El silencio, la escucha y la contemplación. Charlie Cunningham en Departamento

por Ana Martínez de Buen
@Anamdb

Fotos de Andrea Gil
@andreagil51

La noche de sábado de la CDMX detuvo su paso agitado por un par de horas. Con sus ya reconocidos #SilentConcerts, Pedro y el Lobo Records armó una plácida velada en Departamento. La apuesta de este sello discográfico es traer conciertos distintos a México, siempre aprovechando el spotlight que surge al traer talento internacional para dar escenario a músicos locales que van en la línea de estos eventos: la escucha. Los Silent Concerts invitan a la contemplación, a involucrarnos de lleno en un ejercicio de atención hacia lo que resuena frente a nosotros, y a relacionarnos con nuestros compañeros de audiencia a través de recibir el sonido, más que provocarlo.

El primero en salir al escenario fue Fernando Delgado, un cantautor mexicano que se acerca al indie/folk. Dijo que era su cumpleaños, le cantamos las mañanitas, brindamos y comenzó a tocar. Abrió con “Brother”, para Poncho, en homenaje. Después supe que siempre la toca primero porque es como darse un golpe de realidad, un desarme intencional. Después, todo fluye y Fer silba y canta. Lo hace en inglés; quien lo entiende se acerca a palabras tiernas, quien no, queda cobijado por melodías que tienen un sentido propio. Nadie queda desamparado en el folk de este muchacho.

El siguiente en el escenario fue Charlie Cunningham, un inglés que se formó en los cafés de la periferia de Londres y en la tradición de la guitarra flamenca sevillana. Se presentó en español, ensayó unos acordes flamencos y dijo que está nervioso. Sus canciones hablan sobre ser muy muy viejo (según su introducción) y sobre ser joven. Sus dedos son ágiles y hacen una suerte de zapateado en las cuerdas de la guitarra. El público quedó sumergido en su voz y melodías; folk inglés tejido con flamenco.

Y ahí está lo interesante, no es ni uno ni lo otro, sin embargo ambos juegan en la claridad de las piezas de Cunningham. El público respeta y escucha atentamente, y al final aplaude con toda la adrenalina y maravilla que estaban contenidas durante la presentación. No queremos que se vaya y él nos complace, hasta que una trágica ruptura de uña lo obliga a parar.

Algo quedó claro anoche, los géneros que invitan a la escucha encuentran oídos atentos y espacios íntimos en esta Ciudad. Vale la pena seguirle la pista a estos proyectos independientes, nacionales e internacionales, así que les estaremos trayendo más noticias al respecto pronto. Mientras, sigan a Pedro y el Lobo Records en sus redes. Nos vemos en el próximo #SilentConcert.

Comments

comments