8 opiniones sobre los atentados de París que debes conocer: Dabashi, Zizek, Butler, Fisk, Oliver

Todos tienen una opinión. Desde el fatídico viernes 13 de noviembre, todos tienen (intentan hacerse) de una opinión sobre los hechos de París. Entre la brutalidad del ataque, el contexto en que sucede y la inmediatez de las redes sociales hemos visto crecer una extraña avalancha de solidaridad, duelo, respeto, descalificaciones, amenazas, burlas, etcétera. Lo cierto es que todo es demasiado complejo para reducirlo a banderas en nuestra foto de perfil. Para conocer un poco más de las aristas de esta terrible situación, les dejamos ocho textos y discursos sobre los atentados en Francia.

1. Hamid Dabashi, “Los ataques a París: Yo soy musulmán”
Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH
“Hoy los musulmanes han sustituido a los judíos y se han convertido en esa otra civilización diferente de Europa. Y jefes de Estado como Obama y Cameron, en este momento particularmente trágico en París, perpetúan la satanización de los musulmanes, catalogándolos como musulmanes fuera del ámbito de la humanidad.

Ellos hacen imposible que yo siga siendo el musulmán que soy y me una a ellos y a los millones de personas en los Estados Unidos, Reino Unido y Europa en solidaridad con el sufrimiento de los franceses.

Como musulmán, desafío su provincialismo, y declaro mi solidaridad con los franceses, y eso lo hago decidida, puntual y desafiantemente como un musulmán.

Cuando árabes o musulmanes mueren en las mismas manos de grupos criminales del Estado Islámico en Afganistán, Irak, Siria o Líbano, son reducidos al mínimo común denominador y se asumen como elementos dispersos, se pasa por alto y se camuflajea nuestra humanidad. Pero cuando ciudadanos franceses, británicos o americanos son asesinados, son elevados a las más altas abstracciones comunes y se convierten en iconos universales de toda la humanidad. ¿Por qué? ¿Acaso los musulmanes no somos humanos? ¿Acaso el asesinato de uno de nosotros no constituye un daño al cuerpo de la humanidad?”

Pueden leer el texto completo en Al Jazeera.

2. David A. Graham, “La brecha de la empatía entre París y Beirut”

David A Graham
“Se ha convertido en un patrón predecible: un acto de violencia en el mundo opaca a otro acto violento similar concurrente, e invita a una reacción sobre el desequilibrio en el escrutinio, la empatía y el duelo. Pero lo predecible no hace el patrón menos preocupante. Cada vez que hay un ataque terrorista mayor en una ciudad europea o estadounidense (Nueva York, Madrid, Londres, París, de nuevo París) capta la atención y preocupación de europeos y americanos de una manera que las atrocidades similares no parecen despertar. Pocas veces dos eventos tan cercanos  ofrecen una clara comparación como los bombazos en Beirut y los ataques en París.

Publicaciones virales en Facebook exigen saber por qué los ataques en Beirut han sido pasados de largo. Líbano ha lamentado la discrepancia. Muchas personas se preguntan por qué Facebook no permitió a la gente en Líbano confirmar que estaban bien en la red social, como lo hizo la compañía para la gente en París. Entonces, ¿qué representa esta aparente brecha en la empatía?

Una posible explicación en simple: hubo tres veces más muertes en París que en Beirut. Peor más allá de eso, hay otras intrincadas razones. Tal vez la principal de ellas es la familiaridad. Es más probable que los estadounidenses hayan estado en París que en Beirut (o en El Cairo, o en naironio, o en cualquier otra ciudad que haya experimentado ataques sangrientos). Y si no han viajado ala capital francesa, probablemente sí han visto un sin número de películas o series de TV que se desarrollan allí, reconocen nombres y ciudades. En particular, París es un símbolo de cierta alta cultura. Así como un percance en tu ciudad natal golpea más fuerte que una en dos pueblos más lejos, el estadounidense promedio tiende a relacionarse más íntimamente con la violencia en París que con la de otras partes del mundo. Hay además un problemático componente racial o tribal en este factor de la familiaridad: las personas tienden a reaccionar cuando se ven a sí mismas como las víctimas.”

Pueden leer el texto completo en The Atlantic

3. Joan Sfar, caricaturista, publicado en su cuenta de Instagram 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4. Slavoj Zizek, “Tras los ataques de París, la Izquierda debe aceptar sus raíces occidentales radicales”

zizek

“En la primera mitad de 2015, Europa estaba preocupada por movimientos independentistas radicales (Syriza y Podemos), mientras que en la segunda mitad cambió al tema “humanitario” de los refugiados. La lucha de clases fue literalmente reprimida y remplazada por el tópico liberal de la tolerancia y la solidaridad. Con las muertes terroríficas del viernes 13 de noviembre en París, incluso este tópico (que aún se refiere a grandes problemas socioeconómicos) es eclipsado por la simple oposición de todas las fuerzas democráticas atrapadas en una guerra inmisericorde contra las fuerzas del terror.

