#NoFMex. 5ta Noche de minuetes. Entrevista a Francisco Javier Salcedo

Cobertura especial de
Emilia Perujo
@emilia_perujo

Óscar Muciño
@opmucino

Felipe Bracho
@brachosaurus

Gracias a la música de Francisco Javier Salcedo, la Escuela Regional del Mariachi, el Ayuntamiento de Cocula, y las ganas del equipo de NoFM Radio, se concretó una aventura-proyecto cuya primera parada será la 5ta Noche de Minuetes, Peregrinar de fe, en Cocula, Jalisco este 8 de diciembre.

La historia comenzó porque tengo mucha suerte. Un día subí Por ahí viene San Miguel a mi muro de Facebook para tener al tanto a mi hermana de que la estábamos retomando para tocarla en el mariachi.

“Amiga ¿quieres las partituras?” Mariachi Tradicional Ixtlauakuikani me mandó las partituras, fotografías, la historia de San Miguel, un fragmento de la historia de Cocula, sin conocerme, y probablemente sin saber que lo estaba recibiendo alguien que iba a guardarlo como un tesoro. Después, también por suerte, me mandó las partituras de El camichín. Por azares de la vida me estaban enseñando el bajo de El camichín esa semana, me encanta, y en ese momento me pareció una coincidencia muy extraña.

Para devolver el favor, al menos una partecita, le pedí su correo para mandarle mi muy escuchado disco de minuetes: Velada de minuetes en la Catedral de Guadalajara 2010-2011 (INAH). Lo hice muy temprano y recuerdo con risa haberle escrito “Ya te mandé el disco de putos minuetes”, al ver ese mensaje enviado tuve que escribir muchos disculpándome. En ese intercambio me enteré que estaba hablando con Francisco Javier Salcedo, guitarrón del Mariachi Tradicional Ixtlauakuikani que, al contestarme, me dijo “¿De dónde sacaste ese disco? La Virgen de las Angustias es mío”. Jamás podré devolverle ningún favor.

La Virgen de las Angustias-Mariachi Retrosón
[audio:http://nofm-radio.com/podcast/Virgen_de_las_angustias_Mariachi_Retros.mp3]

Así comenzamos a descubrir que nos gustan mucho las mismas piezas antiguas, nos encanta ese disco, el sonido dentro de las iglesias, las grabaciones in situ. Poco después supe con sorpresa que Francisco Javier le había compuesto un minuete a Elías Nandino y, con el tiempo, que ha compuesto 351. Por eso tengo mucha suerte, porque subir un video me puso en contacto con una persona que muy pronto se volvió uno de los personajes más enigmáticos para mí y ahora puedo decir que le pregunté en persona lo que siempre le quise preguntar: cómo componía minuetes a personajes o situaciones contemporáneas, cómo se componen minuetes hoy.

En palabras de Jesús Jáuregui (investigador y responsable de que las Veladas de minuetes de la Catedral de Guadalajara existan) los minuetes son la música que conduce veladas:

“Algunos investigadores han rastreado las características de los minuets europeos de los siglos XVII y XVIII, básicamente como un género secular y dancístico, y de España pasó a sus colonias. Para  finales del siglo XVIII, en Europa el minuet dejó de ser bailable y pasó a ser pieza para ser escuchada, de manera estática y en silencio. Sin embargo, no existen análisis musicológicos que permitan demostrar que en los minuetes mariacheros se encuentran las características melódicas, armónicas y rítmicas de los minuets europeos de dichas centurias, o de los novohispanos, falta aportar datos que prueben esto. No hay que confundir los minuets europeos con los minuetes mariacheros, no hay una génesis musical de uno con respecto al otro,  a menos que alguien lo demuestre.

En realidad, los minuetes se forjaban en las veladas, cada mariachero iba haciendo los cambios que le parecían convenientes, pero es una tradición viva que está sucediendo en las comunidades de zonas rurales, que es donde pervive la tradición, se tocan en pequeñas ermitas y en las iglesias grandes, durante la fiesta de los santos y los velorios. Actualmente, en Cocula, hay un compositor de nota, de conservatorio, que está componiendo minuetes y los escribe en partitura.”

Ese compositor es Francisco Javier. Lo entrevisté en septiembre, entre el festival mejor planeado al que he ido, ¡Chatita vamos al mar!, y también, al día siguiente, compartí con él la tocada de minuetes con todos los grupos del festival en la Parroquia de San Miguel; ambos eventos ideados por él. Llegué a la entrevista sabiendo que al final le iba a proponer hacer grabaciones in situ de sus composiciones, pero sobre cómo fluyó y del contexto de nuestra conversación –tocar Las olas de la laguna con todos los mariachis juntos, conocer y escuchar a sus alumnos en diferentes grupos, escuchar y convivir con el Mariachi Los Pitayeros– concluyo que prácticamente cada persona, grupo y tema merece su propio texto, grabación y todo lo que se pueda hacer.

