8 escándalos de la CONADE y Alfredo Castillo en #Río2016

El calendario de los Juegos Olímpicos de Río 2016 se agota, y la desesperación de México por la medalla crece. La noticia de que el boxeador Misael Rodríguez logró pasar a semifinales (y con ello aseguró una medalla de bronce) cayó como gota de agua en el desierto de un México que ya se vislumbraba repitiendo la historia que no vivía desde 1928 al regresar a casa sin medallas. A este rayito de esperanza, al que hay que sumarle las buenas vibras a todos los deportistas mexicanos que faltan por competir, hay que cargarle una sombra espesa y oscura como el alma de un pedrastra: la de la corrupción de las autoridades deportivas de nuestro país.

Y es que aunque todos nos llenemos la boca criticando a los atletas, sabemos que el problema está mucho más arriba con los protagonistas de pantalón largo y cuello blanco. En Río 2016, quizá más que en ninguna otra ocasión, se han hecho patentes los problemas de planeación, organización, corrupción, conflicto de interés, además de las peleas de la Comisión Nacional del Deporte con el Comité Olímpico Mexicano y las Federaciones.

Aquí les dejamos los 8 escándalos que la CONADE, y su dignísimo titular, Alfredo Castillo, ha protagonizado en estos Juegos Olímpicos, una rayita más a su larga carrera de fracasos.

* Es que Hugo Boss es tan generoso

Los escándalos empezaron desde la inauguración, o bueno, ahí se hicieron visibles. El primer tropiezo de la delegación mexicana fue el del traje que usaron los atletas en la apertura de los Juegos. Y es que la diseñadora mexicana María Luisa de Chávez, creadora de los trajes que usó la delegación en cinco emisiones anteriores, acusó a la CONADE de haber rechazado su propuesta por ser muy elevada y no haber recursos para pagar los $375 mil pesos que ella presupuestó. La sorpresa vino cuando la delegación mexicana apareció en la inauguración de Río vestida de pies a cabeza con ropa de la marca Hugo Boss, y cada traje tuvo un costo de $15 mil pesos, por lo que al final el gasto fue de más de 4 millones de pesos. No sabemos si la marca alemana fue tan generosa de donar los trajes, como se le pidió a María Luisa que hiciera, o de plano a los de la CONADE se les aflojó el monedero con tal de no ver de nuevo al abanderado mexicano vestido de charro.

JO1

* La novia

Porque durante una semana para la prensa no tuvo nombre propio. Jaqueline Tostado Madrid también saltó a los titulares en la inauguración. Resulta que la pareja del director de la CONADE se presentó en el Maracaná con el mismo traje que portaban los atletas. De inmediato los vigilantes de la eterna llama de la meritocracia cuestionaron por qué se le daba el mismo honor que a los atletas que han dejado el cuerpo para estar en los Juegos. Otros menos ingenuos se volcaron a cuestionar si el trajecito y el viaje de la señorita Tostado había corrido con cargo al erario público. Alfredo Castillo aclaró que esto no era así, y con un comentario machín digno del Indio Fernández, aseguró que si bien su acompañante no iba en representación del país, lo representaba a él, pues es su pareja, y con eso basta para que portara el mentado traje.

Mención aparte merecen los rumores de que el director viajó con amistades y hasta masajista, cosa que ya ha sido desmentida con el ahora clásico “falso de toda falsedad.”

JO2

* El parchecito aquí quiere decir que…

Una de las cosas que más ha indignado a atletas y al público ha sido la falta de uniformes dignos y adecuados para competir. Parece ser que los uniformes son el eterno sino de los deportistas mexicanos que nunca tienen lo mínimo necesario. En Río de Janeiro, tanto el haterófilo Bredni Roque como el boxeador Elías Emigdio salieron a competir con uniformes parchados, pues dijeron no haber recibido los materiales del Comité Olímpico mexicano ni de la CONADE. Los dos organismos se aventaron la pelotita: Castillo se justificó aduciendo que no era responsabilidad de la Comisión sino de las Federaciones, mientras el Comité acusó la falta de recursos para la comprar de uniformes. Más tarde se aclaró que el motivo de los parches en los uniformes era que las marcas que aparecían en los trajes no habían sido debidamente registradas ante el COI, por lo que no podían aparecer en las transmisiones. ¿A quién le tocaba registrarla? Aún nos lo preguntamos. Mientras tenemos que agradecer que ahora tocaron parches, y no como a la nadadora Fernanda González, quien fue amonestada después de no usar el traje de baño oficial por el pequeño e insignificante detalle de que se transparentaba.

