8 momentos en vivo en que Jimi Hendrix detuvo el tiempo

Un 27 de noviembre de 1942, en Seattle, el tiempo cambió de color y la vida supo que un Dios había llegado a la tierra: Jimi Hendrix había nacido. Pero antes que nada todos debemos preguntarnos. ¿Qué ha pasado con Rover Hendrix?

Seguramente sigue esperando, pues un 18 de septiembre de 1970 su dueño pasó a mejor vida de manera muy trágica.

Sin embargo hoy queremos recordarles por qué Jimi Hendrix es algo que pasó y no se volverá a repetir. Y es muy sencillo: su guitarra, sobre todo en sus conciertos, era mágica. La verdad es que no se puede entender de otra forma. Pura magia, y de la oscura y macabra.

Dicho de pasada, Hendrix es histórico tanto por su técnica como por sus aportes tecnológicos y sus descubrimientos en el estudio que produjeron obras maestras de la cultura pop del siglo XX, pero tal vez el verdadero fundamento de la leyenda de James Marshall Hendrix es su paso por los escenarios: fechas que son recordadas por testigos que siempre se quedan sin palabras. Lo que sí sabemos es que cada concierto de Hendrix fue una experiencia que cambió vidas y que, en gran medida, cada vez que presumió su guitarra, nacieron otros músicos y, claro, también nació la envidia de todos sus contemporaneos que se tuvieron que poner al día para estar más o menos cerca al gran maestro.

Y se podría decir mucho más, pero no sin antes echarse estos 8 momentos que, según nostros, encapsulan toda la potencia diabólica del mejor guitarrista de la historia en su ambiente natural: en vivo, en concierto y con la inspiración de los avernos. Si de verdad no se quedan pendejos frente a este enorme arte, pues nos avisan y nos damos un balazo.








Comments

comments