que estaba por mi cuenta, haciendo lo mío, perteneciendo a esta pandilla, como con mis hermanos y sus amigos, creo que esa es la vida que nací para vivir. No teníamos dinero, nadie tenía dinero ahí, pero todo mundo la pasaba bien, entonces una noche entran unos tipos con pistolas; todos estábamos al tanto que había habido robos por la zona, que habían entrado unos tipos, que le habían disparado a alguien en la cabeza. Cuando estos ladrones entraron pensé: ¡Oh Dios mío, estos deben ser los tipos y nos van a disparar!, y todos tuvimos una experiencia tan intensa que el tiempo súbitamente empezó a avanzar muy lento, y lo que solía ser un minuto se convirtió en eternidad y entras en una suerte de shock o trance; vi a la hermana del dueño tratar de abrir la caja fuerte, los vi llevarse muchísimo dinero, nos hicieron acostarnos en el piso y en mi mente pensaba: esto es, voy a morir. No hay drama, no hay razón, no hay nada, sólo una sensación de aislamiento; mi madre se preguntará a cierta hora de la noche ¿en dónde estará?, y eventualmente la policía nos encontrará. Todo esto pasaba por mi mente con la certeza de que ya estaba muerto. Entonces algo pasa, se van los ladrones, te quedas un rato tirado, pensando regresarán y nos dispararán, alguien se levanta rápido a cerrar con llave la puerta, y todos nos abrazamos y lloramos como una hora, decíamos “¡No lo puedo creer! ¡No estamos muertos!” Para mí fue como tomar ácido o algo así, todo en tu mente desaparece y todas las pequeñas preocupaciones que vas cargando contigo desde que naces desaparecen por un instante, y entonces me veo a mí, tomando consciencia de que estoy, en efecto, vivo, algo que nunca había pensado antes hasta que estuve en el piso esperando recibir un tiro. Después de un rato, estuve caminando, y no tenía ya estas pequeñas preocupaciones e inseguridades y me repetía: quiero estar en una banda, hacer mi propia música, ser un artista, todo eso; en realidad esa experiencia me ayudó a decidirme, pero no es valentía, es simplemente dejar de preocuparse en demasía por pequeñas tonterías.

wayne3

E: ¿Qué hubiera pasado si hubieras muerto? ¿Cuáles son tus creencias al respecto?
W: Para mí, personalmente, no creo que haya nada más. Esta idea de que de alguna forma seguiremos vivos y podremos seguir contemplando lo que está pasando, me parece que tiene que ver más con lo que te enseñan. Si eres una persona joven y tu hijo o tu madre mueren (nada de eso me ha pasado a mí), puede ser sicológicamente devastador pensar que no hay respuestas y que no hay nada más y que se acabó. Creo que los humanos han sido muy inteligentes al crear este otro lugar y que cuando algo inexplicable y trágico ocurre pueden ir ahí, y tiene que ver con el perdón, es un estado de la mente indecible, pero para mí, estoy viejo ya y puedo pensar que voy a morir en algún momento y que estará bien.
E: Hay una frase que dice “no hay prisa, pero no hay tiempo que perder”.
W: Cuando ocurrió lo del robo, yo pensaba: ¿qué he estado esperando para hacer todas esas cosas? Creo que pasa todo el tiempo. La gente me pregunta: tengo esta canción, pero, sabes, no sé… y yo les respondo: hazla. Cualquier cosa que vayas a hacer, hazlo ya, ahora; ¿qué quieres hacer? Y si fallas, ¿qué? Mira, hay una chica de la que estás enamorado. No le dices. No haces nada. ¿Qué chingados crees que va a pasar? Pasan los años, la vuelves a ver y le dices “estaba enamorado de ti” y ella dirá “¿por qué chingados no hiciste nada?” Ello es una gran gran cosa en la vida; el arte y la música son cosas pequeñas; la gente lo eleva a una gran gran cosa pero no lo es. Simplemente hazlo, no te preocupes, y si el mundo cree que hiciste la mejor cosa en el mundo, bien por ti, y si el mundo entero piensa que es horrible, a la mierda, ¿a quién le importa? El arte afecta nuestras vidas y la música tiene un efecto duradero en éstas, no sabríamos que haríamos sin ellas, pero cuando eres tú el que lo está haciendo, el que lo está poniendo en el mundo, es sólo otra de las cosas que haces, así que digo: hazlo, siempre te puedes disculpar. Hemos escuchado esa frase de México “pedir perdón antes que pedir permiso” y digo yeah.

Wayne Coyne

Comments

comments