#PecesSueltos presenta: Harry Nilsson

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Herman Melville, Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Harry Nilsson

por Iván Cruz Osorio
@IvanCruzOsorio

Entender las almas que son vidrios rotos, que mendigan en los sonidos los aguijones de la razón, casi nunca es materia de los que oyen música como evasión o divertimento. Pertenecen a aquellos que también son espíritus de vidrios rotos. Harry Nilson (1941-1994), multi-instrumentalista y compositor, se obsesionó con los sonidos, con las posibilidades de sanación de la música. La fama siempre fue un accesorio sin importancia. Sus amigos en la música fueron relevantes, como The Beatles, quienes se declararon sus fans, en los años 60. Posteriormente, en 1974, Harry provocaría la reconciliación entre Lennon y McCartney. La forma de honrar a The Beatles la realizó Nilson en una pieza extraordinaria de montaje y collage musical titulado “You Can’t Do That”, en la que se utilizan al menos 16 referencias a canciones del cuarteto de Liverpool. Esta canción pertenece al álbum Pandemonium Shadow Show (1967)

La otra manera de curarse que Nilsson encontró fue su alcoholismo. Padeció la adicción toda su vida desde que abandonó el hogar materno en Brooklyn, Nueva York, en la adolescencia. Su familia paterna era inmigrante sueca, de profesión cirqueros, trapecistas. Su padre lo abandonó cuando tenía 4 años. Lo cual deja patente en su rola “Daddy’s Song” del álbum Aerial Ballet (1968)

El virtuosismo de Nilsson buscaba tomar canciones que parecían tener una estructura tradicional, por ejemplo de vaudeville y que seguían una progresión musical absolutamente conmovedoras, como el caso de “The Puppy Song” del disco Harry (1969).

Nilsson en 1970 decide trabajar con el gran compositor Randy Newman, quien compuso todas las canciones para el disco, dejando una colección entrañable.

El disco más deslumbrante de Harry Nilsson sería Nilsson Schmilsson (1971) en el que experimentó en el estudio con el doble track, con ritmos caribeños, las percusiones, la psicodelia y un estilo vocal que después utilizarían bandas como Talking Heads, lo que se puede percibir en la pieza maestra “Jump into the fire”.

Sin embargo, la canción que capultaría al éxito comercial a Nilsson sería “With Out You”, una rola compuesta por Pete Ham y Tom Evans de la banda Badfinger.

“With Out You” significó dos cosas que Nilsson nunca quiso. La fama mundial que ensombreciera su talento musical y un éxito que lo anulará a él como músico. Ya no era Harry Nilsson, era el cantante de “With Out You”. Nilsson se negó a cantar en vivo la canción, se refugió en el alcohol, tras ver que el disco, que consideraba su mejor disco, era obviado. Decidió sacar inmediatamente un nuevo disco Son of Schmilsson (1971). El disco, marcado por su divorcio, mezcla ritmos como el country y el blues.

El resto de los años 70, Nilson realizaría covers de los clásicos estadounidenses de los años 40 y 50. Se adelantó a una tendencia que harían en los años 2000 músicos como Bob Dylan, Paul McCartney y Rod Stewart. Nilson se retiró de la música en los años 80, tras el asesinato de su amigo John Lennon. Formó una asociación para el control de armas, y siguió bebiendo. Empezó a tener problemas de salud, lo que derivó en su primer ataque cardiaco el 14 de febrero 1993. Casi un año después, el 15 de enero de 1994, murió por un ataque fulminante. Harry Nilsson fue un compositor y cantante notable, que curiosamente sería enterrado por un hit mundial. Su opus magnum Nilsson Schmilsson merece ser escuchada y analizada porque es un rico montaje de la música hecha antes y de lo que vendría después.

#PecesSueltos presentan: Alexander ‘Skip’ Spence

Comments

comments