Las cintas perdidas de CAN: Irmin Schmidt en México

Por Alan Prats (@al_prats)
y Efraín Navarro (@efrainnavarrog)

“Las cintas perdidas de CAN no estaban perdidas, sólo un poco olvidadas”.

Irmin Schmidt, tecladista y co-fundador de la banda pionera del krautrock CAN, visitó la Fonoteca Nacional para charlar sobre el álbum compilatorio The Lost Tapes (2012).

El set de tres discos al que estaba dedicado el evento fue resultado de una selección realizada por Schmidt a partir de 50 horas de grabación que CAN generó a través de los años. Este material incluía grabaciones de estudio y en vivo que nunca llegaron a los discos, cayendo en el olvido hasta hace unos años. Finalmente debido a la insistencia de Hildegard Schmidt, esposa de Irmin y manager de CAN, así como del productor Daniel Miller –quién canceló su asistencia al evento por motivos de salud– fue que el tecladista de la banda emprendió la ardua labor de escuchar, restaurar, digitalizar, seleccionar y editar el material.

imagen 2

Las cintas formaban parte de una amplia colección de grabaciones que la agrupación fue acumulando con el paso de los años como parte de su proceso creativo. A diferencia de la mayoría de músicos que piensan, estructuran, escriben y después interpretan la música; CAN primero tocaba, grababa y finalmente componía. Su música surgía a partir de largas sesiones de improvisación con estructuras minimalistas, las cuales eran grabadas en todo momento. Asimismo realizaban constantes experimentos sonoros con sonidos de la calle y la vida cotidiana, eso que usualmente no se considera música. Una vez que tenían todo ese material comenzaban a trabajar en la estructura de su música, generando así collages sonoros confeccionados en el estudio.

A lo largo de una charla que duró poco más de una hora, Schmidt habló del proceso creativo de la agrupación y las diferentes influencias que la permearon. Entre algunos de los referentes que marcaron a los integrantes destacan compositores como Igor Stravinsky, Karlheinz Stockhausen y John Cage; pero también algunas figuras como Jimi Hendrix, los Velvet Underground y Frank Zappa. El tecladista mencionó también algunas anécdotas personales, como su relación con Stockhausen, figura crucial en el desarrollo de la música electrónica y maestro de dos de los miembros de CAN. En especial destacó cómo el músico les permitía usar su estudio para hacer experimentos sonoros, además de hacerse de la vista gorda cuando robaban las costosas cintas con los resultados.

IMG_0993

Después de la charla Irmin Schmidt, de 77 años de edad, nos deleitó con un exquisito DJset a partir de la música que conforma The Lost Tapes, haciendo el papel de guía a través de las hipnóticas cadencias que caracterizaron a la banda y los despliegues de virtuosismo de sus integrantes. El evento permitió asomarnos a CAN y su mundo a través de la experiencia de Schmidt, y fue lo más cercano que el público mexicano ha estado de escuchar a CAN. Fue también un encuentro entre generaciones, pues jóvenes y viejos nos reunimos en el mismo espacio para escuchar una música que nos ha marcado a todos, música grabada por un joven Schmidt y traída a nosotros por el veterano del krautrock.

Comments

comments