#Voto18. “No sólo es una elección, nos estamos definiendo como país”. Entrevista con Manuel Gómez Morín Martínez del Río

El proceso electoral del 2018 ya empezó, y en torno él, la opinión pública y los contendientes hacen diversas lecturas. Para algunos, la elección del próximo año debe de dar pie a la continuación de un proyecto de nación, y para otros, debe de ser un punto de inflexión. En una arena electoral plagada de actores con agendas políticas radicalmente diferentes, las elecciones del próximo año transcurrirán entre dudas y desconfianza, mientras la viabilidad de la democracia en México es puesta en tela de juicio por la ciudadanía. Ante esta coyuntura, #Voto18 es un proyecto que busca llamar a la reflexión acerca de cómo nos aproximamos a las elecciones del siguiente año, para abrir la discusión hacia sectores jóvenes que por primera vez votarán en las presidenciales, y también hacia grupos de la sociedad absolutamente desencantados de la política. Así entrevistaremos a diversas personas con disímiles perfiles, corrientes ideológicas y edades, con el fin de arrojar algo de luz al respecto de lo que ocurrirá el próximo año y en los venideros.

por Miriam Silva Taylor
Ximena Ramos
@Xime_Rms
Sergio Pérez Schjetnan
@tobeperez_

Miriam Silva Taylor: ¿Cuál cree usted que sea la trascendencia histórica de las elecciones del 2018?

Manuel Gómez Morín: Primero que nada, debo decir que soy miembro activo del Partido Acción Nacional; he militado ahí desde hace muchos años. He sido Consejero nacional en dos ocasiones y hoy día estoy un poco intranquilo con lo que pasa en Acción Nacional. Creo que no se están tomando las mejores decisiones, pero, al margen de eso, el 2018 importante para nuestro país.

Este país, lamentablemente, se reinventa cada 6 años. A ver qué se viene en esa reinvención. Al final del día, todos los mexicanos tenemos que ser parte de ese proceso, y ver que lo que va a salir a partir de 2018 nos funcione.

Este país se está atrasando mucho, cada vez más, no puede seguir perdiendo el tiempo. Esa pérdida de tiempo lo único que hace es hacer más grandes las brechas entre ricos y pobres, entre la gente que tiene acceso a una serie de cuestiones y gente que se queda marginada. Eso no le conviene el país porque puede derivar en una situación de pronóstico reservado que, al final, lo único que va a provocar es una situación de mucho más grave.

En 2018 es importante que la gente participe de una u otra manera, que vote y, lo más importante, que después de votar haga un ejercicio de reflexión y se dé cuenta de que mucho de lo cual critica la gente hoy día se debe también a que la gente no participa. Una vez que vote, la gente tiene que ver la posibilidad de irse involucrando en la política y en la vida pública, porque este país no lo van a sacar adelante los grupos que hoy día están gobernando sino que lo vamos a sacar adelante todos los mexicanos. Esa es la trascendencia que veo en el 2018.

Sergio Pérez Schjetnan: En este contexto, ¿qué papel crees que juega el PAN en el proceso electoral? ¿Cómo ve al PAN frente al proceso electoral?

MGM: Los partidos políticos son un reflejo de la sociedad mexicana. Lo que estamos viendo de los partidos políticos es simplemente la descomposición de lo que está pasando en la sociedad. Vivimos en una sociedad en la que hay apatía, en la que hay poco interés en las cosas públicas, en la que se han perdido muchos valores, se han perdido muchos principios y eso se está reflejando en los partidos políticos. Si ustedes lo ven, las ideologías hoy en día están pasando a un segundo término, antes lo que distinguía a un partido político era su doctrina, en el caso del PAN, o las ideologías en el resto de los partidos. Hoy día tenemos panistas que se alían con perredistas y que se alían con Movimiento Ciudadano. Vemos un Morena que se está llenando de panistas, de priístas y de gente de otros partidos. Y vemos un PRI que sigue siendo lo que ha sido siempre: nada, porque el PRI no tiene ideología. Sabemos cuál es el origen del PRI, sabemos que nació de un ejercicio de repartición de poder entre determinados grupos, el PRI va hacia donde la situación del momento le diga que vaya, si hay que ir a la derecha va la derecha; si hay que ir a la izquierda va a la izquierda; si hay que ir al centro, va al centro. Estamos viendo ese desdibujamiento de los partidos políticos y eso es un reflejo de lo que está pasando en la sociedad. Concretamente, en el PAN somos muchos los panistas que nos estamos marginando, que estamos, por ejemplo, apoyando a Margarita Zavala a conseguir firmas. Acabamos de ver renuncias de otros panistas que se están yendo a Morena o que se están yendo al PRI.

