De plagios y machismos ilustrados En defensa de Mariana Villanueva (Haku)

por Abril Castillo Cabrera
@imlittlealice

Mariana Villanueva, alias Haku, es una ilustradora mexicana que esta semana se vio implicada en un escándalo que pronto se hizo viral. La primera noticia se dio hace unas semanas, cuando se anunció que haría la imagen para el videojuego de Xbox Gears of War.

El 13 de octubre, Mario S. Nevado denunció en su cuenta de Facebook un presunto plagio de Haku a un trabajo del ilustrador español Martín de Diego. Haku respondió casi de inmediato: que sí se había inspirado en esa imagen y que la había reinterpretado. Pero luego borró su post. El tema se comenzó a hacer viral en redes sociales. Microsoft dio una respuesta oficial, donde informó que está revisando el tema y se tomarán las medidas necesarias, en caso de comprobarse que en efecto hubo un plagio. Con todo, la leña verde se acomodaba para lo que vendría después.

noticia-01noticia-02noticia-03noticia-04noticia-05

*Para más información de la noticia y del plagio, pueden dar click aquí y acá.

Los temas de plagio suelen compartirse y correr como pólvora. Cuando otro se equivoca, saltan muchos envalentonados a señalar y juzgar duramente, parados en el pedestal de la perfección. Es decir, no son raros los linchamientos en redes, pero el camino que tomó la denuncia civil virtual (por llamarla de alguna manera) a Haku, pronto perdió de vista el delito denunciado originalmente, y derivó en una grave muestra de la violencia de género que se vive en el mundo, y que vemos cada día en México. En pocas horas, el plagio de Haku (la ilustradora) dejó de ser el tema, y se convirtió en violencia de género al volcarse hacia un juicio contra cómo vive su cuerpo Mariana Villanueva (la mujer, la persona).

A continuación algunas muestras de la evolución del caso.

1. Tiene trabajo porque es bonita
Los comentarios iniciales hablaban del físico de Mariana Villanueva. Hay quien se cree en el derecho de opinar sobre el cuerpo de las demás: si ella decidió mostrar su cuerpo, es su cuerpo, es su decisión, son sus redes sociales, es su vida.

apariencia-01

apariencia-02

apariencia-03

apariencia-04

apariencia-05

2. Pinche mujer
Pronto empezaron a insultarla gratuitamente.

insultos-01

insultos-02

insultos-03

3. Su cuerpo me pertenece
A continuación, hubo quien empezó a hablar del cuerpo de Mariana desde un punto de vista sexual: que si quitaba virginidades, que si se la daban o no, que si estaba rica. El tema del plagio había ya desaparecido.

sexualizacion-01

sexualizacion-02

sexualizacion-03

sexualizacion-04

sexualizacion-05

sexualizacion-06

sexualizacion-07

4. Viólenla
Si algunos de los posts anteriores coqueteaban con ser una defensa, sólo lo hacían basados en la atracción física de quien los escribía hacia Mariana. Como la mano que soba y luego golpea, en seguida vinieron comentarios que rayaban directamente en una violación física. Claro, si ya todos estaban ahí juntos golpeándola, por qué no pasar a lo que sigue. El trabajo de Haku cayó en el olvido y ahora la turba anónima comenzó a apropiarse de su cuerpo violentamente.

violacion-01

violacion-02

violacion-03

5. Pinches feministas
Se colaron también algunas personas que aprovecharon para reflexionar por qué esto no era una cuestión de género. Pero, claro, también desde la burla y el insulto, porque para algunos la violencia de género es sólo un mito y el feminismo, un chiste.

reflexiones-01

reflexiones-02

reflexiones-03

reflexiones-04

6. ¿LadyPlagio?
Pero también llegaron los posts en su defensa. Ante el desafortunado seudónimo que le inventaron, y ante la pérdida del rumbo que tomó el tema, muchos la comenzaron a defender también. Cuando el tema del plagio pasó a segundo plano, se abrieron dos vertientes: todos los que ya puse antes, por un lado, y por el otro reflexionar sobre el papel de la mujer en la sociedad.

