8 canciones que suenan en Los Pinos: el soundtrack del Perdón de EPN

El día de ayer, las redes se sacudieron por esto

18 meses después de que se diera a conocer el reportaje La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, publicada por el portal Aristegui Noticias, después de que el presidente restableciera la Secretaría de la Función Pública (que ya había desparecido) para que lo investigara, después de que su cuate Virgilio Andrade condujera una investigación que absolvió a Peña Nieto de todo mal, después de que La Gaviota regresara la casa a la inmobiliaria a la que, según su propia aclaración, ella se la compró con el fruto de su trabajo, después de todo, el presidente pide perdón.

No es la primera vez que un presidente pide disculpas, pero sí es la primera vez que uno lo hace en ese tono de enamorado arrepentido. El tono, la forma y el contenido del mensaje presidencial son dignos de una telenovela vespertina, o de menos de esos programas unitarios que ahora educan a la juventud en los valores. Acá les dejamos ocho canciones que sin duda están sonando ahora en Los Pinos, y que si no debieran ser parte de El Perdón de EPN. La Película. Disfruten.

* Pero yo no soy malo

* Por qué si adorarte ansío, es que el amor mío pide tu perdón (ft. Virgilio Andrade)

* Perdóname si no soy quien tú te mereces, si no valgo el dolor que has pagado por mí

* Por las ilusiones que en tu alma provoque sin estar seguro de mis propios sentimientos. No debí de hacerlo y te busque en el desconcierto de mi ser y de nueva cuanta te hice daño sin querer

* Te amé de más y fue mi error, qué soledad estoy sin ti, lo estoy pagando

* No es que pretenda negar mi condición de ser humano

* Vengo triste y derrotado

* Pido la paz para esta guerra, quisiera devolver mis armas, parar con esta hostilidad que no conduce a nada, te propongo una tregua

Así es muchachos y muchachas, cantemos ante el ridículo de nuestro presi. Estamos seguros de que si hubiera recurrido a cualquiera de estos clásicos, hubiera tenido una mucha mejor respuesta, y tal vez, sólo tal vez, le hubiéramos dado una oportunidad a su Sistema Nacional Anticorrupción.

Comments

comments