Especial Mercury Topless con todo sobre el Mercury Prize

En la actualidad hay muy pocos premios en los cuales se pueda confiar. Normalmente hay demasiados intereses de por medio, constantemente los álbumes de mayores ventas tienen asimismo las nominaciones de su lado o simplemente hemos perdido tal confianza en ellos, que nos parece común que el enfoque de los principales premios en nada coincida con el movimiento de la actualidad musical. ¿Quién fue el ganador del Grammy en cualquier categoría el año pasado? A nadie le importa, no parece tener demasiada repercusión posterior, y lo que es verdaderamente triste es que justo la misión de los premios debiera ser crear nuevas brechas, estimular la transformación de nuestra escucha diaria. En 2010 que se haya premiado a los entonces desconocidos The X X con su álbum homónimo resultó un momento de justicia dentro de la carnicería de las estatuillas. Eso lo hizo el Mercury Prize, y entre sus ganadores se encuentran los primeros álbumes de Portishead, Primal Scream, Alt J y James Blake, todos artistas que definitivamente han marcado nuestro tiempo y que no necesariamente cumplen con los requisitos de aparecer de líderes del top 40.

Curiosidades
Hay varias cosas que hacen a este premio especial: la más importante, que desestima normalmente a “los favoritos”, esto es, los más famosos o los de mejores ventas, para optar por proyectos de menos reflectores, casi siempre de reciente creación y con un enorme futuro. Radiohead, por ejemplo, ha sido nominado con cada uno de sus discos desde el Ok Computer de 1997, pero nunca ha ganado. En el 97 sin duda fue un abuso. Pero posteriormente suena justo haberle cedido espacio a otras bandas, ya sea Elbow, Dizzy Rascals o PJ Harvey, quienes tendrían negada su posibilidad de ser reconocidos por su brillante trabajo en cualquier otro lugar, contrariamente a los de Oxfordshire.
No faltan, claro, los detractores y los errores. No está de más aceptar que el Parklife de los entonces no tan millonarios Blur o el Music for the Jilted Generation de The Prodigy acabaron representando mejor 1994 que el olvidado Elegant Slumming de M People; también habrá que mencionar a My Bloody Valentine, quienes el año pasado con su m b v fueron descartados de la lista porque no cumplían con oscuros requerimientos técnicos. Pero la intuición de algunos músicos, productores y periodistas, que son convocados año a año a filtrar el material que las disqueras mandan, se imponen ante estas omisiones: James Blake, ganador del año pasado, es, sin duda, uno de las figuras más importantes de los últimos años; igualmente Alt J, PJ Harvey o The X X, todos ellos los últimos galardonados. Podríamos decir que en esta década van 4/4. Falta ver lo que ocurrirá este año.

La lista del 2014

East India Youth – Total Stryfe Forever

Es el proyecto de William Doyle. Es su primer disco y oscila entre el ambient y una electrónica synthpop que a momentos recuerda el estilo del Amnesiac de Radiohead. En 2010 Doyle deja la escuela, con sólo 19 años, para dedicarse a la música, poco tiempo después se convierte en East India Youth y este año arroja éste, su primer álbum.

Bombay Bycicle Club – So Long See You Tomorrow

Steadman, MacColl y Saram se conocieron a los 15, y empezaron bajo el nombre de The Canals, y de hecho pasaron por varios nombres hasta quedarse con el de Bombay Bicycle Club, nombre inspirado por una vieja cadena de restaurantes hindús en Inglaterra. Ellos, por decirlo de algún modo, son los representantes del indie pop, la clasificación que más discos genera actualmente en el Reino Unido.

Anna Calvi – One Breath

Cantante de padre italiano, tiene en su nominación el sabor a mérito acumulado, pues lleva 2 discos brillantes, el primero es homónimo, apadrinado por Brian Eno, y el de 2013 se llama One Breath, donde se establece como la más importante cantante-compositora inglesa de los últimos años. Es de salud débil, pasó los primeros años de su vida en un hospital y no deja de tener un tono tortuoso en su interpretación vocal; contrario a ello, en su corta carrera todo ha sido peldaño a peldaño hacia la cima. Es nuestra favorita para este año.

Gogo Penguin – V. 2.0

Trío de jazz de Manchester, compuesto por el pianista Chris Illingworth, el bajista Nick Blacka y el baterista Rob Turner. Es su segundo material, y su gran hallazgo es conducir su virtuosismo hacia ritmos que recuerdan el indie rock. Con ellos vale la pena resaltar que el Mercury se ufana de nominar a toda la industria musical de Inglaterra, lo mismo pop que música orquestal o, como en este caso, jazz. Desde 2002 no hay ya nominados de música clásica, pero durante las anteriores emisiones, desde 1992, los hubo; en el caso de Gogo Penguin, es en cierta medida injusto que se les compare con cualquier otro de esta lista, a excepción de Polar Bear.

