#CuestionarioNoFM. Juan Palomino

Para comprender la coreografía del momento, es necesario conocer a sus participantes. Por lo mismo presentamos el #CuestionarioNoFM, un vehículo para acercarnos de otra manera a los protagonistas que con su trabajo están marcando el ritmo con el cual se está bailando.

Juan Palomino
@Jucepeme

Hasta donde es sabido, Juan Palomino nació Juan Carlos Palomino en la Ciudad de México en 1984.

A pesar de tratar de ser gente seria al perseguir una carrera en Filosofía, que le otorgó el dignísimo título de Ex Prefilósofo, se ha dedicado a la gráfica, muy en particular a la ilustración, en la que no tiene formación académica, ni falta que le hace. En este terreno su trabajo se posiciona como uno de los más reconocidos de su generación en el mundo.

Su ya extenso catálogo ha sido premiado numerosas veces, recientemente con el importante Premio Internacional de Ilustración de la Feria de Bolonia – Fundación SM por Monos, Mensajeros del Viento, de Ana Paula Ojeda.

A base a puro talento, Palomino se nos antoja como uno de los artistas más finos y originales que conocemos, y si tuviéramos que elegir quien pudiera ilustrar la vida que hemos llevado y que iremos descubriendo, no pensaríamos en nadie más.

PALOMINO PERFIL

1. ¿Qué nos puedes decir de tus abuelos?

Casi no los conocí. Sé que eran pobres. Mis abuelos maternos eran huérfanos, provincianos emigrados a la ciudad en la locura de la Revolución. Tuvieron catorce hijos que como pudieron llevaron a la escuela en los tiempos en los que eso hacía una gran diferencia. Dos murieron en peleas de barrio, y una cuando era bebé.

Sé que mi abuela cocinaba muy bien, y que le aventó un día los frijoles en la cara a mi abuelo después de que el se quejara porque no estaban a su temperatura ideal. De él, que era sastre y que cuando se empedaba le daba por hacerse el chistoso., cosa que no heredaron sus hijos. También que su taller, después de su muerte, era mi lugar favorito de la infancia porque había un montón de cosas incomprensibles y emocionantes.

A mis abuelos paternos no los conocí. Del abuelo sé que trabajaba con actores y cirqueros, y que tenía también un montón de cosas raras que había ido juntando en su trabajo, cachorros de león, sables del ejército, anillos masones. Pero sólo es una leyenda para mí.

2. ¿Qué nos puedes decir de tus padres?

Son unos loquillos. Decidieron parirme en unas circunstancias atípicas, digamos. Nunca vivieron juntos, y podrían ser mis abuelos. Creo que por eso pienso mucho en la muerte desde niño. Siempre la sentí cerca. Contaba cuántos años tendría yo cuando ellos estuvieran en edad de morir.

Ambos son arquitectos, así que siempre hubo lápices y papel en mi casa.

Mi padre me sugería con firmeza que dibujara las cosas del color que son, y me enseñaba a representar la perspectiva. Para mí era magia que un dibujo de pronto pareciera tridimensional.

Mi madre me cuidaba, vivía y vivo con ella. Es un refugio y también un espejo medio macabro. Le tocó lo difícil, porque mi padre era lo que yo quería creer de él.

Heredé de su edad, de su relación, y de su profesión un sentido muy rígido de las cosas, y una total perplejidad ante las relaciones de los humanos, pero no solo los sufrí, jaja, son buenos padres. Me llevaban al Instituto de Geología de la UNAM a conocer paleontólogos en su desesperación por darle cauce a mi pasión infantil por los dinosaurios.

A pesar de que la brecha que nos separa nos hizo extraños e incomprensibles siempre he hablado mucho con ellos. De eso y de otras cosas me siento afortunado.

3. ¿Quién tuvo o tiene la voz más importante de tu vida?

Muy freudianamente, podría decir que primero mi madre, y ahora mi novia, jajaja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4. Considerando que no elegimos dónde nacer, ¿dónde sí elegiste nacer?

Híjole. Cada vez me cuesta más trabajo pensar que tomamos decisiones realmente. Podría decir que he elegido alejarme de la locura cristiana en la que nací, pero eso es lo que me digo. Al final todo sigue casi igual, jaja. Y quién sabe si eso es una decisión, o más bien por ahí se fue encaminando la vida.

5. Para ti ¿quiénes son ellos y quiénes nosotros?

Ellos son los que elegimos ver como ajenos. Es arbitrario, siempre somos nosotros. El ellos es una proyección de lo que no queremos reconocer. Es en todo caso una necesidad que nos hace sentir mejor.

6. ¿Qué verbo define lo que haces y por qué?

Quizás buscar. Al menos mi trabajo, cuando lo puedo hacer bien, es siempre una búsqueda; de uno mismo, de un medio de expresión, de una forma de comprensión.

7. ¿Cuál es tu materia prima?

La incertidumbre, el conflicto, la muerte. Los temas de todo el mundo pues.

8. Completa la frase

Y cuando muera… ahí junto a mi cruz tan sólo quiero… algo vivo, delicado y vivo.
Y si vivo cien años… ojalá me sirva el cuerpo todavía.
All we are saying… nos lo deberíamos guardar, muchas veces.
El día que me quieras… voy a fumar más.
Si nos dejan… en una de esas nos aburrimos.
Si yo fuera mujer… me la pasaría mejor, igual.

9. ¿La ilustración es un tipo de traducción?

Diría que sí, y que no. O que sí, si la traducción se entiende como creación y diálogo.

10. ¿En qué técnica ves tu autorretrato?

Muy al estilo de Munch, yo creo.

palomino2

Comments

comments