Es sencillo imaginar qué seguirá: una búsqueda paranoica de agentes de ISIS entre los refugiados (los medios ya reportan que dos de los terroristas entraron a Europa por Grecia como refugiados). La mayoría de las víctimas de los atentados terroristas en París serán los mismos refugiados, y los verdaderos ganadores, detrás de los lugares comunes como “Je suis Paris”, serán simplemente los partidarios de la absoluta guerra en ambos lados. Así es como realmente deberíamos condenar las muertes en París: no solamente enganchándonos en el show de la solidaridad antiterrorista, sino insistiendo en la simple pregunta: ¿quién se beneficia?”

Pueden leer el texto completo en In These Times

5. Judith Butler, “El luto se convierte en la ley” Butler “Los comentaristas que buscan distinguir entre tipos de comunidades musulmanes a posturas políticas son considerados culpables de buscar ‘matices’. Aparentemente el enemigo debe de ser  integral y singular para ser vencido, y la diferencia entre musulmán, yihaidista e ISIS parece ser más complicado de discernir en el discurso público. Los expertos estaban seguros de quién era el enemigo, incluso antes de que Estado Islámico tomara la responsabilidad de los ataques.

Es interesante para mí que Hollande anunciara tres días de luto mientras endurecía los controles de seguridad (otra forma de leer el título del libro de Gillian Rose, “el luto se convierte en la ley”). ¿Estamos en duelo o sometidos al creciente poder del estado militarizado y la democracia suspendida? ¿Se acepta más fácilmente un régimen como este si se vende como luto? Los días de luto nacional serán tres, pero el estado de emergencia puede durar hasta 12 días antes de que deba ser aprobado por la asamblea nacional.

Pero también el Estado explica que debe restringir las libertades para defender la libertad (parece una paradoja, pero eso no incomoda a los expertos en la televisión). Sí, los ataques fueron claramente realizados en lugares iconicos de la libertad cotidiana en Francia: el café, el concierto de rock, el estadio de futbol. En la sala de conciertos, hubo aparentemente una diatriba de uno de los atacantes que cometió 89 asesinatos brutales, entre culpar a Francia por fallar en su intervención en Siria (contra el régimen de Assad) o culpar aOccidente por su intervención en Irak (contra el régimen baathista). Entonces, no era una postura, si puede llamarse así, contra la intervención occidental per se.

Hay también nombres políticos: ISIS, ISIL, Daesh. Francia no ditá “Estado Islámico” porque eso sería reconocerlo como Estado. También quieren mantener “Daesh” como término, pues es una palabra árabe que no entra en el francés.

Pueden leer el texto completo en Verso Books

6. John Oliver

7. Robert Fisk, “Seguimos con los ojos vendados sobre ISIS’, dice el hombre que sabe de lo que habla” (Conversación con Brian Keenan) Brian-keenan

“Tras de las atrocidades en Sinai, Beirut y París (y guardemos el orden cronológico, pues todos los inocentes perdidos, rusos, libaneses y franceses, son igualmente nuestros hermanos y hermanas), empecé a pensar que nuestras emociones se han tornado tan enfermas como los perpetradores de esos crímenes. Un “acto de guerra”, una respuesta “sin piedad”, la respuesta francesa parece directamente salida del vocabulario de ISIS.

Inmediatamente después de las masacres de París, busqué la razón, claridad y sabiduría de un hombre que pasó cuatro años y medio en las manos de secuestradores musulmanes (54 meses usando una venda en los ojos, siempre esperando la muerte).

Brian Keenan fue secuestrado por musulmanes shia leales a Hezbollah en Líbano. Fue capturado por ISIS en Siria o Irak […] Keenan toma su café en un lluvioso Westport al oeste de Irlanda (nació en Belfast) y habla lenta, casi filosóficamente. Rara vez da entrevistas. Los sacrificios en París han sucedido tan sólo 16 horas antes. “El contagio ha escapado de su aislamiento”, dice. “Alguien ha planeado esto por mucho tiempo. Está muy bien organizado (aunque no se necesita demasiado compromiso para matar personas). Lo que sucedió no me sorprende. Lo que me sorprende es que lo que sucedió en Beirut (24 horas antes) llegó a París. Es como si la cultura de la victimización, que es moneda común en Medio Oriente, se elevara a nuevos niveles, legitimando el peor de los horrores.”

Pueden leer el texto completo en The Independent

8. Steve Bell (The Guardian)
Steve Bell

Comments

comments