Amor con amor se paga: Tzu Chi se rifó en el #19S y ahora necesita nuestra ayuda

A casi cinco meses de los sismos del 19 de septiembre no dejamos de soprendernos de cómo pudimos reaccionar frente a una emergencia de tal magnitud. La organización de la sociedad civil ha sido el gran peso en la balanza para que la Ciudad de México (y Oaxaca y Chiapas y Puebla y Morelos) vaya poniéndose en pie de a poco, ante la indolencia de la burocracia, la corrupción y, hay que decirlo también, el olvido. Lo cierto es que la solidaridad que se mostró durante la emergencia en los sismos tuvo muchos orígenes. Uno de ellos fue Taiwán.

Tzu Chi es una fundación budista creada en 1966 en Hualien, Taiwán por la maestra Cheng Yen, una monja budista taiwanesa que ha enseñado en todos estos años cómo compartir el amor y el alivio compasivo entre todos los habitantes del mundo cuando lo necesiten.  Después de los acontecimientos del 19 de septiembre en México, la fundación Tzu Chi se acercó a México y en cuestión de días llegaron a brindar apoyo incondicionalmente a los daminificados, en especial en Tláhuac, Xochimilco, Jojutla, Tlaquiltenango, Zacatepec y los Multifamiliares de Tlalpan. Se entregaron más de 6.5 millones de dólares a más de 11 mil familias. También se dieron cobijas recicladas de pet, consultas de atención médica, dental y apoyo emocional.

La semana pasada, un terremoto de magnitud 6.4 golpeó el este de Taiwán, cerca de la ciudad de Hualien, en donde se encuentra el Monasterio Jing Si, la oficina central global de TzuChi. Del 4 al 5 de febrero se registró un total de 71 sismos mar adentro de la costa de Hualien, lo que ha causado daños importantes en los edificios de la ciudad.

Aunque aún es muy pronto para saber la extensión del daño, nunca es tarde para unir esfuerzos y enviar amor a aquellos que se enfrentan al #TerremotoEnTaiwán en tzuchi.us/donate/TaiwanQuake.

Por ahora hay varias fundaciones mexicanas entre ellas Dharma, ISA, Levantemos México y un equipo de voluntarios mexicanos que entienden que somos una sola familia y que hemos integrado el espíritu de amor incondicional y entendemos que la tierra es vulnerable. Juntos somos más fuertes. Por favor #UnanEsfuerzos con #ApoyoTzuChi para ofrecer #ApoyoEnElDesastre de todo el mundo tras el golpe de la tragedia.

Hoy por ti, mañana por mí reza un antiguo dicho, y nunca es más adecuado que ahora.

Comments

comments