JO3

Eso pasa cuando 

A mitad de la semana pasada todos nos veíamos tranquilos, empezaban los clavados, signo de medalla segura. O no.  A las parejas de sincronizados no les fue nada bien y quedaron lejos del podio. La justificación de Castillo fue clara y absurda: era una venganza de los jueces y de la Federación Internacional de Natación por haber cancelado el mundial que se realizaría en Guadalajara en 2017. La Federación multó a la CONADE que entró en dimes y diretes, demandas y amparos, que el flamante director resumió en un tuit desastroso para cualquier funcionario.  Ahora ante la falla de Rommel Pacheco no ha habido reacción de Castillo ante el jueceo.

JO4

* Pero si nomás estábamos periscopeando

¡Temed a la furia de Slim! Eso deben estar pensando varios medios de comunicación que replicaron fotgrafías y videos proporcionados por personal de Comunicación social de la CONADE. Y es que el problema fue que dicho personal no tenía acreditaciones para entrar en los eventos deportivos, pues no alcanzaron el registro hecho por el Comité Olímpico Mexicano. Fue entonces que Claro entró al quite y proporcionó a los funcionarios las acreditaciones necesarias con la condición de que respetaran la exclusividad que la empresa tiene para la cobertura en nuestro país. Pero a la banda se le hizo fácil, puesto que ya andaban por el área de prensa, grabar las competencias, subirlas a redes y donarlas a otros medios de comunicación. América Móvil retiró las acreditaciones y amenazó con demandar a los medios que las hubieran replicado, así como a la CONADE. Mientras tanto, como el personal de la comisión debe seguir cubriendo los eventos, pues tendrán que comprar boletos, por supuesto con cargo al erario.

JO5

* El amor está en el aire… y en la CONADE

Al parecer la única pareja en problemas no es la de Alfredo Castillo. También se dio a conocer que en Río está, injustificadamente, otra pareja de funcionarios de la CONADE. Se trata de Gustavo Montiel y Meredith Reyes, subdirector de cultura física y directora del Sistema Nacional del deporte, respectivamente. La columna Bajo Reserva, del Universal, ha estado documentando varias irregularidades en el funcionamiento de la Comisión. Por ejemplo, el hecho de que la encargada de las redes sociales del organismo es la cuñada de la novia de Castillo. En fin, el sentimiento de fraternidad de los olímpico se vive al cien en la CONADE, lástima que, en palabras de nuestro presidente, ello dé una percepción de corrupción.

JO7

* Viajes Castillo presenta

Si algo hay que reconocerle al director Castillo es su capacidad para hacer las declaraciones más inadecuadas. Cuando estaba en auge el escándalo por los uniformes, se aventó la gloria de decir que no había que reclamarle a la CONADE por los pobres resultados en el deporte, pues ellos eran sólo un agencia de viajes. Según Castillo, la Comisión sólo es una especie de banco que suelta lana a las federaciones, las cuales se encargan de los atletas. Si se trataba de salir mejor parado, no le resultó a don Alfredo, a quien alguien que lo quiera debiera alejarlo de los micrófonos, la redes, y tal vez del servicio público.

JO6

* A colgarse el milagrito

Más se tardó Castillo en escribir el tuit para celebrar la medalla de Misael Rodríguez, que toda la Red en caerle a reclamos. Pues resulta que como el director acostumbra irse de boca, hace unos meses había recortado los recursoa a la Federación Mexicana de Boxeo, y con ella el apoyo a los atletas, acusándola de ser un lastre. De inmediato empezaron a circular las imágenes de Misael boteando entre sus vecinos para pagarse el pasaje a Río, y las exigencias de amigos y familiares de que Castillo no quisiera ahora colgarse la medalla.

El pleito entre la CONADE y las diversas Federaciones ha sido una constante desde que Alfredo Castillo es el encargado del deporte en México. Apenas llegó, dio tijeretazo a los presupuestos de organismos, a su parecer, corruptas. Y no es que no lo sean, pero no ofreció ninguna opción a los atletas, quienes siempre acaban bailando con la más fea. Como todo en nuestro país, la burocracia es el cáncer del deporte: sólo basta echarle un ojo a los gastos de la CONADE para darse cuenta de que más de la mitad del presupuesto se va en los gastos de operación de la comisión y no en los atletas.

JO8

Así es muchachos y muchachas, los escándalos han estado de pena ajena. Y si bien hay que condenar la ineficiencia de Castillo en todos y cada uno de los puestos públicos que ha tomado, no hay que hacerlo el chivo expiatorio. La crisis del deporte mexicano es muy añeja, y habría que cortar muchas cabezas para que eso cambie. Culpar a Castillo y celebrar la medalla es olvidar que nuestro país no tiene un programa deportivo, una planeación y una red de apoyo verdadero para los atletas. Y celebrar la o las medallas que los deportistas puedan traerse, sin exigir cambios, es también colgarnos un milagro en el que nada tuvimos que ver.

Comments

comments