Luis Álvarez, “El Haragán”, presenta su nuevo disco Raíces

Por Óscar Muciño
@opmucino

Fotos de Juan Leduc
@nosoyjorge

Las canciones Luis Álvarez “El Haragán” me mostraron que había un mundo más allá del ambiente hogareño que habitaba en mi infancia. En varias noches de mi temprana adolescencia escuchaba a varios muchachos de mi cuadra poner después de las 10 de la noche a todo volumen su grabadora con éxitos de rock nacional, entre esos temas recuerdo nítidamente escuchar un inicio de canción inconfundible y arraigado: “Se le hizo fácil y es que nada en la vida es fácil”. Después sólo resta construir mentalmente la escena del robo y el fracaso del joven ladrón.

Luis Álvarez es un ícono del rock nacional y su música patrimonio cultural, tanto así que desde hace un par de años su discografía completa forma parte de la colección de la Foneteca Nacional, para que pueda ser consultada por cualquiera.

Este pasado martes se llevó a cabo la presentación de su más reciente disco Raíces, evento que se realizó en la pequeña azotea de las instalaciones del sello Intolerancia, es curioso porque las canciones de Álvarez pueden definirse como pequeñas azoteas en las que uno se asoma para mirar algunas de las características de lo que se conoce como barrio en el centro del país. Y es que barrio fue una de las palabras más repetidas durante la conferencia de prensa, Luis lleva más de 25 años intentando dar cabida en sus letras al barrio, no sólo lo describe sino que le da voz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En este nuevo disco intenta hacer más patentes las raíces de su música, si bien la mayoría de las producciones de la agrupación tienen tintes bluseros, en ocasiones éstos dan paso a otros géneros, pero en esta obra buscó ahondar en el blues y para lograrlo acudió a un músico de la vieja escuela, Andrew “Jr Boy” Jones, con quien Álvarez trabajó en conjunto para la grabación de este álbum, logrando una gran comunicación musical.

Compositor desde los 10 años, para este disco rescató canciones que el sentía en la vena blusera, y aunque no se considera gran guitarrista ni cantante de blues acudió a la cita con “Jr Boy” para aprender sobre uno de los géneros raíz de su música.

Según lo contado en la conferencia de prensa, en la que acompañaron al Haragán sus productores Felipe Souza y Jerónimo Gorráez, la base rítmica del disco se grabó en un solo día; la mezcla final de las canciones le pareció había quedado con un sonido muy fino, por lo que decidieron él y su equipo de grabación ensuciar el sonido. Ponerle mugrita, dijo Luis, para que sonara como fue la grabación: rápida, espontánea, fresca y cruda, porque el blues debe ser sucio, tocado como si se arrastrara un trapo en el suelo.

No es extraño, porque de esa sana mugrita de protección contra el frío siempre ha estado cubierta su música desde su primer disco, esa obra maestra del rock mexicano que supo conjuntar en 10 canciones a muchos de los personajes que pueblan esa palabra que tanto se repitió, barrio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y es que el barrio es el mismo en todos lados, las mismas necesidades que aquejan en hogares mexicanos aquejan en hogares del otro lado del mundo, dijo Luis, quien además mencionó que con esta grabación esperan alcanzar otros continentes, lograr internacionalización porque sus canciones no se restringen a intentar conectar con el público nacional.

Luis también comentó que le gustaría hacer discos en los que pueda ahondar en otros géneros musicales que considera parte de sus raíces, un disco de metal, un disco de progresivo, “quiero hacer un disco de salsa”, dijo entre risas.

Rumbo al final de la conferencia Luis lamentó la reciente muerte de Lalo “Tex” al que recordó como un gran músico y compañero desde los inicios de su carrera.

Sólo resta echarle oído a este nuevo disco de un músico que hizo patente en varias ocasiones que todo lo que realiza siempre lo trabaja con honestidad y cariño.

Comments

comments