defensa-01

defensa-02

defensa-03

defensa-04

defensa-05

defensa-06

defensa-07

defensa-08

Desde el día que empezó todo, la ilustradora mexicana Beli de la Torre comenzó a recopilar todos los comentarios que encontró en redes, y los juntó en un álbum público en Facebook, que pueden ver aquí, bajo el título “De cómo un plagio deriva en machismo, representación gráfica”, Beli explica: “La finalidad de este post y estas fotos son única y exclusivamente para evidenciar el machismo que todos hemos ejercido (aunque sea alguna vez) y de los cuales somos víctima en menor o mayor medida en nuestras vidas. No es para hablar del plagio, ya hay mucha gente haciendo un gran trabajo al analizar los matices de la situación”.

¿Cómo limpiar el caño hediondo que se destapo a raíz de esto? ¿Cómo frenarlo?

No es nuevo que una mujer despierte odio. En redes a muchos les llamaba la atención que hubiera mujeres dándose rienda suelta, subiéndose al tren de violencia. Pero el hecho de que estos comentarios vengan de un hombre o de una mujer no deberían sorprendernos tanto. La cultura permea a todos, todos formamos parte de ese canon donde incluso quizá sea mejor, como mujer, pasarte del lado contrario, porque sólo así te sientes más persona. Cuando alguien ha asistido a una madriza en vivo y se queda sólo mirando desde fuera, puede terminar por deshumanizar al otro por completo. Al volverlo carne, verlo como objeto, no se genera empatía ni tampoco se siente dolor. Dicen que los torturadores hacen esto: para poder infringir un daño a otro, deben dejar de verlo como su igual, de considerarlo una persona. Las mujeres que insultan a Mariana Villanueva, están haciendo lo mismo que los hombres: convirtiéndola en un objeto ajeno a ellas. Baste recordar aquellos comentarios que lo mismo vienen de hombres que de mujeres sobre las muertas de Juárez: “las matan por ser de clases bajas”, “eran putas”, “para qué se visten así”. Ante la falta de empatía ya no hay dolor.

Martín de Diego, el artista presuntamente plagiado, no sólo está al tanto del tema, sino que ya se echó a andar la investigación legal. ¿Para qué hacer pública la ofensa? Y es que quién se resiste a una quema de brujas en redes sociales. Lo más doloroso de la situación es que hay una forma de resolver de manera legal el plagio, pero no todo el daño moral que se le está haciendo a Mariana.

Por eso es responsabilidad de todos hacer consiencia y señalar la violencia donde la encontremos, cambiar los paradigmas machistas en hombres y en mujeres. Uno de los mayores problemas cuando se intenta hablar de igualdad de derechos y de visibilizar la violencia de género es que muchos ni siquiera entienden que machismo no es el antónimo de feminismo. ¿Cómo abrir un diálogo eficaz si cada quien habla desde un lugar diferente, si no nos queremos escuchar unos a otros? Como lo dijo la comediante chilena Natalia Valdebenito es su genial stand up en Viña del Mar, el feminismo no es violencia, el machismo sí: “Lo que queremos es que nos dejen de pegar, agredir, faltar el respeto en la calle, subestimar, acosar, matar y violar, porque no está bien visto. A nosotras nos enseñaron a ser señoritas, pero a ustedes no les enseñaron a no violarnos. Es una huevada muy rara”.

Y así, igual que todos olvidaron el tema del plagio, hoy quiero también hacerlo a un lado y defender a Mariana Villanueva como persona, una mujer dueña de su cuerpo, que tiene derecho a decidir sobre él, y una persona que se equivoca, igual que cualquiera que no está cobijado por las redes sociales en este momento. El plagio es una cuestión de propiedad intelectual, la violencia de género toca a los derechos humanos. ¿Qué está antes?

______

Imagen: Miss Coco Peru, de Beli de la Torre

Comments

comments