#CuestionarioNoFM. Diego Olavarría

Para comprender la coreografía del momento, es necesario conocer a sus participantes. Por lo mismo presentamos el #CuestionarioNoFM, un vehículo para acercarnos de otra manera a los protagonistas que con su trabajo están marcando el ritmo con el cual se está bailando.

Diego Olavarría
@oasisdehorror

 

Diego Olavarría comenzó a viajar en 1984, en la Ciudad de México. Ese viaje no se ha detenido y lo ha llevado a casi todos los rincones del mundo.

Desde muy temprano supo que su vida sería cambiar constantemente de palabras, y se ha especializado en la traducción y la interpretación simultánea. El lenguaje se convirtió en su aventura completa, y de esa manera se entregó a la crónica de sus viajes por el mundo.

En 2015 se llevó el Premio Nacional de Crónica Joven “Ricardo Garibay” por su libro El paralelo etíope. Gracias a sus textos nos hemos dado la oportunidad de visitar zonas que incluso dudamos existan salvo en sus palabras y visión personal. Si uno debiera apostar por una pluma, la de Diego está entre las primeras opciones.

diego olavarria

1. ¿Qué nos puedes decir de tus abuelos?

Como viví la mayor parte de mi infancia lejos de México, no pude pasar mucho tiempo con mis abuelos. Mi abuelo paterno era un hombre de gran curiosidad. Coleccionaba minerales y la interesaba la historia profundamente. Viajó por todo México construyendo ferrocarriles, y tenía historias dignas de Indiana Jones. Lamento que haya muerto antes de poder conocerlo mejor. Mi abuelo materno era un hombre contradictorio, de un pensamiento político que rechacé tan pronto tuve edad. Era un hombre que exigía disciplina militar pero que, a la vez, hacía los chistes más bobos y se enfrascaba con los niños en competencias por ver quién hacía la trompetilla más ruidosa. Ambos fueron hombres severos que se mostraron, a momentos, tiernos. Ambos murieron en el transcurso de un mes, en 2004.

Mi abuela paterna, quien los últimos años de su vida sufrió demencia, hablaba poco de su pasado. Creció en Sonora, y se enamoró de mi abuelo en el tren. Mantuvieron una relación epistolar y, luego, se casaron. Sé que su madre murió cuando ella era apenas niña. Una vez, de niño, le pregunté qué era lo que más recordaba de su mamá, de quien no guardaba un retrato. “Su voz”, me respondió, sin dudarlo.

Mi abuela materna sigue viva, así que la omitiré de este recuento mortuario.

2. ¿Qué nos puedes decir de tus padres?

Que los quiero mucho. Que a veces nos peleamos, pero que siempre me han apoyado.

3. ¿Quién tuvo o tiene la voz más importante de tu vida?

Siempre he sido, para bien o para mal, muy terco y muy independiente. La voz más importante en mi vida, a la que más le he hecho caso, ha sido la mía. A veces me ha malaconsejado, y he pagado las consecuencias de eso.

Lee esta crónica completa: Meditaciones moscovitas

4. Considerando que no elegimos dónde nacer, ¿dónde sí elegiste nacer?

Supongo que elegí nacer a finales del siglo XX, en esta época de computadoras y aviones.

5. Para ti ¿quiénes son ellos y quiénes nosotros?

Ellos y nosotros somos los mismos. Sólo que no nos hemos dado cuenta.

Lee esta crónica completa: Hezbollahndia

6. ¿Qué verbo define lo que haces y por qué?

Deambular. Me gusta explorar, ir de un lugar a otro, saltarme bardas, inmiscuirme en lo que no debería importarme, armar conexiones. Me gusta salir a caminar y recolectar ideas como quien recolecta flores, o, quizá, como quien pepena cartones en un basurero.

7. ¿Cuál es tu materia prima?

Tengo dos: el mundo y el lenguaje.

Lee esta crónica completa: Caracas, la ciudad menos turística

8. Completa la frase

Y cuando muera… ahí junto a mi cruz tan sólo quiero… un epitafio que haga reír.

Y si vivo cien años… que sea en un mundo mejor que éste.

All we are saying… has already been said.

El día que me quieras… me sentiré completo.

Si nos dejan…, cambiamos el mundo. Y si no, también.

Si yo fuera mujer… lo primero que haría sería explorarme.

9. Si todos los caminos llevan a Roma, ¿dónde está Roma?

No lo sé. No me interesa ir al lugar a donde van todos los caminos. Prefiero bajarme antes, en el bosque, en la periferia, y ver qué hay ahí.

10. ¿Cuál es la lengua natal del viaje?

La curiosidad. Y, bueno, también el inglés.

diego olavarria 2

Comments

comments