Martes de punks mojados. PiL en México

por Sirene Heredia
@_lasire

Tras años de espera y especulación, Public Image Limited se presentó en El Plaza Condesa, como parte de su primer gira por América Latina en más de tres décadas, para promocionar What the World Needs Now, noveno álbum de estudio lanzado el año pasado y el segundo tras la reunión del grupo en 2010.

El proyecto que John Lydon formara inmediatamente tras la separación de Sex Pistols a finales de los 70, y que logró posicionarse como una de las bandas más inventivas y creativas de la década de los 80 con álbumes como Metal Box y Flowers of Romance, regresó a México después de una legendaria presentación en Tijuana en 1992 (donde además grabaría el vídeo del sencillo “Covered”) y una igual de famosa cancelación junto a Sex Pistols en el Palacio de los Deportes en su gira de reencuentro.

Huyendo de Sex Pistols, John Lydon fundó PiL y acabó como el único miembro estable, mientras ingeniaba cómo seguir la filosofía punk sin sonar como tal. Una banda con alineaciones de lujo por la que han desfilado ex miembros de The Clash, Cream y Siouxie and the Banshees, y el virtuoso Steve Vai.

Con muchos años de trayectoria y varias modificaciones en su alineación, la banda Public Image Ltd. demuestra que en pleno 2016 está más viva que nunca. Lydon  junto con Bruce Smith, Lu Edmonds y Scott Firth dieron una cátedra al puro estilo de la vieja escuela. Con su auténtica esencia post-punk, new wave, world music, coqueteando con el reggae y hasta el disco, estos ingleses no conocen de límites.

Fantástica. La música simplemente fantástica. Excelente setlist pasando por todas las épocas de PiL. Escuchándola se entiende por qué la etiqueta post punk pegó tanto: ahorra explicaciones y tiempo, simplifica las cosas. Eso sí, ver a PiL quita las ganas de sencillez porque post punk es poco decir sobre una amalgama que incorpora ecos del dub, funk y disco, además de guitarras que pegan zarpazos con garras de acero, uso ocasional del siempre llamativo stick, una voz vitriólica sin temor a deformarse en gruñidos y podríamos seguir.

Quedamos cortos de conceptos para explicar la complejidad de una música que, sin embargo, a veces invita al baile desaforado, como “Death Disco”, que samplea al mismísimo Tchaikovsky, o “This Is Not a Love Song“, la canción que sepultó el nexo entre Keith Levene y Lydon.

Un manicomio. Sould Out. Una noche de agosto lluvioso que no detuvo a quienes esperaban desde hace tiempo al icono del punk, al caballero de 60 años quien se disculpó por la bronquitis padecida. Quién podría aplacar tanto delirio: John Lydon viene de la vieja escuela. ¡John Lydon era Johnny Rotten! Y canta(ba) para cambiar el mundo.

Comments

comments