10 (casi 11) historias cortas acerca de Ceremonia 2018

por Israel Pompa-Alcalá
@thesmallestboy
Fotografías de Manuel Castillo
@MrCastleManu

¿Qué cosa es lo más importante en un festival? Ok sí, la infraestructura, la logística, la producción y la curaduría de artistas. Pero no nos hagamos: un festival se define por su público. La gente que va (y la que no) es quien le da rostro y alma. Por eso, esta vez, en lugar de hacer sesudos (ja) comentarios u opiniones respecto a Ceremonia, vamos a dejar que la gente hable de los actos y la experiencia que vivió en el festival Ceremonia. Su festival.

Susana, 22 años – Girl Ultra

Ay, pues qué te digo. Me late mucho su onda en grabaciones, de que sí me siento bien chida, pero en vivo siento que estuvo raro, ¿no? Como de huevita. No sé, igual andaba de que toda nerviosa, y pues chance estuvo muy temprano, pero eso, ¿sabes? Como que no.

¿Qué espero de lo que sigue? Pues que me truene el ajito y se ponga chido jaja.

Alberto, 28 años – Zona de comida

Güey, todo está bien puto caro. No voy a pagar 150 varos por una pinche hamburguesa. Bueno, ya pagué 100 por esta pinche salchicha, todo pendejo, ja. Ya venía medio pedo en el camino, pero el sol me apendejó, tons tuve que tragar. Seguro la chela acá sale bien puta cara. Me caga que siempre es puta cara y tibia. Además no me meto nada, güey, me cagan las tachitas y esas pendejadas. Ni la mota me entra, entonces no sé ni cómo voy a hacer para ponerme pendejo, pero ya se verá.

La neta ni iba a venir, pero Beck sí me late. Y pus ya, a ver qué más conozco o qué veo por ahí. Igual mis compas me llevan a conocer cosas raras. Total, ya andamos aquí, ¿no?

Gastón, 30 años – Cuco

¿Qué piensas de la nueva sensación de los chavos?

Ah, ya. Pues yo sí le he entrado y no sé. O sea, como que están chidos, pero… al Sabino le maman, pero neta yo no sé, we. Ahorita los vemos, igual y sí se rifan, we. Sí, sí, ahorita te veo por aquí, nomás que voy al baño. Wey, me dieron VIP. ¡Baaaaaaños limpiooooooos!

Karina, 29 años – A. Chal

Uy no, manito, que le falla su DJ. Y su guitarrista estaba bien raro, todo metalero ahí, como que ni iba con su música de así, de lo que viene siendo la juventud, ¿verdad? Además parecía que le iba a poner play a su pista a cada rato el pobrecito. La verdad nada más me quedé a su show de inventada porque quería ver a Bomba Estéreo. Vi a muchos morritos emocionados, pero pues yo no te lo manejo, ¿verdad? Ora sí que perdón por mi vejez, una ya es señora de esas que baila sus cumbias y no su trapeo indecente. ¿Viste que hasta se bajó con el público y le fumó al gallo de alguien? Ay no, qué juventud.

Diana, 17 años – Bomba Estéreo

Ay, ¡lo más bonito de mi vida!
Sí, vine con mis tías, que son ellas jaja. Me gusta mucho Bomba, pero no, no, no, verlos en vivo fue oooooootra cosaaaaa. Ay, sí, la cantante… ¿cómo se llama? Elisa, ¿no? Bueno, ella, estaba toda hermosa y sonreía mucho y como que te contagiaba eso, de que mucha felicidad.

Ahorita no sé a dónde vamos, pero yo ya estoy muy feliz. Sí, muy muy feliz.

Julio, 40 años – King Krule

Rabioso. Mucha furia y maestría. Esa delgada línea entre lo desafinado/nervioso y lo brutal/enojado, pero al final, arte en pleno. Si alguien vuelve a decir que los milenials no hacen o sirven para nada, muéstrele a este pelirrojo encima de un escenario para que se calle.

Carolina, 25 años – St. Vincent

No fue un show, fue un statement. ¿Viste cómo le tapó la cara a los músicos hombres? Ahí hay un mensaje. Es muy poderosa. Ella y Toko Yasuda, la bajista y tecladista y corista, son unas genias. Todo lo visual, las coreografías, hasta el color de las guitarras está planeado. Es una artista meticulosa e inteligente. ¿Cómo hace alguien para hacerte gozar, sentir cosas y pensar al mismo tiempo? Es una belleza.

Jimena y ‘Capi’, 21 y 23 años – Arca

J – Wey, me voló el pinche cerebro.
C – Wey, a mí me voló el culo.
J – Neta no hay manera, se la mamó.
C – Ay, sí, estuvo muy fuerte, de que no te esperabas nada y te metía como una chinga visual y musical y así.
J – Yo creo que ya no tengo fuerzas para ver lo que sigue, como que me chupó el alma este cabrón.
C – Ay, qué exageraaaadaaaaa. Pero bueno, igual y sí, ¿eh?

Raúl, 38 años – Beck

Es un maestro, cabrón. ¿Viste? No mames, abrir con Loser sólo un pinche campeón de esos que ya no hacen. Luego te la deja ir con Devil’s Haircut. Pinche rifado sin miedo. Vino a demostrar su cabronez, a sacarse el chorizo en pleno Toluca. Poeta, cabrón, poeta. Como que luego lo ninguneamos porque se ha echado unos discos medio culeros, pero pues este pinche güero fundó un género, cabrón. ¡Ah, no mames, esa es Sex Laws! Déjame gozar esta y ahorita le seguimoooooossss.

Vanesa y Elena, 24 años – Carpa Traición

E – Ay, se puso bieñ boñito, de que mucho perreito sabroso.
V – Además a mí me reventó el cuadrito adentro, y pues así, así, así (hace movimientos de baile).
E – Me gusta que es como la carpa más agresiva, el escenario más… no sé…
V – ¿Escandaloso?
E – Ay sí, como así, pero no sé si sea la palabra. Pero me entiendes, ¿no? Como más fuerte y bonito. Hasta hubo performance y pusieron una como cadenita, así de que bien antro, para darle como…
V – Ah, claro, como una simulación
E – Ay, chí bebé, así. Me la pasé bien rico.
V – Yo tambiéñ.

Iñaki, 27 años – Soulwax

Muy impresionante, bro. Muy, muy, muy cabrón. Las baterías y el show de luces. Estaba súper rico, ¿no? Me puse a bailar todo lo que no logré en el día. Estaba muy chido el viajecito y la vibra que traían, pero mi amiga se puso muy mal ya, mírala. Hay que llevárnosla de una vez a casa, para que llegue chido. Así hay que cuidarse entre todos, bro.

Ah, ¿la podemos llevar ahí a esa como cruz roja? No, pero mejor ya nos vamos. Estaba bueno el trip, acá agarrando onda, pero ni modo. Seguro el otro años nos desquitamos.

Y así empezamos a caminar a la salida. Unos aferrados se quedaron a probar los restos de otras carpas, pero la verdad es que Soulwax fue el cierre perfecto para un festival que este año fue tal vez más discreto, pero no por eso menos efectivo: Ceremonia se ha convertido en una escala obligada dentro del calendario musical. Así que en paráfrasis al buen Iñaki (ojalá tu amiga esté bien): seguro el otro año nos encontramos.

Comments

comments