Nick Mulvey – First Mind

Estudió música en La Habana, Cuba, y a su regreso fundó el Portico Quartet, un combo que mezclaba bases electrónicas con jazz. Por el Portico fue Mulvey también nominado al Mercury Prize, en 2008. En 2011 termina el grupo, y se enfoca en una carrera solista de tendencias folk. Es etnomusicólogo, y de ahí el amplio espectro género de influencias que puede ofrecer.

Royal Blood – Out of the Black

La tendencia más fuerte en el rock actual tiene que ver con los dúos, bandas como Japandroids, The Last International, Band of Skulls, Drenge, todos son dúos, y claro, dos de las bandas más importantes del género en los últimos 20 años son o fueron, en efecto, compuestos por sólo un par de integrantes: hablamos de The Black Keys y de The White Stripes. Mike Kerr y Ben Thatcher son Royal Blood, y han recibido el espaldarazo de músicos como Matt Helders, baterista de Arctic Monkeys, quien durante el festival de Glastonbury del año pasado usó una playera de ellos aún cuando todavía no aparecía su álbum homónimo. A raíz de esto, han comenzado a ser invitados a los principales festivales de Estados Unidos e Inglaterra, tales como el South By Southwest o el mismo Glastonbury.

FKA twigs – LP1

Pop avant-garde que toma muchas bases rítmicas de hip hop y que es el representante de lo que en años pasados han estado premiando. Si James Blake con su Overgrown fue la consecución de The XX, LP1 más que cualquier otro se siente como el siguiente paso. Es este aire de “favorita” lo que nos hace pensar que no será la ganadora. FKA es el nombre artístico de la también productora Tahliah Debrett Barnett, de ascendencia jamaiquina.

Young Fathers – Dead

Ellos son los representantes de uno de los géneros de mayor vitalidad actual, el hip hop. De los 3 músicos, 2 tienen origen africano, Alloyssiuos Masaquoi nació en Liberia; Kayous Bankole es hijo de inmigrantes nigerianos. Llevan ya 6 años en la escena underground, y Dead es su primer larga duración. Se definen a sí mismos como “rap sicodélico”, pero lo que es más cierto es que en ellos ocurre el choque cultural de la world music, la música africana y el rock inglés.

Kate Tempest – Everybody Down

Spoken word, hip hop, poesía, son las principales motivaciones de la escritora y cantante Kate Tempest. Puede en sus letras tener en igual proporción influencia de William Blake como del Wu-Tan Clan. A los 16 empezó su carrera apareciendo las tardes de micrófono abierto en los bares de hip hop. Ha ganado slams de poesía y tiene una pieza de spoken word para teatro, Brand New Ancients, que también ha sido premiada. Ha sido definida por The Huffington Post como la principal poeta joven de su generación.

Jungle – Jungle

Otro de los grandes favoritos. Jungle comenzó en 2013 con los misteriosos nombres de J y T cono 2 productores de música electrónica encargados del proyecto. Ellos son justamente Josh Lloyd-Watson y Tom McFarland, en julio del 2014 apareció el álbum y confirmó el hecho de que hubiera ya soltado 2 canciones de notable éxito a fines del año anterior. Su producción es una colección de jits.

Polar Bear – In Each and Everyone

Para su 5to álbum, la banda trabajó con Seb Rochford, que, entre otros, ha trabajado con Paul McCartney, Beck, Yoko Ono y Damon Albarn. Desde las sesiones de estudio, este material apestaba a Mercury Prize. Es una banda de jazz experimental creada por el baterista Sech Robford. Desde 2004 que están en activo han recibido numerosos premios por parte de la comunidad jazz, como el premio a la mejor banda en el BBC Jazz Award, e incluso su trabajo de 2005, Held On The Tips of Fingers fue considerado para aparecer en la lista 100 Jazz Albums That Shook The World de la revista Jazzwise así como nominado al Mercury Prize. Es muy celebrada su fusión de electrónica, funk, drum and bass y fee jazz.

Damon Albarn – Everyday Robots

Los 12 nominados podríamos agruparlos por categorías: el de música experimental, el de pop, el disco de tendencia indie, el de folk, el de jazz, el de hip hop, el de rock. Eso se nota más claramente con la nominación de Albarn, que tiene un disco excepcional, pero principalmente una carrera excepcional y que es hoy por hoy el músico más importante del Reino Unido. Es en buena medida eso por lo que se le nomina. Así ha ocurrido en otros años con Paul Weller, Elvis Costello, y este año no había nadie más indicado que él. Un dato curioso tiene la relación de Albarn con el Mercury: en 2001, pidió que se quitara de la selección a su joven banda Gorillaz ya que decía que ganar el galardón, para una banda con un solo disco sería “como cargar con un albatros muerto en las espaldas por el resto de la carrera”. Acá está de nuevo, con su tercer primer álbum, y esta vez nada ha podido evitar que se le nomine.

El Mercury Prize se entregará el 29 de octubre en Londres.

Comments

comments