Lo que está viendo el PAN en el 2018 no lo tengo muy claro. Me hubiera gustado que Ricardo Anaya, en lugar de ir por un proyecto a la presidencia de la República, se hubiera abocado a trabajar al interior del partido, a corregir el rumbo, a fortalecer estructuras, y de esta manera permitir que, en el 2018, el PAN pudiera ir solo a las elecciones. La gente estaba volteando a ver al PAN, en el 2015, de 12 elecciones a gobernador, logró 7. Muchos de nosotros teníamos la esperanza de que el PAN se fortaleciera y pudiera ir solo al 2018.

Pero, al margen de lo que está pasando en los partidos políticos, el país no se puede seguir atrasando. Ojalá en el 2018, quienes salgan electos, ya no digamos para la presidencia, sino a Diputados Federales y Senadores, quienes tengan finalmente esos cargos sean personas de muy buen perfil, que hagan que el Poder Legislativo sea lo que tiene que ser: un poder que permita que existan sistemas de rendición de cuentas que tanta falta hacen, y que hagan el equilibrio para que un poder no se vuelva loco y rompa el equilibrio que se requiere en toda nación para para que las cosas funcionen. Espero que la gente, cuando salga a votar, vote mucho con la cabeza, que no voten con el hígado. Hay que hacer las cosas sensatamente, ver que la persona que uno elija como Diputado, como Senador, como Regidor, como Presidente Municipal, sea la persona idónea para el puesto por el que está contendiendo.

SPS: Los partidos han perdido la brújula de hacia dónde van y de cuál es su proyecto en estas elecciones. No obstante, hay un elemento nuevo que deriva de las cosas buenas y participativas que hay en la ciudadanía, ¿cómo cambia la presencia de los candidatos independientes este proceso electoral?

MGM: En el 2012 cuando se hace la reforma constitucional y se considera la figura de los candidatos independientes, un aspecto claro era el rechazo a la partidocracia, por eso la presión tan grande de que hubiera candidaturas independientes. Si los partidos políticos cumplieran con su función de ser instrumentos efectivos para que la ciudadanía a través de ellos accedieran al ejercicio democrático del poder, cuestiones como las candidaturas independientes probablemente ni siquiera existirían, pero ahí están. Quisiera que los partidos políticos dejasen de tener tanta influencia en el Instituto Nacional Electoral, eso es lo que puede hacer la diferencia. El día que tengamos un Instituto Nacional Electoral y organismos electorales locales que verdaderamente sean autónomos, que sean independientes de los partidos políticos, vamos a ver otra cosa.

Voy a dar un ejemplo sencillísimo, que meplaticó Margarita Zavala cuando fue de observadora a unas elecciones en España. Ella fue a una casilla e hizo una pregunta que a nosotros los mexicanos se nos haría muy sencilla: “¿dónde están los representantes de los partidos políticos?” Y se le quedaron viendo como: “¿qué? Aquí no hay representantes de los partidos políticos, los ciudadanos somos los que organizamos las elecciones, y los ciudadanos somos los que vigilamos que las elecciones se sigan en orden”. En México, tenemos representantes de casilla porque no confiamos en los funcionarios de la casilla, porque no confiamos en las autoridades electorales, por eso tenemos representantes de los partidos políticos que cuestionan el trabajo de los ciudadanos que están en las casillas llevando el proceso electoral, es un contrasentido.

¿Cuándo van a cambiar las cosas? El día que los partidos políticos se salgan de los institutos, permitan que los institutos tengan autonomía plena y logremos que en las casillas quienes estén exclusivamente sean el presidente, el secretario y los funcionarios de las casillas que salieron del proceso de insaculación del INE, sin que haya representantes de los partidos políticos viendo que esos funcionarios que son ciudadanos hagan bien su trabajo, de modo contrario es absurdo. Mientras los partidos políticos sigan teniendo la injerencia que tienen, el control que tienen, las cosas difícilmente van a cambiar, tenemos que acabar con esa partidocracia que ha sido muy dañina para nuestro país, y que a la par de la desaparición de esa partidocracia tengamos una ciudadanía más participativa, que le vea sentido a ser funcionario de casilla porque van a ser ellos los que van estar cuidando y organizando el proceso electoral.

SPS: ¿Usted piensa que el INE está bien diseñado y que las leyes electorales son buenas, y que lo que pervierte el proceso electoral es la presencia viciosa de los partidos en el órgano regulador?

