Grammy 2015: la noche triste de Paul McCartney

Anoche se entregaron las Grammy, y bueno, ya todo mundo sabe que ganó Beck, que Sam Smith se llevó la noche, que Kanye quiso darle de nuevo un premio a Beyonce, y un largo etcétera.

Los Grammy, lo sabemos, no tienen una gran credibilidad, pero sí tienen un show con algunas presentaciones que vale la pena ver. Como éstas.


Pharrell Williams Performance "Happy" Grammy… por MoneyHipHopTV

Pero algo verdaderamente destacable de la entrega de este año es la gran humillación sufrida por Sir Paul McCartney. Empecemos la lista: hace unas semanas se le ocurrió sacar un sencillo con Kanye West, y todo bien, está cuco, parece villancico, es Kanye cantando con una armonía de Paul. Después llegó lo problemático, al dúo dinámico le agregaron el ingrediente explosivo llamado Rhianna. Y ahí la puerca torció el rabo porque díganme ¿qué carajos puede hacer un inglés setentón, con sus caderas instaladas en los años dorados del rock and roll, con un par de morenazos de fuego echando el swag. La cosa en vivo fue un poco triste: una leyenda de la música intentando seguir el paso del tren de la música pop que va más de prisa que su maltrecho corazón. Nomás vean:

Y bueno, no todo acabó ahí, A Sir Paul le falló el timing toda la noche. Resulta que antes de subirse al escenario fue captado cuando disfrutaba de la presentación de Electric Light Orchestra, con un baile en solitario que fue abruptamente detenido por el camarógrafo, quien le pidió que se sentara para grabar al resto de las estrellas.

En fin, una noche que Sir Paul querrá olvidar y que tal vez, sólo tal vez, debería enseñarle que no es necesario que busque atención con tanta fuerza, y que está bien que la banda de ahora no sepa quién es Paul McCartney.

Comments

comments