Así son atacados los periodistas en México

Desde 2012, México fue declarado como el país más peligroso para ejercer el periodismo. De inmediato surgieron comparaciones del tipo “Es más peligroso que en Afganistán u otros países que están en guerra”, como si la guerra contra el narcotráfico emprendida por Felipe Calderón, los conflictos sociales por derechos fundamentales, o el enfrentamiento con empresas transnacionales por territorios, no contarán como conflictos armados.

A dos años de que iniciara el sexenio de Enrique Peña Nieto, quien dio por concluída la etapa de la mencionada guerra, las agresiones contra periodistas han aumentado seriamente, y no sólo eso, sino que han entrado en una opacidad más profunda.

El pasado viernes, la organización Periodistas en riesgo publicó un análisis de los casos documentados de agresiones contra periodistas. Las cifras son terroríficas:

209 agresiones reportadas ante las autoridades
143 agresiones físicas
43 golpizas por parte de policías
27 detenciones arbitrarias
17 golpizas por parte de manifestantes
13 homicidios
13 secuestros
46 agresiones psicológicas
6 agresiones legales

En el informe destaca que las agresiones son perpetradas, en su mayoría, por miembros del crimen organizado, pero también por parte de policías y autoridades locales. Igualmente, es relevante que las autoridades no sólo realizan los ataques, sino que su reacción ante las denuncias de agresiones suelen ser tardías y omisas.

Para muestra, y como bienvenida a este 2015, cabe mencionar el caso del periodista Moisés Sánchez, cuyo cuerpo fue recientemente encontrado. El hallazgo surge después de una denuncia pública de la familia del periodista y de Artículo 19, en la que mencionaban que la investigación emprendida por la Procuraduría veracruzana era nula. Lo anterior aunado a las declaraciones de que la policía local no respondió a los llamados de auxilio al momento del secuestro de Sánchez, y a la desafortunada declaración del gobernador Javier Duarte, quien mencionó que no se estaba investigando el caso porque Moisés no era periodista, sino taxista.

Acá les dejamos el mapa realizado por Periodistas en riesgo, pueden consultar el análisis completo aquí.

Mapadestacado

Comments

comments