Dime que no

Por Mariana Favela (publicada en Másde131.com)

Entrevista con NoFM-Radio, un medio que “NO puede ser más que cachondamente incisivo en nuestra realidad nacional.”

En la gloria al autoritarismo ya se reza, “Por los siglos de los siglos. PRI”. Crecimos en una sociedad y una cultura política que nos obliga a decir que sí, a aceptar la realidad por más jodida que esté, a sumarnos al México del consenso y del “progreso”. Porque si no hay consenso, hay tabla. Con humor, sarcasmo e inteligencia, NoFM-Radio refresca una radio que suena más a eco que a música. Con motivo del segundo aniversario de este proyecto, buscamos a Benjamín Morales y Emilio Bustos para platicar de esta propuesta.

Para la gente que no conoce a NoFm-Radio, ¿nos pueden contar en corto quienes son?

No-Fm-Radio: NoFM es una estación de radio por internet. Comenzó el 2 de octubre del 2012. Transmitimos 24 horas al día y tenemos la parrilla más nutrida de programas en vivo en el territorio nacional.

Para celebrar su segundo aniversario lanzaron un video en el que se escuchan frases como… a los que me dijeron nini y a los que me gritaron Godínez, a los que me dijeron que valgo menos y a las que me dicen que soy más; a los que me dijeron que por ver futbol era tonto y a los que sólo hablan de la cancha… a todos ellos les digo NO, porque detrás del NO, estoy yo. ¿Por qué No? ¿Qué es ese No para ustedes?

Ahora mismo nos parece una palabra fundamental y, tristemente, mal vista. Parece que decir que NO es tener una actitud negativa o poco propositiva hacia la vida, pero ese NO es más que una visión mercantilista. Hasta donde podemos verlo, el NO es el que define, el que ayuda a crear conciencia de sitio y tiempo, es el que genera contextos y responde ante las circunstancias decisivas de la vida. Cada vez que uno dice NO se reafirma como persona. Todos estamos frente a un bombardeo de ideas todo el tiempo, los medios convencionales intentan educarnos, qué debemos saber y qué no, qué es lo que nos conviene y qué no; las marcas nos dicen qué consumir y cómo debemos vernos y con qué debe contar una vida para que sea plena, la misma cultura que heredamos nos invita a cumplir patrones de comportamiento, que cumplamos con expectativas, y decir NO es recordar simplemente qué es el individuo, un individuo pensante y comprometido, el que debe hacer con propia conciencia la elección, aún a costa de “decepcionar” a los que “esperan cosas de ti”. Decir NO es decir sí, un sí de verdad, una toma de conciencia.

Dos cosas llaman la atención sobre sus contenidos en general; primero, que hablan de política, algo raro en una estación de música; y segundo, que son políticamente incorrectos. La política es el tema menos sexy de la agenda, para mucha gente se ha convertido en sinónimo de violencia, corrupción y autoritarismo. Ustedes se burlan de eso pero también de la política de a pie, señalan a quienes, sin ser parte de los círculos de poder, reproducimos sus vicios. ¿Hasta qué punto no es una posición cómoda sólo decir No? ¿Cuándo ponen la mano en el fuego? ¿No es una forma de nihilismo ingenuo?

Cuando dijimos NO fue cuando nació NoFM, y ahí nos quemamos las manos. Lo que buscamos es ser todo menos pasividad y adoptar lo que NO se dice, la música que NO se pone, los contenidos que NO se exponen, eso es el NO para nosotros, la otra mitad del mundo, la que, por las razones que sean, “alguien” ha decidido que no vale la pena exponer. Nunca nos hemos planteado nada más que ser un espacio de comunicación libre, una comunidad de información sin mordazas. O eso pretendemos. Y en muchos sentidos es nuestro papel apuntar con claridad hacia todos los puntos que nos parecen importantes, para bien o para mal, sin tomar en cuenta filiaciones.

Desde el principio asumimos una realidad y un contexto, y por lo mismo NO podemos ser políticamente pasivos, desde nuestra trinchera de nuevo. Un medio como NoFM NO puede ser más que cachondamente incisivo en nuestra realidad nacional. Si quisiéramos vivir en una nube, pues estaríamos en FM o en Coca Cola Radio. Sentimos que el NO es más bien una realidad negada, no artificial, sino al contrario, más real, la única real, la realidad cotidiana que NO vemos por ningún lado cuando prendemos la radio, la televisión: la nube.

Ahora, los vicios del poder se deben criticar siempre, en donde se presenten, ya sea en los Altos de Chiapas o en las cámaras legislativas del país. No hacerlo es jugar el triste torneo de las apariencias, y NO nos interesa ni un poco.

¿Nihilismo ingenuo? Es muy complicado intensificar la idea de colectividad si asumimos que la misma anula la personalidad. Vivimos una época completamente egoísta, tal vez todas las eras de la humanidad lo han sido, pero es muy importante para nosotros asumir que la colectividad no se forma de similares, sino de contrarios. Por eso el NO es fundamental, porque NO es un NO hueco y sin sentido; simplemente postulamos que detrás de cada NO hay un Sí profundo y real, que define al individuo, y lo vuelve crítico y activo socialmente.

Es muy claro que ustedes reivindican un disenso en primera persona, en singular. ¿Ven forma de defender un No que sea a la vez colectivo y personal pero no individualista?

Cada colectividad nace de un NO. NO a esto, NO a aquello. Sí a esto otro. Sí a lo que queremos, a lo justo, a lo necesario. Si no identificas de primera mano qué NO estás dispuesto a tolerar, pues es imposible convocar a más personas a NO tolerarlo contigo. A pesar de lo que pareciera, para nosotros el NO es la verdadera afirmación, y un ejemplo simpático es la misma estación, en donde conviven más de cien personas completamente diferentes, de orígenes muy diversos, con perspectivas completamente divergentes, pero unidos por la sencilla razón de que saben qué NO quieren del futuro, qué NO quieren para el país, qué NO van a dejar pasar. Saber lo que eres es defender lo más que importante que tenemos: a nosotros mismos.

*

* *

El PRI está acomodando todo para gobernar, no un sexenio, sino muchas décadas más. En la gloria al autoritarismo ya se reza, “Por los siglos de los siglos. PRI”. Crecimos en una sociedad y una cultura política que nos obliga a decir que sí; a aceptar la realidad por más jodida que esté, a sumarnos al México del consenso y del “progreso”. Porque si no hay consenso, hay tabla. Perder el miedo a decir que NO, regresa el balón a nuestra cancha, nos recuerda que si alguien va a cambiar este país no son los políticos sino nuestras decisiones. Nos recuerda que pueden quitarnos muchas cosas pero NO el derecho a decidir. NoFm-radio es un proyecto inspirador que disiente con humor e inteligencia; un proyecto que nos regresa la esperanza porque a pesar de la censura y el control mediático, en México existen proyectos independientes y críticos que se esfuerzan por generar contenidos a la altura de sus audiencias. Feliz aniversario NoFm.

Comments

comments