#HáblameDeFlow. Una noche entre el meneo y el rapeo

Por Takeshi López
@TakeshiLopez

Domingo es sinónimo de descanso, a menos que tengas tu propio negocio (y ni así) o tus descansos sean los lunes.  Es difícil imaginar a alguien que salga a cotorrear el domingo en la noche. La vida Godínez no lo permite, incluso es socialmente mal visto que lo hagas, en automático te vuelves un irresponsable, no sé si la gente diga esto por envidia o porque si vives fuera de lo establecido estás mal. Toda esta reflexión no impidió que mi chica me dijera vamos al Pata Negra, quiero ir a ver a LNG/SHT, y pues si me gusta el hip hop y tengo la mejor compañía ¿para qué poner tantos peros?

Llegamos eso de las 10 pm y un barbón con chamarra de mezclilla y playera de Caníbales (banda de punk rock Guadalajara bien podrida) vendía su merchandise cerca del escenario, era el mismísimo Gastón Espinosa mejor conocido como LNG/SHT platicaba y mercadeaba con algunos parroquianos que se acercaban. Esto de la vendimia es lo que en realidad les da comer en los shows a muchos de los artistas independientes, el barbón, con una muy buena actitud, saludaba y se tomaba fotos. 

13871813_1059801684117053_1377702302_n

Después de una buen rato de plática con Gastón, empezó el acto de Mariel Mariel, una cantante chilena que se debate entre el pop, el hip hop, el reggaetón, el dub y el dance hall. Ya había oído su proyecto, que siendo sincero no es aún de mi agrado, y digo aún, porque hay cosas que no me terminan de convencer, pero hay que reconocer el sonido limpio y propositivo del proyecto, generado por Mariel y Andrés Landon (Sonido Landon), productor, guitarrista y beatmaker.

Mariel rapea, canta y seduce de una manera que te engancha, eso no se puede negar después de ver a medio bar bailando. Rolitas como Tírame un beso, Toque y rol y Foto pa ti, son las que la gente se sabía. Pero hay momentos en que la experimentación te hace notar que están buscando definirse, pulir el concepto. Mucho tiempo fui detractor del reggaetón, pero ahora que cada vez oigo más fusiones y conozco más propuestas, me doy cuenta que no todo es mierda, como el común denominador de la gente piensa. El verdadero reto es hacer un muy buen reggaetón que salga de lo convencional, que proponga. Cuando oigo a Mariel reggaetonear me queda a deber mucho, me gusta más cuando hace fusiones como hip hop con pop o batucada con dub, incluso con bachata, lo demostró coverando a Juan Luis Guerra, ahí la veo más cómoda.

13672274_1059801927450362_660840980_n

Nuestro personaje de la noche, pongámosle “Pocho el teporocho”, fue un intenso que se acercaba demasiado a Mariel y su bailarina  para faltosearlas, al grado de ser tan incomodo que el personal seguridad tuvo que llamarle la atención varias veces. Otro de los momentos de la noche fue ver al maestro Pompa–Alcala y a Choby (de Belafonte Sensacional) sacar sus mejores pasos y movimientos de caderas al ritmo del perreo más onfire de la noche. Como era de suponerse, siendo ya justo y necesario, la triste historia de “Pocho el teporocho” termina aquí: en la última rola de Mariel volvió a hacer sus fechorías y no quedó más que retirarlo del lugar. (Ni siquiera pudo ver a LNG/SHT y al parecer a eso iba, todo por mala copa).

Llegó el turno de que el flow del niño de oro de Cancún reventara el Pata Negra, primero salió su DJ Cat Scratcho a ambientar poniendo rolas de la Vieja Guardia, luego con su singular carisma apareció en el escenario el Mc más punk rocker de toda la escena. Después de unas cuantas palabras y cotorreo, sonaron las primeras barras de “Club de los 27”, donde de inmediato los fans se conectaron, haciéndole coros y alzando sus manos para llevar el ritmo del beat. No tardó mucho para que apareciera el “whacha” y las playeras de él y LNG/SHT  desaparecieran mostrando su robusta y rayada humanidad. Buen momento para oir “Whachadafunk” y ver esas masas moverse y rapear.

13866891_1059801574117064_597165220_n

Aunque había menos gente que con Mariel Mariel, los fans que de LNG/SHT no dejaron de cantar cada una de las canciones que pedían, porque al darse cuenta que era algo muy privado, Gastón decidió que se llevara a cabo el set que el público esperaba. Así que se oían gritos de “Ataud”, “Yo soy mi propio lunes”, “Caballeros del Sábado por la noche”, “Bestia”, “Bad religión”, entre otras, una a una fue complaciendo este Mc mientras se echaba un chascarrillo entre cada rola, como cuando presentó su rola nueva “Sin cuenta” (que no está en ningún disco pero está grabada en una live sesión) diciendo “no solo Mariel Mariel puede estrenar rolas hoy” o “es difícil ser sexy después de Mariel”. Después de agradecer a los asistentes por ir en domingo y desvelarse, preguntó: “¿con cuantas canciones de rap han hecho un moshpit?” Entonces empieza a sonar la base punketa al estilo Transplants de “Fe ciega para sordos”, y convocó para que el público armara un pequeño slam con el que terminaría su show, en una noche donde sólo los más irresponsables, los más contradictorios, los anti-Godínez, quedamos llenos de emoción y con una sonrisa en el rostro de “valió la pena valer verga en domingo”.

13816751_1059801660783722_61295085_n

Comments

comments