Volviendo a los minuetes y la suerte de preguntar cómo se componen en el 2015, retomo ese pedazo de sus respuestas, la antesala para lo que estaremos escuchando y llevando a sus computadoras en la 5ª Noche de minuetes

Minuetes1


 

Entrevista a Francisco Javier Salcedo

…Yo creo que la semillita en donde se conjunta todo es cuando me encomendaron que sacara los primeros minuetes. Fue por encargo. Mi barrio es el barrio de La ascensión. Se supone, bueno, no se supone, históricamente es un semillero de músicos. Durante la etapa del siglo XIX, principios del XX, hubo muchos músicos en el barrio de La ascensión. Por lo consiguiente, yo crecí en un ambiente en el cual el mariachi tradicional estaba muy inmerso en las festividades religiosas. De niño yo escuchaba al Mariachi Salinas. Para mí era algo muy natural. Cuando me encargaron, el primer grupo de mariachi que me encargó: “¿Sabes qué? Aquí está una grabación de Pedrito Díaz, una grabación de campo al Mariachi Salinas.” Y ahí empecé a pasar a notación musical los minuetes, que tienen asegunes, dependiendo de la cuestión de la música tradicional, etcétera. Pero, independientemente de eso, en ese tiempo fueron siete minuetes los que transcribí a notación musical, entre ellos San Miguel, San Martín, los más conocidos.

Pasó el tiempo y hasta el 2004 fue cuando empecé a hacer los recitales en honor a la Virgen de las Angustias. Pero fue completamente religioso, en el sentido de que eran cantos polifónicos, cantos gregorianos, todo ese tipo de cosas. Durante tres, cuatro años, nunca se me ocurrió poner los minuetes en el recital. Incluso hay una pieza que se llama Misterios dolorosos a la Virgen de las Angustias, que tampoco ponía. Cuando yo me di cuenta de cómo estaba dando vueltas el asunto y que se estaba poniendo más interesante bajo el punto de vista de investigación, porque quieras o no quieras te metes a este ambiente de promover la cultura y forzosamente tienes que recurrir a fuentes históricas, entonces dije: “Bueno, pues vamos a sacar la pieza de Misterios” que es una pieza muy hermosa. No hay partituras, tuve que sacarla toda de una grabación rudimentaria que había por ahí. Hice el arreglo y toda la notación musical para orquesta, esa es para orquesta. Y a partir de ahí empezaron a llegar nuevas ideas: ¿Por qué no metemos mariachis tradicionales y ponemos minuetes?

Hay un prototipo de un minuete que fue el primero que compuse, y le puse La Virgen de la pila. Yo no sabía que había ya un minuete que se llama La Virgen de la pila, hasta después investigando. Y ahí, a partir del 2006 fue cuando empecé la labor de componer. Dejé la composición dos años. Cuando vienes de un sistema en el cual estudiaste música de una manera muy clásica, muy académica, de repente dices: Componer minuetes como que no era mi expectativa. Yo lo dudé mucho, mucho tiempo lo dudé. Había una resistencia. Yo pensaba que si quería componer algo debería ser una obra mucho más grande: obras para piano, obras para órgano, más o menos por ahí. Cuando me decidí a componer, a ese minuete que había hecho en el 2006 le cambié de nombre y le puse El señor del perdón. Ya para ese tiempo tenía un poquito más datos de los minuetes viejos y más o menos sabía por dónde ir.

A partir de ahí dije: Voy a hacer unos veinte, una obra de veinte minuetes, nada más para quitarme la espinita de los minuetes, para ver qué se siente. Y empecé a experimentar basándome en la estructura de los minuetes tradicionales. Esa fue la fuente de inspiración, por las formas que tienen, por su ritmo. Empecé a agarrar ideas y empecé a hacer los míos. Cuando acabé los primeros veinte dije: Ya se acabó. Pero también dije: No, voy a hacer otros 20. Empecé a componer y dije: Ya en cuarenta ya le paro, ya se acabó. Y seguí. Cuando llegué a los 60 dije: Ya no me voy a poner límites. Voy a componer todos los que pueda componer, dependiendo de mi tiempo. A través del tiempo se fueron acumulando temas, de personas, de sacerdotes, de imágenes, de vírgenes, de lugares de Cocula. Todo lo que pude encontrar. Y ahorita son 351 los que tengo. Aunque el 51 no se puede nombrar tanto como un minuete, sino que es como un son propiamente dicho, tiene letra. Ese lo quiero clasificar de otra manera. En otra colección de sones con letra, o no sé de qué manera lo voy a clasificar.

