Cinco razones por las cuales The Who es la mejor banda de todos los tiempos

De Benjamín E. Morales
@tuministro

Lo cierto es que uno llega a esa edad en la que no le teme a las declaraciones estúpidas, arriesgadas e injustificables. Por lo mismo, el que ahora escribe, Banjamín E. Morales, anuncia y recalca: The Who es la mejor banda que jamás ha pisado un escenario sobre la faz de la tierra. Es decir, si alguien busca rock and roll no tiene que buscar mucho más, en ningún lado, en ningún disco, en nada; si uno llega a The Who y tiene dos neuronas vivas sabrá que alcanzó el Dorado y el resto de las bandas apenas serán un montón de distracciones.

 

thewhomonumento

 

Ya lo sé, todos los fanaticos locos de Led Zeppelin están furiosos, todos los gorditos tristes seguidores de Pink Floyd ya están afilando sus cuchillos y los jotillos que siguen a los Beatles o los Rolling ya están llamando a Universal Stereo para llorar, y no cuento a los fanáticos de Creedence porque están pachecos ni a ningún metalero porque no saben leer. Uno se arma de valor y se dispone a la lucha con argumentos sólidos, o más o menos firmes, o de ninguna manera, pero le entra a los trancazos, y por eso les paso mis cinco razones por las cuales The Who son más grandes que la verga parada de Dios Padre y todos los apóstoles.

 

1. Vestidos para matar.

Es muy fácil usar una chamarra de cuero con estoperoles para asustar a tu abuelita. O unos jeans rotos. O nada. Pero usar traje y dejar claro que eres un una máquina de matar no es cualquier cosa. Los Who se paseaban con saco y corbata con la clara intención de violar a las madres de todos los rockeros que se les pusieran en frente. Mods como ningunos otros. Brutos y absolutamente violentos, dispuestos a machacar craneos con todo el estilo del mundo, sin mancharse las solapas. Ya lo sé, con el tiempo le entraron al cuero y esas ñoñadas tan a la Led Zeppelin, pero jamás olvidaremos a estos cuatro matones tan impecablemente preparados para el crimen.

 

 

2. Genios.
No le demos más vueltas al asunto. Todas las bandas tienen su negrito en el arroz, el buena onda, el amigo de todos, pero no el mejor músico. The Who no puede presumir de esto. Para empezar Pete Townshend es un guitarrista como ningún otro, tal vez no es un atascado o el más rápido o lo que gusten, pero es el guitarrista con más imaginación del rock. John Entwistle es, fue y será el mejor y más macizo bajista de la historia del rock. Keith Moon es Keith Moon y Animal de los Muppets está basado en él, ¡¿qué más quieren?! Y Roger Daltrey parecería un menso frente a los anteriores, pero es un vocal que no le pide nada a nadie y soltaba los gritos más cabrones de esos años. Es decir, cada uno era un chingón y, si saben matemáticas (y no son metaleros) tienen que llegar conmigo a esta conclusión: The Who es lo más chingón.

 

 

3. Baterista drogadicto, baterista de la gente.
Ya todos lo sabemos: Moon era una aspiradora de narcóticos. Alguna vez en un concierto en el Cow Palace el baterista decidió tomarse unos tranquilizantes para caballos unos minutos antes de comenzar el concierto. Evidentemente se desmayó mientras tocaba y no pudo continuar. Ahora, con un evento así, cualquier banda de niñitas decidiría cancelar el show, pero The Who era un banda de orangutanes, y por lo mismo invitaron a la audiencia a tocar la batería con ellos. Fue una noche mágica para Scot Halpinm, quien tocó varias canciones con la banda, y para el Rock.

 

 

4. Explosivos.
Nadie lo va a negar. Un concierto de The Who era un concierto inolvidable. Para empezar fueron los primeros que tronaron todos los instrumentos que les llegaron a las manos. Tenían tanto equipo de sonido que siempre se agarraban a puñetazos porque todos querían sonar más fuerte y al final nadie escuchaba nada, salvo Dios y el público, que quedaban muy contentos. Alguna vez Keith Moon dinamitó su batería en televisión y dejaron enormes discos en vivo, como los insuperables Live at Leeds o el Live at the Isle of Wight Festival. Escuchen esos conciertos y lloren.

 

 

5. Discos y películas.
Un momento, no se adelanten, aparte de ser una máquina insoportablemente potente en vivo, también eran maestros en el estudio. Ahí tienen toda su discografía (tomamos como oficiales los discos que van del My Generation al Who Are You). Ninguno falla, ninguno desmerece, y cada uno es mejor que el anterior y que todos sus contemporáneos. No es fanatismo, escuchen y comparen. Y, además de todo, el Townshend, líder absoluto de la banda y el mundo, era un visionario y llevó su música al cine creando una semi maravilla que se llama Tommy (primero fue disco) y Quadrophenia, película de culto, además de que el disco es una joya.

 

 

En conclusión, me encantaría que alguien me contara por qué piensa que The Who no es la banda más grande de la historia del Rock. Y me daría más gusto callarle la boca con más puntos de peso. Ahora sí que a ver de qué cuero salen más correas.

Saludos muchachos y sigan escuchando a The Who, es lo más digno que puede hacer uno frente a un mundo lleno de niños sensibles e introvertidos.

Comments

comments