#NationalGeograffiti 21: El Corona sale a las calles… de la Condesa

Por Christopher Nilton Arredondo
@niltopher

Fotos de Mars Gil
@Marsgil_

NG 21.1: La apertura del gran festival

“El Corona Capital… sale a la calle”, decía el escenario montado en el Foro Lindbergh del Parque México. ¿Qué hay detrás de una movida como el Corona Capital Week, conciertos gratuitos en el Distrito Federal bajo el sello de un importante festival de música pop?, algunas respuestas son: publicidad, impuestos, acuerdos con el GDF o todas las anteriores juntas.

Pero, en una hipótesis menos inquisitiva, podríamos decir que el Corona Capital Week (tres fechas en el Parque México, en las cuales se presentó, junto a destacadas bandas internacionales, el talento nacional emergente) tiene como misión la apertura: la apertura del festival a un espacio público, a las propuestas hechas en el país y a distintos estilos musicales. Por esta razón no me pareció descabellado interpretar como signos de adición aquellas crucecitas que adornaban el escenario, junto con otros coloridos diseños.

Dichos conciertos se llevaron a cabo el domingo 15, el jueves 19 y el viernes 20 de noviembre, y se presentaron en ellos bandas como Yuck, Apolo, Pumcayó, The Brigh Light Social Hour y Sotomayor. Concentrándonos en la presentación del 19 (concierto al que asistí), podría decir que la apertura que describía arriba se manifestaba en un cartel bastante diverso; sin agrupar a las bandas bajo un estilo compartido, ese jueves los asistentes vieron en el mismo punto geográfico el rock rítmico-electrónico con problemas de dicción de Baltazar, el tributo tropical norteño de Agrupación Cariño y el rock básico y expresivo de Vaya Futuro y de Beach Fossils, posiblemente las bandas con más en común esa noche (aunque el estilo melancólico y de tempos lentos de los primeros sea diametralmente distinto al movido golpeteo de Beach Fossils, la banda fuerte del cartel).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y aunque el Foro Lindbergh no se llenó, sí congregó a una buena cantidad de jovencitos entusiasmados por escuchar a los neoyorquinos (personalmente estoy sorprendido de que una banda con un repertorio tan monótono prenda tanto al público), además de los fieles seguidores de Agrupación Cariño, ejemplo vivo de “apertura”: prácticamente una banda de cumbia y norteñas, pero con toda la actitud rockera, desplegando secciones solistas a la usanza de los guitar hero típicos del rock-pop.

La apertura en materia de música en nuestro país es un tema largo que difícilmente se remedia con un toquín de cuatro bandas al aire libre, y francamente este concierto no presentó el mayor avance (entre el público había muchos seguidores de Beach Fossils que gritaban el nombre de la banda, presionando a Agrupación Cariño para que abandonara el escenario, por ejemplo); sin embargo, da alguna especie de consuelo y de ternura ver que todavía los mexicanos veinteañeros puedan sentir asombro frente a un conjunto que hace sonar guitarras.

Lo importante es que el Corona Music-Capital (o como sea que se llame) salió a la calle; tal vez en un futuro también se atreva a salir de La Condesa.

NG: 21.2: Marc Monster hace la hombrada jugando de local

Agrupación Cariño casi finalizaba su acto y, luego de su exitoso tema “Maldita tú”, en el que la banda pidió el coro y las palmas del respetable, (cosa que varios espectadores rehusaron hacer, al menos donde yo estaba: del lado derecho del escenario, al pie del mismo), el cantante Marc Monster les preguntó si querían una más.

Desde el acto de Baltazar noté más tolerancia que simpatía del público indie-rockero convocado por Beach Fossils. Agrupación Cariño logró un acto exitoso (incluso había fans con pancartas dirigidas especialmente a ellos), pero los muchachos que pedían a Fossils se habían convertido ya en un grupo suficientemente nutrido como para que la solicitud de encore no fuera un aplastante “sí”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Frente a este sisma, los nacionales cerraron con “Te quiero” y, al ritmo de “cuando no me llamas”, Monster bajó del escenario de un salto, rodeó a la masa de gente y se colocó entre su público, que tenía un laxo respeto por su espacio personal. ¡Y seguía cantando! De hecho, la potencia de su voz no disminuyó mucho al estar cubierto por la multitud. El hombre regresó triunfal, brotando en mitad del escenario luego del arriesgado movimiento que apaciguó el ánimo de los fans reacios de Beach Fossils. Marc Monster y Agrupación Cariño sacaron la casta, como dicen en el argot futbolero; después de todo jugaban de locales y no iban a dejar que unos fósiles los dejaran en blanco.

Y a manera de encore, hablando de artistas nacionales emergentes, agradezco a Mars Gil sus aportaciones fotográficas para esta nota. Congratulaciones, compañera.

Comments

comments