Mark Hollis, Talk Talk y dos discos para el alma

Triste noticia, el 25 de frebrero del 2019 queda en la historia como la fecha en que Mark Hollis pasa a mejor vida. Día triste, estamos de acuerdo, pero también muy adecuado para seguir, o comenzar, a celebrar el trabajo de un compositor hambriento y una de las voces más hermosas del pop, y aledaños.

¿Quién fue Mark Hollis? Pues nada más y nada menos que la mente detrás de Talk Talk, una extraña banda que, en los ochentas, abrazó el New Wave, pero con un toque personal que marcaría su carrera para siempre. ¿No les suena? Claro que sí: ya se han visto cantando It´s My Life a todo pulmón en algún antrucho.

Lo mejor de Mark Hollis

The Party’s Over (1982), It’s My Life (1984), The Colour of Spring (1986), Spirit of Eden (1988) y Laughing Stock (1991). Ésta es toda la discografía de Talk Talk. Consistente y de multitud de colores, que comienza con una debilidad por el baile, pero que va perdiéndose en la reflexión y la experimentación. Y que no deja de sorprender.

Cada uno de estos disco es muy valioso. Pero como somos clavados y pensamos que tenemos todas las respuestas, vamos a echarnos al ruedo con la siguiente sentencia: lo mejor que Mark Hollis y Talk Talk tienen para presumir a la historia se llama Spirit of Eden (1988) y Laughing Stock (1991).

Te queremos mucho Mark

Estos discos están en otro territorio, están en otra dimensión. Y son hermosos. Si nos preguntaran, ¿qué pedo, por dónde le entramos a Talk Talk? La respuesta sería: pues échate los sencillos, y después atáscate con estos dos que no tienen madre. Son, sin duda, el punto más alto en la creatividad de Mark Hollis y su banda, y también son los responsables del fin de la banda y, detalle cotorro, del hecho de que exista una cláusula en los contratos de las disqueras con los artistas para que éstos compongan música más comercial.


Ya lo tienen. Dos PLAYS fundamentales: Spirit of Eden (1988) y Laughing Stock (1991). Y sigamos celebrando la inquietud, la visión, la sensibilidad, la experimentación y la voz de Mark Hollis. Un personaje que siempre se postuló fuera de los reflectores, pero que deja una obra hermosa y derbordada.

Te queremos mucho Mark.

#PecesSueltos presentan: Alexander ‘Skip’ Spence

Comments

comments