#Monorriel: Joseph Michael Straczynski, guionista de lo sobrenatural

por Christopher Nilton Arredondo
@niltopher

En 1984 se estrena el episodio “Origin of Sorceress”, de la serie He-Man and the Masters of the Universe. En 1986, tras el éxito en cines dos años atrás de la cinta de Ivan Reitman, Ghostbusters, se estrena una serie animada basada en la película. En 2008, otra cinta, The Changeling, dirigida por Clint Eastwood, es nominada a varios premios BAFTA, siendo uno de ellos el de Mejor Guion Original. Finalmente, en 1994, una serie icónica de ciencia ficción, Babylon 5, estrena su primera temporada. Estas fechas están vinculadas por un nombre: Joseph Michael Straczynski.

Escritor de lo sobrenatural, Straczynski narró el origen de uno de la Hechicera, miembro de los Amos del Universo y aliada invaluable de He-Man, en un episodio en el que una joven estudiante sacrifica su vida, tal como la conocía, para encarnar a la nueva guardiana del Castillo Grayskull y así salvar a su comunidad.

Esta faceta de escritor de carácter mágico lo puso como editor de argumentos de la serie The Real Ghostbusters, donde los personajes que vimos en la película protagonizada por Bill Murray y Dan Aykroyd se enfrentaban lo mismo a fantasmas que a criaturas mitológicas y monstruos folklóricos. Con guion del propio Straczynski, el episodio 8 de la primera temporada, “Cuando el Halloween fue eterno”, mostraba al equipo combatir con Samhein, el espíritu del Halloween, quien con su magia detuvo los relojes del mundo y lo sumió en una noche eterna. La tensión y la acción heroica se mezclaban con las secciones de humor y los chistes verbales, en su mayoría guiados por Peter Venkman y Slimer (Pegajoso, para los cuates hispanohablantes).

Las referencias cultas no faltaban en la serie: en otro guion de Straczynski, los Cazafantasmas estropeaban la celebración de Navidad, luego de viajar en el tiempo y enfrentarse por accidente a los fantasmas de Ebenezer Scrooge, del cuento de Charles Dickens.

Dos exitosos años después, la serie fue rebautizada Slimer! And The Real Ghostbusters, y el tenor de aventuras sobrenaturales, que mezclaba la comedia con montajes en ocasiones realmente terroríficos, cedió su lugar a cacerías menos impactantes y a un humor más inocente. Quizá un fenómeno como el que mantiene en el gusto de los niños a Scooby Doo, que reclama entretenimiento sobrenatural sin las complicaciones pesadillescas, produjo este cambio en la serie que, a la larga, terminó por sepultar su popularidad.

Este año las salas de cine exhibieron una película de Ghostbusters con un elenco femenino. Confieso que no la vi y que, por puro morbo, me hubiera gustado verla. Me gustaban las dos entregas anteriores de la franquicia, que corrían independientes de su versión animada; sin embargo, The Real Ghostbusters, en su terreno de entretenimiento para niños, no perdía nada frente a su original de acción real; sus historias, muchas veces de una simplicidad asombrosa y predecible melcocha televisiva, tenían un ritmo bastante entretenido, montajes divertidos o tensos según el propósito del guion, y una galería de personajes agradables. Ahí, tras todo eso y rodeado de un montón de gente talentosa, estaba Joseph Michael Straczynski, un guionista de talento sobrehumano.

Comments

comments