La esclavitud fue una decisión. Kanye lo hace de nuevo y recordamos un chiste profético de Bill Burr

Podremos pensar de todo sobre el personaje. Se le puede tildar de loco o genio. Pero parece que ya pasamos el fino punto de los buenos modales.

Pues el maestro Kanye West dijo lo siguiente en su más reciente entrevista para TMZ: “uno escucha decir que la esclavitud duró 400 años. ¿400 años? Parece una elección“. Y el mundo se detuvo un segundo y suspiró. Acá pueden ver algunos de los fragmentos más interesantes de dicho encuentro.

Evidentemente, toda la población afroamericana de los Estados Unidos se sintió profundamente herida y enfurecida, de hecho ustedes pueden ver la respuesta contundente de uno de los miembros de TMZ llamado Van Lathan que, básicamente, le da una rápida lección de empatía.

Posteriormente el rapero trató de explicarse sin aparentar una sola nota de arrepentimiento. Y bueno, tal vez no tuvo ni tiempo ni cerebro de explicar sus ideas, o tal vez simplemente piensa desde otra galaxia o es un tremendo revolucionario. Lo cierto es que el daño estaba hecho.

Tras el evento el avispero despertó y nació el #SlaveryWasAChoice bajo el cual millones de opiniones se vertieron sobre el tema.

Y lo único que todos podemos tener claro es que Kanye West quiere vender su nuevo disco a toda costa. No estamos hablando de una persona que haya sido centrada toda su carrera y que ahora esté perdiendo el control. No, hablamos de un gran maestro del negocio y el dinero, y a veces para vender hay que comenzar un incendio. Como dicen por ahí, no hay mala publicidad.

Por otro lado, mientras esto pasaba, nos acordamos de inmediato de un pequeño bit en un stand up de Bill Burr en donde aclara que hay un .00001% de veces que el racismo es funcional. No se enojen con nosotros, sólo es un gran chiste.

Sabemos que West no parará hasta que todo mundo hable de él, ya lo está logrando de hecho. Lo que da un poco de tristeza es que la admiración y celebración del inmenso talento que tiene ya no sea el tema de la plática, sino su errática personalidad. Pero bueno, cada quien decide cómo se entrega al mundo.

Comments

comments