#aRRchivo. I bet you look good on the dancefloor. A 10 años de un clásico instantáneo

En el 2005 todos éramos jóvenes, hasta los que no ya no lo eran. En 2005, todos nos atrevíamos a brincar y cantar sintiéndonos rabiosamente  libres pero esclavos de un nuevo amo: la Red. I bet you look good on the dancefloor inauguró la nueva era del britpop. Sin una gran disquera detrás, Arctic Monkeys lanzó un sencillo que formó parte del disco demo, y después del brutal debut Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, se convirtió muy pronto en el sencillo que vendió más copias en su primera semana. Ese récord se mantuvo hasta 2007, en que una estrella nacida de un reality show se robara las listas.

Más allá de récords, I bet you look good on the dancefloor se convirtió en un clásico instantáneo, pues su acta de nacimiento coincidiría con la del gigante guardián de nuestra memoria: YouTube. Con una letra que hacía referencia al éxito Rio, de Duran Duran, a la película Saturday night fever, y a la poca habilidad para el baile de Jon McClure, después conocido como The Reverend,  el clásico se complementó con un video que retomaba el formato de un programa de TV inglés en los 70, y la idea de The Strokes de grabar video y audio en vivo.

Diez años después, escuchamos y vemos este video con las cejas arqueadas, los brazos cruzados, pensando con coraje: “¡tenían 19 años!” Todo para después bailar con la tranquilidad de saber que hay canciones que nos permiten ser jóvenes eternos.

Comments

comments