8 cosas que EPN ha hecho bien este año

Septiembre, mes de la patria, de los héroes que nos la dieron y que nos la siguen dando. Mes que abre gloriosamente con el informe presidencial, y que acaba con una cruda de 15 días y las estadísticas más altas de robo hormiga que hay en el país. Esos 30 días parecen estar hechos de simulación, pero como buenos mexicanos hay que saber no rajarse y decir cuando las cosas están bien. Porque, como dijo Chava Flores que dijo Pepe Guizar, como México no hay dos. Así que ahí les van las ochos cosas que, le pese a quien le pese y haiga sido como haiga sido, le han salido bien al señor Enrique Peña Nieto.

1. Su batalla contra la obesidad
En un país con los más altos niveles de obesidad infantil, resulta encomiable el esfuerzo que ha hecho el señor presidente para ser un ejemplo para la niñez. Visiblemente más delgado, en este último año es notorio su compromiso con la báscula, porque como dicen la abuelitas: si no hay salud, no hay nada. Un reconocimiento especial a sus sastres, que han sabido responder como verdaderos héroes, y han hecho que la vestimenta del máximo jefe nunca le venga guanga.

Sobrepeso

 

2. Sortear los problemas maritales
Hace un mes, las columnas del corazón y del cerebro se llenaron con análisis sobre los problemas maritales de la pareja presidencial. EPN salió con gracia de ese embrollo al lograr bailar de cachetito con su esposa, y regalar una primera plana. Pero lo mejor de todo es que los continuos y publicitados desaires de la Gaviota nos hicieron olvidar sus otros problemas maritales; sí, recuerdan, esas sospechas de que mató a su primera esposa, y que amenazó a la mujer con la que tuvo un hijo mientras seguía casado con la difunta.

EPNMarido

 

3. Consolidar un equipo de trabajo
No nos dejemos engañar por la cirugía mayor hecha al gabinete en las últimas semanas. En su equipo hay la estabilidad que le falta al resto del país. Sólo hay que fijarse en los cambios que más parecen un juego de las sillas en que pocos pierden. Y si pierden es porque no iban al son del baile: ¿qué es eso de que Chauyffet se enfermara como el presidente, que Murillo brindara tantos hashtags como el presidente, que Rubido fuera víctima del Chapo como el presidente; y que el director de la Sagarpa fuera tan invisible como el presidente?
No, muchachos, los que se quedaron son los verdaderos hombres y mujeres que el país necesita, sólo están probando su versatilidad en distintas áreas.

Equipo

4. Mover a México
El compromiso está y el trabajo también. El asunto es que nunca se aclaró el rumbo. Si ustedes todavía no sienten que les están moviendo el piso y si no se preguntan, como Marco Antonio Solís, “a dónde vamos a parar”, su patriotismo y su sentido común dejan mucho que desear.

E45262107

5. Acabar con la corrupción
Es la gran promesa de su sexenio y, lo que sea de cada quien, ahí la lleva. Ha desaparecido el problema mayor de nuestro país de la manera más inesperada y que a nadie se le había ocurrido: resignificando la palabra. De pronto ya es un problema cultural, casi una tradición; de pronto es parte de la condición humana. De pronto los actos corruptos no los son, los conflictos de interés son simples amistades, los sobornos son regalos, y así sucesivamente. Todo se trataba de ver el vaso medio lleno.

corrupción

6. Visibilizar y reconocer a los héroes anónimos
Hagan memoria, olviden los despliegues del ejército, la gendarmería, las policías comunitarias, la policía federal, y respondan sinceramente, ¿qué presidente había logrado que el Estado mayor presidencial hiciera gala de sus impresionantes habilidades? Sólo mencionemos el incidente del pastel de cumpleaños, en que un oficial pleno en el cumplimiento del deber evitó con habilidad que se mancillara ya no el traje del presidente, sino el pastel que iba a departir con su pueblo.

7. Inspirar a la ciudadanía
“Ya sé que no aplauden”, “No era albur, no sean así”, “Ya supérenlo”, son sólo pequeñas muestras de la generosidad del jefe de estado para con sus ciudadanos. Si mencionamos los memes hechos a partir de sus gestos y su humor involuntario, del teatro montado con Virgilio Andrade, de la fuga del Chapo, de su mal inglés, de sus excesivos gastos, de la publicidad oficial, de su equipo de comunicación que lo odia un poco, ya no hablamos de generosidad sino de verdadero sacrificio por el bienestar y el entretenimiento de su pueblo. Porque no cualquiera se avienta el boleto de navegar con bandera de idiota, tirar un par de frases como huesos a las redes para que el # anule la noticia. Todas y cada una de estas acciones son pequeñas gemas de inspiración.

Comex

8. Resolver de manera rápida y expedita una demanda popular
Es poco, lo sabemos. Pero con tantas cosas opacas que suceden en este país, hay que saber apreciar los pequeños triunfos. Sí, hay muchos asuntos pendientes aún, pero el #CalcetaGate quedó claro. Celebremos la patria, compatriotas, nuestro presidente sabe ponerse los calcetines, para lo demás aún quedan tres años de sexenio.

EPNCalceta

Comments

comments