#BalcónPresidencial: Carlos Salinas de Gortari o la Política de la ficción

Pareciera bastante fácil balconear a nuestros gobernantes. De hecho, la burla hacia los que supuestamente nos representan es casi el deporte nacional. Pero hay de burlas a burlas, no es lo mismo la colección de metidas de pata de Vicente Fox, que inspiraron libros enteros, que la risa agridulce provocada por la caída del sistema que llevó al poder a Carlos Salinas de Gortari.

Y es que Salinas es esa figura que resume todos los males de la política de nuestro país. Las metidas de pata de su sexenio las seguimos padeciendo cada vez que tomamos una moneda de a peso y nos acordamos de que antes eran Sor Juanas doradas que nos daban para gastar en la primaria.

La sombra de Salinas es tan oscura que la memoria prefiere englobar los males en una máscara calva y risueña que enumerar el TLC, el error de diciembre, la crisis del 94, la privatización del 90% de las empresas dirigidas por el Estado (saludos a Carlitos Slim), y los 92, 927 homicidios que se cometieron durante su sexenio. Y quizá nos es difícil porque también tenemos que recordar Solidaridad, la visita de Juan Pablo II, el nobel de Octavio Paz, la creación del Conaculta, Sedesol, la flamante Lupita Jones ganando Miss Universo (saludos a Mr. Trump) y un largo etcétera de «buenas voluntades» que después nos reventaron en la cara.

De voz aguda y pausada, mirada burlona y un cinismo de campeón, Carlos Salinas de Gortari es de esos gobernantes de los que nos reímos para no llorar. Lo vemos de lejos a sabiendas de que es un hombre que hizo muchas cosas malas, pero que las hizo tan maquiavélicamente bien, que de alguna manera merece un poco de respeto. No por nada lo seguimos relacionando con todo lo malo del país, pues es quizá el último presidente de México que tuvo el poder absoluto y, al parecer, ya nunca lo soltó.

Les dejamos el videoclip original de Solidaridad, que es lo más cercano que tenemos a We are the world, para recordar esos breves momentos en que nos creíamos el ombligo del mundo.

Comments

comments