King Gizzard viene a Hipnosis y elegimos sus 8 discos más acidotes

Por Vikingo Morales
@vikingomorales

Hace unas horas se anunció el cartel del Hipnosis 2018. Y basicamente nos pusimos a llorar. La gran noticia fue que King Gizzard & The Lizard Wizard visita por primera vez la CDMX.

Y antes que entremos en materia les recomendamos hacerse de más información y comprar sus boletos ya en el siguiente link:

KingGizzardKingGizzardKingGizzardKingGizzardKingGizzardKingGizzardKingGizzardKingGizzard

Pues con toda la emoción nos pusimos a revisar lo que más amamos de esta banda, y pues nos pareció ideal pensar sus discos de manera progresiva y rumbo a la explosión total del chochco mental y lisérgico. Así que aquí tienen los ocho discos más acidotes de esta banda monumental, del leve al que promete hacerte ver dragones montados por tu madre.

8. Quarters (2015)

Si le preguntas a The Grateful Dead si sería una buena idea curar cuatro canciones, cada una diez minutos y diez segundos de duración, Jerry Garcia probablemente te role un porro diciendo “Kumbaya: es hora de una celebración“. Este disco es jodidamente fantástico, empezando con Murrumbidgee, luego con el viento en la cara en The River y un sube y baja en contra de la radio comercial con God Is In The Rhythm, y de todas maneras resulta difícil ponerlo por delante de lo que vino años despúes.

7. Sketches of Brunswick East (2017)

¿Mordieron más de lo que podían masticar en 2017? Sketches of Brunswick East siempre fue destinado a la crítica debido a su pedestal que alcanza el cielo. Pasar de su álbum más conceptual a un borrador podría verse como una caída en desgracia, pero fue exactamente lo que ordenó Stu Mackenzie. Si bien muchas de las pistas en Sketches parecen inacabadas, no podemos dejar de admirarlas como parte del diseño sonoro de King Gizzard & The Lizard Wizard. Desde el psych-jazz de The Book hasta Tezeta; el álbum tiene 11 bocetos.

6. Flying Microtonal Banana (2017)

Flying Microtonal Banana es como su postre homónimo, el banana split (colorido, dulce con un crujido oculto de los vestigios de nuez). Su álbum más amigable solo cuenta con pistas que pasarán la prueba del tiempo como únicas. Rattlesnake es el track más polarizante de la banda ya que los hace tocar la superficie, pero Nuclear Fusion es el Robin de Batman, retomando donde “rattle, rattle, rattle” se cae. Va a ser interesante ver en dónde se cóloca este disco en 50 años.

5. Float Along ­­– Fill Your Lungs (2013)

Lejos del futurismo de los lanzamientos más recientes de King Gizzard, Float Along – Fill Your Lungs nos lleva de vuelta a casa. Un arquetipo de las raíces musicales de la banda. Es pura psicodelia y nos remonta a las líneas de guitarra de los 60 y los difusos efectos vocales de Electro-Voice que definieron su comienzo. Head On / Pill es la pista en vivo más desenfrenada de la banda y con 16 minutos de duración, el piso de la sala de espera es un río en el último riff. Es una pena que no la toquen tanto en estos días.

4. Paper Mache Dream Balloon (2015)

Podríamos incluir una narración metafórica en cada canción del séptimo álbum de King Gizzard & The Lizard Wizard: Paper Mache Dream Balloon. ¿Huir de la policía como Harrison Ford en The Fugitive? Ahí tienes Trapdoor. ¿Remojarse en una alberca en las Bahamas? Reproduce Sense. ¿Estabas pensando en el recreo de la primaria? Siéntate y escucha Bone. Es un álbum que nunca nos aburrirá: es atemporal y se reproducirá  hasta el cansancio en las próximas décadas. También marcó la desviación musical más ambiciosa de King Gizzard después de su lanzamiento.

3. I’m In Your Mind Fuzz (2014)

Este album fue solo un fragmento como parte de un popurrí, pero eso fue suficiente para reavivar los anhelos que éste, una de sus obras estelares, crearon en nosotros la primera vez que lo escuchamos. I’m In Your Mind Fuzz descubrió el primer interés de la banda en el bucle: I’m In Your Mind, I’m Not In Your Mind, Cellophane y I’m In Your Mind Fuzz se funden el uno con el otro. Tuve que ir cerca de la cima.

2. Murder of the Universe (2017)

Es sangriento, horrible, extraterrestre pero muy inmersivo. Refleja la vida en 2017 en una camiseta donde la libertad se puede quitar por capricho, así de intrincada. Como una secuela irreverente de Eyes Like the Sky, Murder of the Universe es el lodo de la arena. Si bien la narrativa tiene prioridad sobre esta versión, el impulso motriz es lo suficientemente convincente como para hacerte perder el conocimiento de los pasajes hablados.

1. Nonagon Infinity (2016)

El ciclo infinito que se nos vino encima en 2016 es el prototipo de King Gizzard & The Lizard Wizard, que fusiona toda la identidad de King Gizz en una sola pieza. Nonagon Infinity facilita por primera vez un propósito para la función de repetición en dispositivos de escucha y, por primera vez, no hay ninguna porquería. Es el único lanzamiento de King Gizzard que no pierde la marca de principio a fin, por no decir que los álbumes precedentes se quedaron cortos en absoluto. Este acaba de golpear el lugar durante todo el viaje. Desde Robot Stop hasta Road Train y viceversa; querrás quedarte en el carruaje y nunca bajarte. Un verdadero garaje psicodélico precioso.

Nos vemos en Hipnosis 2018!!!

Comments

comments