Juan Pablo II, el primer santo rockero

Como seguramente ya saben, el pasado sábado culminó de manera exitosa el proceso de canonización de Juan Pablo II. El Papa viajero, autor de frases tan pegajosas como México siempre fiel, el hombre que hizo que Fidel Castro se vistiera de civil, logró su llegada a los altares con dos milagros reconocidos: la cura de la monja francesa Marie Simon Pierre, quien sufría Parkinson; y la cura de Floribeth Mora, una costarricense que deshizo su aneurisma a fuerza de rezos a San Juan Pablo II.

Más allá de la fe que cada uno tenga o no tenga, es importante señalar la otra serie de milagritos que se le atribuyen al dichoso Papa. Esos son los que NoFM ha recuperado para hacer notar que San Juan Pablo II es el primer santo rockero, pues ciertas actitudes suyas hacen que el escape de los Rolling Stones para no pagar impuestos en Inglaterra; la casi muerte de Keith Moon en un concierto por echarse un tranquilizante para caballo; el pánico que causaban los Eagles cada vez que pisaban un hotel; o las blancas palomas que brindaron su cabeza a los ejecutivos de una disquera gracias Ozzy, se queden cortos. El Papa viajero hizo retumbar al mundo de muchas otras maneras.

Comments

comments