8 momentos inolvidables de los debates políticos del 2018

Llegó ya el Tercer Debate presidencial y por una parte sentimos el alivio de ver el final de las campañas cerca, pero por otra, nos invade la tristeza al perder una vasta fuente de memes y chistes. Y es que no sólo los debates presidenciales nos han regalado grandes momentos: al ser ésta la elección más grande de la historia de nuestro país, los debates entre candidatos y aspirantes han estado a la orden del día. Los debates entre los candidatos a las gubernaturas de Veracruz, Guanajuato, Jalisco, Puebla, Yucatán, Morelos, Chiapas, Tabasco y la nueva CDMX, además de las contiendas realizadas en algunas alcaldías han sido dignos representantes del tren del mame. Todos lo sabemos, para hacer el ridículo, nuestra clase política se pinta sola, pero siempre vale la pena ver a la fauna electoral en su máximo esplendor.

Por ello ahora les traemos 8 momentos inolvidables de los debates políticos este 2018. Disfruten.

 

* Yo no soy la incondicional

Martha Erika Alonso, candidata a la gubernatura de Puebla, sabe medir el pulso de sus tiempos. En pleno debate se quedó sin argumento, pero no sin referencia pop, y decidió atacar a su contrincante de Morena, Luis Miguel Barbosa, al compararlo con el villano del momento: Lusito Rey. Tsss ¿y el INE?

* El llanto de Pato

Otro candidato de la coalición Juntos Haremos Historia que fue muy atacado fue el señor Patricio Zambrano. Sí, ese hijo del Big Brother que ahora pretende ser alcalde de Monterrey, fue blanco de sus contrincantes en un debate. Y todo iba bien, hasta que se metieron con su papá. Entonces el político tornó de nuevo en estrella de reality show, intentó lanzarse a golpes a su oponente y, al ser detenido, atacó a grito pelado. Ojalá todo hubiera acabado ahí, pero no. Acompáñenme a ver esta triste historia.

* El Cuau al ataque

Hay que ser honestos, nadie daba un peso por Cuauhtémoc Blanco como político. Y es que el hombre puede ser muy talentoso, pero no era muy capaz de hilar dos palabras. Hasta ahora. En el debate por la gubernatura de Morelos, lo vimos muy suelto (bueno, más o menos) atacando a su principal oponente con palabras, ¡PALABRAS! Atrás quedaron los días de orinar la portería contraria. Si eso no es madurar, no sabemos qué es.

* Depas, suegros y el Rébsamen

Bueno, y si de ataques se trata, los candidatos a  Jefe de Gobierno de la CDMX se han lucido. En spots, en actos públicos, en todos lados se insultan sin reparo, por lo que los debates no iban a ser la excepción. El segundo debate estuvo cargado de descalificaciones de lo más bajas: se metieron con la familia, los antecedentes, y (shame on you) las víctimas del sismo. Esto más que risa, sí nos da tantita pena.

* Un verde muy moreno

El señor Óscar Cantón, candidato a la gubernatura de Tabasco, decidió darle un nuevo significado a la frase hombre del partido. Y es que para él antes que las filiaciones políticas está el terruño. Por eso en pleno debate decidió hacer público su apoyo a Andrés Manuel López Obrador, el pequeño detalle es que él es candidato por el Partido Verde. La razón es muy sencilla: podrá ir con el verde, pero jamás votar por un chilango. Hombres de principios, que le llaman.

* Me podría repetir la pregunta

Ay, hay veces que los nervios traicionan. Y si no nos creen, pregúntenle a Mireya Ornelas García, candidata a la alcaldía de Ciénaga de Flores, Nuevo León. A doña Mireya se le vino a borrar el cassette en pleno debate y si no se le olvidó su nombre es porque dios es muy grande. Ante la pregunta más simple: ¿cuál es su plataforma?, es decir, ¿qué propone?, la candidata no pudo más que balbucear y casi romper en llanto. Esto no nos da risa, sino una infinita ternura.

* Yo demuestro que no estoy loco, LOCO

Mucho se ha hablado de conocer la salud de los candidatos. Que si son viejos, que si viciosos, que si enfermos. Por eso es que la propuesta de Miguel Castro, candidato a la gubernatura de Jalisco por el PRI, de hacer públicos sus expedientes médicos suena razonable. Salvo porque, con voz de miedo y ojos de paranoico, completó su propuesta pidiendo polígrafo, examen psiquiátrico público y demás. Detallazo del debate.

* Yo no sé hablar, pero también soy hija de Dios

Y llegamos a una ciudadana, una de las nuestras, Lorena Osornio, candidata sin partido por la Jefatura de Gobierno de la capital, fue de las primeras víctimas de la memiza. Y es que ante los nervios y la presión del primer debate, le brotó la honestidad y aceptó que eso de hablar no es lo suyo, pero que tiene corazón. ¿No es nuestra más fiel representante?

Así es muchachos y muchachas, con estas frases de verdad da pena perder los debates. El chiste se cuenta solo cuando nos damos cuenta de que uno de estos especímenes va a gobernar o que, de menos, va a acabar viviendo del erario en un puesto de medio pelo. ¿Seguimos riendo o mejor lloramos?

Comments

comments