MGM: Sí. En México en teoría todo es perfecto. Tenemos una muy buena Constitución –que tiene sus deficiencias, pero en general es buena– tenemos muy buenas leyes en distintas materias, tenemos muy buenas instituciones: Banco de México, el Instituto Nacional Electoral. Pero en la práctica muchas cosas se pervierten, entre ellas el INE. Te doy otro ejemplo: el del registro de las candidaturas independientes. Para poder constituir un partido nacional necesitas tener alrededor de 300 mil afiliados distribuidos en todo el país. ¿Qué sentido tiene pedirle a alguien que se quiere registrar como candidato independiente a la presidencia de la República que tenga que conseguir 866 mil firmas? ¿No es esto señal de que los propios partidos quieren preservar sus privilegios e impedir que haya participación independiente?

Tenemos un INE bien diseñado que, si funcionara como tiene que funcionar, haría un extraordinario papel, pero que por la influencia de los partidos políticos no lo puede hacer.

 MST: ¿Cómo piensa que los ciudadanos podamos incidir en que funcionen mejor las instituciones?

MGM: Como panista, te diría que una de las formas es que los panistas nos pongamos las pilas y volvamos a ser lo que el PAN quiso hacer desde un principio: un instrumento de la ciudadanía, a través del cual la gente pueda participar en política. Esa tendría que ser la respuesta.

¿Qué tienen que hacer los ciudadanos? En principio, presionar a los partidos políticos para que estos retomen lo que tienen que hacer. Si es necesario crear otro partido, pero no como una aventura de tres años, sino como una iniciativa con una visión y un proyecto de país que vea hacia adelante. Los partidos políticos tienen una función muy importante: dan un sentido de institucionalidad a los proyectos. Es decir, el candidato de un partido no es un candidato con una idea propia, con su ocurrencia, que quiere hacer lo que se le pega la gana desde el puesto a donde va a llegar. El candidato de un partido tiene detrás de sí una serie de principios, doctrinas, ideología, plataforma, un grupo de gente que se pone a trabajar en iniciativas y una visión de futuro. Eso es lo que le ofrece a la ciudadanía, y eso es lo que tiene que exigir la ciudadanía.

Los partidos son instituciones, y como tales están diseñadas para perdurar en el tiempo, tienen un umbral más allá de las personas. Con los candidatos independientes, ellos llevan el proyecto: el proyecto se termina cuando el termina su cargo. Eso no es lógico, ni sensato. Los partidos pueden ejecutar proyectos de largo alcance con una visión de país, no en la inmediatez.

Ojalá que Margarita Zavala llegue a la presidencia de la República, pero que mal que lo haga como independiente, porque se va Margarita y se termina el proyecto. Ese es el problema de López Obrador, tiene un partido político que gira en torno a él. Si se acaba López Obrador, se acaba todo.

Mi abuelo, en 1928 y 1929, apoyó a Vasconcelos cuando fue candidato a la presidencia. Pero, en un principio, mi abuelo le dijo: Vasconcelos estás equivocado, tu proyecto es un proyecto personal que se va a agotar contigo. Yo más bien, te invito a crear un partido político y ya desde ahí impulsar el proyecto con visión de largo alcance. Vasconcelos no lo quiso hacer y perdió estrepitosamente las elecciones, de forma que ya nunca lo volvimos a ver.

A Morena le pasa lo mismo, está hecho en torno a un personaje. ¿Qué va a pasar cuando terminen los seis años de López Obrador sin haberse consolidado Morena? Pueden ocurrir dos cosas: convertirse en un dictador y un tirano o el país vive una aventura de seis años que no nos va a llevar a ningún sitio.

Esto también es parte de mi enojo hacia el PAN: estamos dejando que los proyectos se vuelvan personales cuando deberían ser proyectos de un partido político de largo alcance. Ricardo Anaya tenía que trabajar para consolidar y fortalecer al partido político como institución para ofrecerle a los mexicanos un proyecto realizable de largo alcance que haga que este país marche en la dirección correcta.

SPS: ¿Usted cree que en las elecciones del 2018 existan riesgos de polarización o falta de consensos por las diferentes ofertas políticas y grupos de la sociedad?

MGM: Yo no creo, no estamos en el 2006. Todo se ha desfigurado: la izquierda ya no es izquierda y la derecha ya no es derecha. En el 2006 sí había una polarización, ya que existían ideas y posturas muy claras. En realidad, más allá de la polarización, me preocupa la indefinición. No están llegando proyectos específicos ni claros, sino que se presenta una condensación de proyectos que las propias circunstancias lo demandan. Si gana Anaya, por un lado, va a llegar con una coalición PAN/PRD que tiene por objetivo cambiar el régimen político, mientras que, por otro lado, sabemos que ambos partidos han sido históricamente diferentes, dando como resultado una coalición que al parecer se muestra sin una polarización, pero sí como una mezcla difícil de funcionar.

