#CuadroDeHonor: las 8 frases absurdas de la semana para celebrar el fervor patrio

¡Ah, la patria! El terruño, el origen, eso que nos define y a lo que queremos volver. A veces. Esta semana en su #CuadroDeHonor les traemos las frases absurdas de la semana que nos hacen pensar un poco en nuestros orígenes, y también llorar un poco por ellos. Pasen a ver las mejores muestras del peor fervor patrio.

Comenzamos nuestro paseo allá por los United, con alguien que no tiene claro su origen, ya no digamos de barrio, sino de raza. El maestro Lil Wayne al parecer ya dio el foreverazo, pues en una entrevista en que se le cuestionó si apoyaba las acciones del jugador de la NFL Colin Kaepernick contra las expresiones racistas, el rapero respondió con esta joya:

No quiero que me acribillen, porque no quiero sonar que no soy quien está mal, pero creo que el mensaje claramente es que no hay tal cosa como el racismo.

Y es que Lil Wayne tiene un punto: si sus conciertos están llenos de gente blanca, evidentemente se puede confundir con el fin y entierro del racismo. Además, si él nunca lo ha sufrido, seguramente es que es una leyenda urbana.

Otro que apeló a eso de origen es destino fue el señor favorito de esta sección, Andrés Manuel López Obrador. El eterno aspirante a la presidencia inauguró la semana con un tuit, que luego tuvo que aclarar en un video, que luego tuvo que volver a aclarar en Twitter. Ante el cambio del titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la crítica de AMLO fue feroz no hacia las personas, sino hacia la escuela de la que han egresado los últimos secretarios. Ya ven que está de moda culpar a los maestros, pues resulta que esos del ITAM producen alumnos que:

Son corruptos y no pierden ni siquiera su respetabilidad, hay todavía quienes creen que son muy buenos técnicos; si fueran muy buenos técnicos no estaría la economía de México como está.

Y ya que andamos calificando las cualidades de los Secretarios de Hacienda, el recién estrenado José Antonio Meade se estrena también en esta gustada columna. Resulta que a Pepe Toño le llovieron las críticas porque cuando entregó el Paquete económico 2017 a la Cámara de Diputados, lo hizo con una sonrisa de oreja a oreja. Propios y extraños, incluido Miguel Ángel Mancera, quisieron hacerle ver al secretario que dadas las circunstancias de nuestra maltrecha economía, no era el mejor momento para presumir sonrisa. Meade, seguro y gallardo, respondió:

Mancera dice que tengo mala sonrisa, mi mamá dice que la tengo muy buena.

¿Quién va a negarle la razón a su sacrosanta madre? Hablando de madres recordadas y de la economía del país, otro recién nombrado secretario que entró pronto al #CuadroDeHonor es Luis Miranda Nava. El titular de la Secretaría de Desarrollo Social se las vio negras para explicar por qué una niña de 10 años murió de hambre. Ante el cuestionamiento de los reporteros, Nava dijo que no había que dejarse llevar por un caso aislado, pues eso no decía nada de los niveles de pobreza en México:

No se ha incrementado la pobreza, no lo digamos porque es mentira, la pobreza no se ha incrementado, la pobreza, usted no puede saberlo, porque la pobreza se está midiendo en este momento, lo vamos a ver el año que entra cuando termine la evaluación, ¿ok?

¿Ok? ¿Estamos? Lo que nos queda decir para rematar esta aclaración del secretario Nava es que acá el que entendió, entendió.

Rebasando por la derecha, y sin querer soltar los titulares, están los autoproclamados defensores de la familia. Después de la marcha del fin de semana pasado con argumentos que colmarían las arcas de esta sección, siguen insistiendo en lo que, según ellos, es lo normal y natural. Primero el vocero de la Iglesia católica mexicana, Hugo Valdemar, respondió a los manifestantes que el domingo en plena misa de 12 estuvieron a las afueras de la Catedral Metropolitana para exigir los derechos igualitarios. Valdemar afirmó:

Desconcierta mucho que vengan a pedir que se respeten sus derechos, cuando en la ciudad de México ya es una realidad, ya está legislado. Que yo sepa no estamos haciendo ninguna acción para derogar un supuesto derecho humano que aquí ya adquirieron. Entonces francamente esta marcha no tiene ningún sentido, tocan la puerta equivocada, la demandan que hacen está fuera de lugar, porque ya está reconocido en la ciudad de México.

Siguiente ventanilla jóvenes, dijo el vocero con aires de buen burócrata. También afirmó que la Iglesia no está detrás del Frente en Defensa de la Familia, pues ellos se bastan y sobran para declarar incoherencias. Ejemplo de ello es doña Luz María Ortiz Quinto, de la Unión Neoleonesa de Padres de Familia, a quien se le preguntó qué haría si un hijo suyo fuese homosexual, ella respondió:

Lo voy a amar y lo voy a respetar y lo voy a apoyar y lo voy a acompañar para que regrese a su heterosexualidad.

Ay doña Luzma, tan bien que iba. Sólo nos queda decirle que hay un dicho que reza “Lo que natura no da, Salamanca no presta“. Y para comprobarlo llega don José Ramón Muelas, presidente del patronato de la fiesta El Toro de la Vega, una celebración en Salamanca, de esas que recuerda lo más primitivo de nuestra humanidad. Resulta que el gobierno español (o eso que controla el país mientras se ponen de acuerdo) decidió que, a partir de este año, se llevaría a cabo la fiesta, pero ya no se mataría al toro. La protección de animales no le cayó nada bien a los organizadores, amantes y seguidores de Darwin, que en voz del señor Muelas dijeron:

Ahora corren tiempos en que todo se camufla para no ver la realidad de la naturaleza. Pero nosotros no pasamos por esas mariconadas

Llegamos al final del conteo, llegamos a la cúspide de nuestra especie esta semana, y la gloria se la lleva el maestro Gylve Nagell, mejor conocido como Fenriz. Este noruego metalero, locutor, crítico de música y demás, se voló la barda y se soltó a hacer algo tan absurdo que hasta parece coherente. Resulta que Nagell, por azares del destino, acabó siendo representante del concejo de su pueblo. A alguien se le ocurrió que era una buena broma postularlo, lo que no esperaba el músico es que se aceptaría su candidatura. Ya metido en campaña, Nagell hizo un ejercicio de honestidad lanzando una plataforma basada en una foto de él con su gato y la frase:

Por favor, no votes por mí

Los electores amaron su franqueza y le dieron su voto, así que ahora es suplente de concejal, por lo que entre gritos metaleros ruega porque nadie se enferme o muera para que no le toque entrarle al quite.

Total ganador. Ovación de pie.

Así es, muchachos y muchachas, este mes patrio recordemos que el origen puede determinarnos, pero a veces conviene alejarse totalmente de él.

Comments

comments