La #Ropasucia se orea en el rancho. ¿De qué trata del HT que denuncia la misoginia en el sistema cultural mexicano?

Por Maricela Guerrero
@Papelcontante
Paula Abramo
@paulicantropa
Xitlalitl Rodríguez
@misslexia

Un día despertamos con las declaraciones de Chus Visor y al otro con la carta del medio cultural español exigiendo que no se le permitiera participar como jurado en ningún certamen literario porque —claro— esa visión limita la posibilidad de reducir la brecha de género y atenta contra el trabajo de escritores y escritoras. Intuimos que en nuestro rancho no había mejores condiciones, y que chuses visores nos sobraban. Otro día escuchamos las narraciones de algunas compañeras escritoras: micromachismos en becas tanto de la Fundación para las Letras Mexicanas, como de los Jóvenes Creadores del Fonca; por ejemplo recibir las tutorías en cantinas con el partido de futbol de fondo o preguntar al novio de la becaria acerca del trabajo de su compañera y no a ella directamente; o exhibir y criticar tal o cual conducta “no adecuada para una mujer escritora”, en fin.

Algo olía muy mal, estaba sucio y de alguna forma era como esa cosa que se tiene que ventilar, que no puedes dejar ahí escondida porque se apesta, pero, ¿cómo hacerle para que además de que se ventile se convierta en otra cosa y nos ayude considerar otras formas de convivencia?

Sabido es que en el rancho literario los estímulos y premios otorgados a las mujeres no abundan, además de que sus participaciones en mesas de discusión, homenajes y lecturas son mucho menos que las de los colegas varones. Y justo esa visibilización del trabajo a través de los estímulos y las presentaciones no sólo cumple con la función de reconocer una trayectoria o un trabajo acabado, sino que también da un impulso a la creación futura de las personas beneficiarias.

Colgaremos el tendedero en el rancho

Fuimos invitadas a participar en la exposición Todos los originales serán destruidos que se presentará el 25 de julio en la Galería Libertad de Querétaro. La exposición trata la tensa relación entre el mercado económico y la poesía, así que con esta inquietud, quisimos hacer un registro de experiencias de discriminación a mujeres en el ámbito cultural a través de frases sobre todo. Y con el HT #Ropasucia recuperar las frases misóginas dichas por diferentes personas que escriben, crean, dictaminan o editan libros y revistas ; por otro lado, hicimos un pequeño levantamiento de sólo algunos de los principales premios y estímulos concedidos a mujeres escritoras, sobre todo, poetas, en comparación con los concedidos a varones. Y pues esas cifras y esas frases serán el eje de la pieza que presentaremos.

Sólo tuiteamos:
¿Recuerdas alguna frase misógina de algún funcionario, artista, editor o escritor? ¡Mándanosla para un bailable! #Ropasucia

y

Eeeen sus marcas, ¿listas? ¡Zote!

zote

Con eso fue suficiente para leer una serie de tuits, retuits y favs con anécdotas, testimonios y frases, algunas verdaderamente aterradoras, sobre la discriminación en el medio cultural e intelectual; otras muy significativas en tanto que hacían referencia a instituciones o personalidades reconocidas en el gremio.

Y aclaramos que:

El que se reconozca la discriminación a las mujeres no significa que se desconozcan otros tipos de discriminación (clase/color/pref.sexual) #Ropasucia

Hablamos de lo que vemos en el mundo que nos rodea: el rancho, el mundo cultural en el que participamos como escritoras, lectoras y colegas. Estamos conscientes de que la disparidad en, por ejemplo, el número de premios y becas concedidas a mujeres escritoras en comparación con los varones es la punta del iceberg de un sistema en el que el trabajo y la obra de las mujeres son devaluados; en el que trabajadoras del mercado del arte son abusadas primero sexual y después laboralmente; y que en otros ámbitos llega hasta las catacumbas de la violencia y del feminicidio.

Sin embargo, suele darse por sentado que en ciertos medios —como el cultural o el académicolas mujeres han conquistado ya la igualdad de condiciones con el hombre, y la inmensa cantidad de ropa sucia que el HT ha dejado salir demuestra que estamos muy lejos de cantar victoria.

Luego nos dimos cuenta de que:

Y:
https://twitter.com/cruzarzabal/status/621706978037886977

La ropa sucia no debe lavarse en casa, ni corresponde sólo a las mujeres encargarse de resolver el problema. La exclusión y el rebajamiento de las mujeres en el mundo cultural e intelectual son perpetrados por ambos sexos y empobrecen el intercambio de ideas, el trabajo y el pensamiento de todos: hombres y mujeres. Lo que la #Ropasucia puso a orear fueron las malas prácticas en la repartición de recursos, pero también un sistema que se basa en una jerarquización muy cruel y muy abusiva, “el mejor escritor del rancho”, “el más premiado”, “maestro, poeta”… y otros tratos basados en la competencia y no en la solidaridad y el aprecio del trabajo de los demás.

Seguramente todos hemos cometido actos misóginos, discriminatorios y abusivos. Pero es importante hacer consciencia de estas actitudes, evitarlas y encontrar otras
formas de convivir.

https://twitter.com/ds_paris/status/621466618565038080

https://twitter.com/paulicantropa/status/620859549218533376

Comments

comments