Cabe destacar que en México no hay una cultura de coalición, en Europa sí la hay. Sin embargo, se les han presentado problemas, como ha sido el caso de Alemania e Inglaterra. Las coaliciones son ejercicios muy difíciles, y lo están siendo en países con sistemas políticos mucho más maduros que el mexicano. ¿Cómo queremos que un país con un sistema político tan débil, inmaduro e inconstante pueda avanzar en una coalición? No es algo fácil. Más bien lo que va a suceder es que se sigan repartiendo cuotas de poder; que es una práctica nefasta y que va a empeorar al nivel de que todos los puestos se otorguen de esta manera y cada quien se encargue de hacer lo que le da la gana con ciertas reglas básicas pero sin cohesión o un marco en común. Insisto, las coaliciones no son fáciles, son para sistemas políticos mucho más consolidados que el nuestro en los que pesa más el interés nacional que el individual o partidista.

SPS: Sin embargo hay mucha pluralidad en México. Parecería que aunque no estemos preparados para un gobierno de coalición, paradójicamente, dada la gran pluralidad en México, esto fuera lo que necesitamos.

MGM: Si, pero volviendo al problema de los partidos políticos, lo que estamos viendo es un problema de repartición de cuotas, y al final del día esto es lo que va a hacer que una coalición fracase. Esto va a hacer que las cosas no caminen. No hay una auténtica pluralidad, simplemente repartición de cuotas de poder y eso no funciona. Cuando hay auténtica pluralidad lo que se intenta hacer es tomar buenas ideas de ambos lados e intentar construir un proyecto en conjunto, pero eso no es lo que estamos viendo. Cada quien va a hacer lo que quiere y puede. El PRD ya es un partido muy desdibujado, muy deshecho, y ni se diga de Movimiento Ciudadano que es Dante Delgado, es una persona, ¿ahí dónde está la ideología o el proyecto partidista? No existe. En el PAN también existe un vacío total, se está impulsando un proyecto en torno a una persona que es una especie de iluminati que tampoco va a llegar lejos porque no representa el proyecto de un partido político.

XR: ¿Considera que el panorama es desalentador?

MGM: No es desalentador porque es parte de un proceso. Los países se van construyendo poco a poco. México es un país que está pasando por un proceso, y ojalá que salgamos bien. Es algo que yo creo que debemos vivir como país independientemente de su resultado. Es como tu vida, a lo largo de la vida hay cosas que le salen a uno bien y otras mal y a final de cuentas vas a tener un producto que es una mezcla de todo; para los países es lo mismo. Ojalá para este país resulte en algo bueno, si no será un ejercicio fallido y tendremos que ver qué hacemos para que en un proceso posterior salgan mejor las cosas. No es algo negativo, es un reflejo de la descomposición general. La violencia, el crimen organizado, todos estos desastres que estamos viendo, son un fallo social al final del día. Todo tiene su origen en una sociedad que no está haciendo bien las cosas. Le echamos la culpa al gobierno por no hacer bien su tarea del combate contra el crimen organizado, pero no es tarea del gobierno, es tarea de la sociedad. Todo tiene su origen en la descomposición social. Lo mismo pasa con la política, ahí se está reflejando la sociedad. Tenemos que pensar en cómo lo vamos a ir corrigiendo. Ojalá lo podamos corregir en el 2018 y ojalá la gente participe, y lo haga con una visión más amplia. No sólo es una elección, nos estamos definiendo como país. Hay que definirnos de la mejor forma.

XR: ¿Y cómo hacer que este proceso electoral no sea un simple paso de continuidad, sino un punto de inflexión para el país?

MGM: Para mí que se pongan las pilas los ciudadanos y entre todos encontremos la forma de ejercer presión sobre los partidos políticos para que hagan bien su trabajo y funcionen como partidos políticos, como instituciones al servicio de la ciudadanía, con proyectos de país a largo plazo.
________________

Manuel Gómez Morín Martínez del Río es abogado litigante. Durante varios años ha sido servidor público, fue Director Jurídico y de Gobierno del Municipio de Naucalpan; Secretario del Ayuntamiento del Municipio de Naucalpan; Director General de Radio, Televisión y Cinematografía en el Gobierno del Presidente Vicente Fox; Diputado Federal de mayoría en la LIX Legislatura (2003 a 2006) por el PAN; Director del Organismo de Agua de Naucalpan del 2006 al 2009; Director General de Fomento Democrático y Fomento Cívico en la Secretaría de Gobernación, y encargado de despacho de la Unidad de desarrollo político de la Secretaría de Gobernación.

Comments

comments