Juana y sus hermanas. El esquizofrénico pasado de Juana Molina

Ya lo sabemos todos, Juana Molina es uno de los artistas distintivos de la música latinoamericana de los últimos años. Su trabajo es admirado a nivel mundial e, incluso, fue celebrado primero en el extranjero que en su tierra natal, como suele pasar con los artistas que salen de la norma y protegen su individualidad frente a los genéricos que siempre dominan los caminos comerciales de la industria musical.

Pero antes de esta escalada, la señora Molina fue la señorita Molina, no sólo eso. Antes fue la niña Molina, hija de Horacio Molina y Chunchuna Villafañe, dos personajes muy importantes de la farándula argentina. Y la niña Molina era una buena actriz. Estos dos elemento se conjugaron para que nuestra amiga saltara rapidamente a la televisión, donde debutó en un extraño show llamado El mundo de Antonio Gasalla.

Sin embargo no pasó demasiado antes de que Juana Molina tuviera su propio programa de televisión. Y llegamos al punto clave: Juana y sus hermanas. Así es, previo a los trinos, loops y misteriosas letras de la artista, en 1991 se dedicaba a hacer uno de los programas de TV más bizarros de la historia. Entre el cinismo, el surrealismo y el mero humor de barrio, este ejercicio de sketches, que muchos comparan con la querida Anabel Ferreira de México, fue un suceso en la televisión de Argentina. Y no sólo eso, también produjo un disco, que debiera ser considerado justamente como el primero en la trayectoria de Juana Molina.


Nosotros ya nos echamos varias horas de esta faceta de la admirada compositora. Jamás lo vimos venir. Pero ahora agradecemos mucho el conocerla. Muchas cosas no se entienden y asumimos que es por la diferencia territorial y léxica, pero el resto es pura calidad de humor. Y del bueno: extraño y sin sentido. Es muy claro ver lo bien que la pasaba haciendo todos estos personajes. Les pasamos algunos de nuestros favoritos:









Pero tristemente el programa no duró demasiado. Como todo mundo sabe, pronto el interés de Molina se centró en la música, y tiempo después salió su primer disco, y el resto pues es historia ya bien conocida. No duele la decisión la verdad, más bien, el nombre se enrriquece grandemente. Y ahora, vemos joyas como su sesión en KEXP, o escuchamos sus discos, y la queremos mucho más, y ante todo, a todas sus hermanas que son maravillosas.

Comments

comments