#HáblameDeFlow. Letras explícitas, Roy Ayers y un porro

Por Takeshi López
@TakeshiLopez

Cuando uno habita un espacio y entre la cotidianidad busca alimentar su existencia, recurre a todo medio para obtener algo de sano conocimiento. La recreación del ser humano es necesaria para la significación misma de la existencia. Procrastinar no es tiempo perdido.

Enciendo un porro mientras me dispongo a ver Straight Outta Compton, versión holliwoodesca de la historia de N.W.A., uno de los grupos pioneros y solidificadores del sub género Gansgta Rap, sumamente influenciados por raperos como The Last Poets, Public Enemy o Ice T, originarios de Compton, un barrio donde la mayoría de sus habitantes son negros y latinos, un barrio peligroso de la costa este californiana. Algunos miembros de este grupo eran dealers que vendían droga para invertir en grabar un disco, otros gustaban de consumir drogas mientras se diviertían en fiestas y rapeaban. Es difícil salir del barrio y más sobrevivir en él, el barrio te come.

Cuando perecía todo muy maquillado en la película con esa banalidad que suelen mostrarse en los filmes gringos, inunda la pantalla una escena salida de la arcadia de cualquier dj adolecente que sueña con un día sonar como sus ídolos, una melodía que no puede pasar desapercibida acompaña esta escena: “Everybody loves the sunshine”, un hit de uno de los mejores vibrafonista y compositores del acidjazz y el R&B en los 70´s, el maestro Roy Ayers. En la toma se ve un Dr. Dre joven recostado en el piso con un montón de vinilos a su alrededor. Algunos de ellos son de James Brown, Bootsy’s Rubber Band, War, Parliament, entre otros. Un bello homenaje a la influencia del Jazz, el Soul y el Funk a este nuevo género callejero.

Uno de los problemas en los que se enfoca la película es el racismo que se vivía en Estados Unidos en los 80´s y 90´s. El abuso policial contra la comunidad negra y latina, fue uno de los temas que sus letras describían explícitamente y les dieron fama. El lenguaje soez, descriptivo y contestatario que contienen las barras de N.W.A. son simplemente una consecuencia social debido a la presión y persecución que ejercía constantemente la fuerza policial en Los Ángeles, específicamente en barrios como Compton.

Un día en el barrio para un chico negro es una hazaña de supervivencia, tema del cual se enfocarán las filosas letras de Ice Cube, que sería el escritor del grupo y al mismo tiempo un mc prominente que estaba apunto de despuntar en su carrera.

La Pandilla / The Posse

Algo que se pasa de largo en la película es el primer disco de este súper grupo, “N.W.A. and the Posse”, de 1987, en el cual se ve claramente los primeros intentos por fusionar el G-Funk con el Gansta rap. Otro de los datos interesantes es que en este disco hay otros MC´s que no sólo rapean, sino componen parte de las canciones sin recibir hoy en día sus créditos y sus regalías, entre ellos están Arabian Prince, Doc T, Dr. Rock y el único integrante latino Krazy Dee, un mc mexicano radicado en los EEUU, del cual valdría la pena que habláramos en un futuro texto. De este disco se vendieron medio millón de copias, lo cual precisamente llama la atención de Jerry Heller el cual trabajaba en la maquiladora de viniles donde decide hablar con Eazy y le ofrece llevar a su banda al éxito.

¡Que se joda la policía! (Mitad de porro)

El segundo disco de la banda, y con el que se vuelven populares, “Straight Outta Compton” (que hace unos días cumplió 30 años de haber salido), contiene quizá una de las canciones más polémicas del grupo: “Fuck tha police”, un himno enardecido contra la policía y sus actos racistas; una invitación figurada a matar a un policía y hacer justicia, tema que por obvias razones, no le gustó nada al departamento de policía de L.A. y otros tantos estados, llegando el tema hasta el FBI.

En 1989 el grupo hace gira por el país teniendo llenos totales. En Denver la policía decide intimidarlos poniendo un fuerte operativo en las afueras de su concierto, del mismo modo antes de entrar al escenario los amenazan directamente, advirtiéndoles que si cantaban esa canción los detendrían. Claro que esto sólo fue un montón de leña para que todo ardiera. Sucumbir a la petición de la policía sería como traicionar la misma imagen del grupo, algo que por principio, no sólo musical sino ideológico, no iba ha suceder. Así que en un acto de rebeldía pura con Ice Cube al micrófono y como autor de esa canción, pide al público levantar el dedo medio hacia al aire y declararle la guerra a los uniformados. Así comienza el beat de Dr. Dre y el público enloquece. Todo termina en una trifulca cuando los oficiales deciden detenerlos y parar el concierto. El grupo fue liberado unas horas después, pero este acto fue crucial en ese momento para N.W.A.

Las cosas ardían en California, pero lo que detonaría la bomba se dio en 1991, cuando el taxista negro Rodney King es golpeado brutalmente por cinco oficiales después de una persecución, acto que fue grabado en su totalidad por las cámaras de televisión, llevando el caso a juicio pero con una resolución favorable para el cuerpo de policía. El dejarlos en libertad sin levantarles ningún cargo enardece a la comunidad afrodescendiente como otro caso de injusticia y racismo. Así empiezan los disturbios que duraría un par de años. Estos hechos los vive muy de cerca la banda y los retrata en el siguiente disco, aunque “Fuck tha police” se vuelve un himno de protesta.

Negros sin actitud

El desenlace de la película empieza pronto, no por esto malo, simplemente las caídas son siempre más duras cuando caes de muy alto. el principal problema por la cual se empezó a separar el grupo fue por el sospechoso manejo de su manager Jerry Heller, que una escena de la película se muestra como un defensor del grupo ante el abuso de poder de los oficiales, después como un avaricioso y vulgar ladrón, que siembra disputas entre los integrantes y luego lEs retiene el dinero de distintas formas, haciéndolos firmar documentos y contratos, o retrasando sus cheques hasta que firmen. Estos actos, al temperamental Cube, no le parece nada, siendo el primero en abandonar el grupo para posteriormente lanzarse como solista, cosa que irritó mucho a sus ex compañeros, los cuales lanzan un Ep “100 miles and Runnin” donde atacan a Cube en varias de sus letras. Éste había evitado hablar del tema en su primer disco para dispersar la tensión, pero al escuchar el Ep, en su segundo material “Death Certificate” les dedica unas rimas como dagas filosas. Dense “No Vaseline” y calen el nivel de insultos.

La confabulación en contra de los demás integrantes se realiza entre Heller y Eazy –E. Recordemos que este último era un pandillero y dealer muy conocido en Compton, a él fue a quien se le acercó primero Dre para ofrecerle la idea de hacer una disquera. Se dice que Eric Wright (nombre de pila de Eazy) ya estaba también con la misma idea dado que su tío era cantante de soul y funk, Charles Wright. La inversión inicial fue de 250,000 usd puesta por E, que era su fortuna por la venta de narcóticos. Así que formaron Ruthlees Records haciendo socio y manager a Jerry. Dre entró como productor. A la salida de Cube, los que se mantiene al margen de esta situación son Dr. Dre, Mc Ren y Dj Yella, teniendo aún confianza y manteniéndose en el grupo, pero no por mucho tiempo.

Al estar en desacuerdo con muchas de las decisiones de Eazy, Dre decide pedirle a su amigo Sugar Night (mafioso y dueño de la disquera Death Row, de quien también se sospecha como actor intelectual del asesinato de Tupac y Biggie) que revise los documentos y contratos que había firmado el dj con Heller, esto para ver si había manera de rescindir el contrato y recuperar su libertad musical para entrar a Death Row. Se habla de amenazas de muerte a la familia de Wright por parte de Sugar e intimidación y tortura a Eric para obligarlo a firmar. Los últimos problemas, y lo que siempre separa a los amigos, es la deslealtad y el maldito dinero. Una disputa por regalías y pagos llevó al final de la relación en muy malos términos. Así, con la salida del oriundo de Compton y columna vertebral del grupo, la fuerza que les daba la actitud que generaban juntos como una pandilla gansta se esfuma, siendo “Niggaz4life” el cuarto y último material discográfico de N.W.A..

Se dieron varios Beef entre estos miembros fundadores, en un par de discos de cada uno de ellos, como en The Chronic de Dr. Dre y en It’s On (Dr. Dre) 187um Killa de Eazy-E siendo este el segundo disco en solitario y el más exitoso del rapero, con doble disco de platino. Claro que esto no se comparará con las más de 3 millones de copias vendidas y el #3 en la lista de Billboard que consiguió The Chronic, disco considerado por muchos críticos del género como el álbum mejor producido de la historia del Hip Hop. Con estas barras como bisturís y este beat californiano como un sedante el mejor Dr. de la WestCoast disecciona y ejecuta:

Niggaz for life (bacha)

Todo tiene un final, el fuego consume hasta la última fibra de hierba; todo es ceniza, es polvo, es humo. El drama se apodera de la vida como una lección ineludible, a comienzos de 1995 Eazy–E visita al doctor por problemas de asma y bronquitis severa. The Godfather of Gansta Rap recibe el diagnóstico positivo para VIH. Como siempre en los momentos donde la fragilidad de la vida brilla en la oscuridad de la muerte, se busca la redención y la paz interior. En una discoteca de New York, Ice Cube se reúne con Eric y se disculpan por todo lo pasado. Hablan de reunirse con Dre y volver a ser N.W.A. pero el tiempo no le alcanzaría a Eazy. El 26 de marzo de 1995 caería inconsciente y moriría alrededor de las 18:45, a los 31 años de edad, y en ese momento se volvio parte de la historía del Hip Hop.

Después de la tormeta toda mala vibra entre los integrantes restantes se fue. Deciden juntarse para hacer colaboraciones y tributos en honor a Eric Wright, el Dopeman que se volvió rapero, y a uno de los grupos más importantes de la OldSchool: “Niggaz Wit Attitudes”. En 2016 entraron al salón de la fama del Rock And Roll y Kendrick Lamar les entregó el premio diciendo que eran héroes para niños como él, pero lo más importante es que demostraron a todos los niños del gueto que podían tener éxito y seguir manteniendo su voz. Qué mejor legado para un quinteto de chicos negros en un barrio pobre, que desafiaron con su música a un sistema racista y genocida, con las armas más poderosas que tenían: la palabra y la conciencia.

Comments

comments