¿Por qué te han llamado la atención las personas a las que les has compuesto minuetes? Digamos, no Elías Nandino, sino personas de tu vida cotidiana

Algunos fueron amigos de mi padre, que yo conocí en mi infancia y que traté. Algunos son, muy pocos, de mi familia, contrariamente a lo que se podría pensar. Sí tengo, y pienso hacer una Noche de minuetes exclusivamente para mis familiares, porque sí hay temas muy interesantes. Generalmente son personas que de alguna u otra manera me llaman la atención, y empiezo a componer los temas con base en una imagen que visualizo. Visualizo la imagen y de esa manera empiezo a componer. Básicamente se trata de hacer una semblanza musical, o una imagen musical con base en las cualidades de la persona. Obviamente, se basa en una buena impresión, si no, no lo haría. Hay algunos que me han preguntado: “Oye ¿por qué no le haces uno a mi papá?” Entonces, más bien lo hago, trato, porque tengo que hacerlo, de alguna manera, por compromiso, pero no porque me llame la atención la persona. Por lo consiguiente, cuando hay ese toquecito empiezan a salir detalles en la composición que mucha gente me ha dicho: “Oye ¿Cómo puedes transmitir la imagen de una persona con la música?” Pues así es precisamente la magia. La magia que tiene la música. Que hace revivir las imágenes de personas, la mayoría ya fallecieron, pero hay gente que todavía vive.

¿Para ti qué es lo ideal que podría pasar con los minuetes?

En un momento, ya tenía todos estos minuetes y dije: Voy a tener que difundirlos de alguna manera. En el 2011 empecé con la primera Noche de minuetes, en los cuales se estrenaron, entre otros, Elías Nandino, Rafael Méndez Moreno. Puro minuete que, si tú analizas la estructura, son grandes valses, tienen forma de valses muy elaborados, tienen una estructura de dos compases por parte, bastante elaborados. Y bajo un tema muy serio. Llevan esa estructura. Y dije: Bueno, pues ya di el primer paso, la primera Noche de minuetes, ahora vamos a hacer la que sigue. En el 2012 hice la segunda Noche de minuetes.

Para la de este año yo le comenté al señor cura que quería hacer un recuerdo. En tiempos de la Colonia, los barrios de Cocula eran muy pequeños, y los Cristos que están en los barrios siguen siendo los mismos. Se sacaban en tiempos de cuaresma a la parroquia. Entonces a mí se me ocurrió hacer algo por el estilo, pero yo no puedo hacerlo como persona laica. Pero al cura le encantó la idea de venir toda la gente con los Cristos y llevarlos todos a la parroquia. Y cuando estén en la parroquia se va a tocar cada minuete que le compuse a cada Cristo de los barrios. Esa es la idea muy religiosa de los minuetes. Aunque con el paso del tiempo se ha ido diversificando de diferente manera. Es mi obra, muchas personas dirán que si esto, que si lo otro. De esa manera se están dando a conocer los minuetes. En el recital de la Virgen de las Angustias también se tocan, ya apegados a una cuestión religiosa, y de esa manera estoy promoviendo mis composiciones. O sea que yo tuve que abrir un espacio. Obviamente faltaría otro paso, el de grabar de una manera más profesional. O, si no, promover las grabaciones in situ, para mí tienen mucho valor. Un estudio es otra cosa, es te equivocaste y vas otra vez, pierde el sabor. Puede ser una excelente grabación, excelente ejecución, pero no es la vida real. Porque todo es sí, tener la partitura como base, pero darle los toques personales y en el momento. Así a mí me gusta vivir la música, no apegado a la partitura.

Minuetes2
[…]
Mostrar los resultados de mi trabajo es el motor que echa a andar todo lo demás. Porque empieza todo en una concepción en solitario. El proceso de composición y el proceso de estar pensando cuál va a ser el proceso es completamente solitario.
[…]
De repente necesito definir muy bien qué es lo que pasa, como para tener una respuesta contundente sobre el proceso, porque de repente: “Oye ¿por qué haces esto?” o ¿Por qué compones minuetes si de ahí no vas a ganar dinero”. Por ejemplo, esa fue una de las primeras cosas que me preguntaron. Es por gusto. Precisamente es un gusto que nace. Y luego dije: “Yo no voy tras la fama ni voy tras el dinero, ni mucho menos.” Es sencillamente un gusto que tengo de hacerlos. Yo pienso que de ahí viene, es lo más fundamental.
[…]
Sí, está muy exagerada la cantidad. Yo pienso sinceramente que nunca…que no los voy a escuchar tocados todos. No me va a alcanzar el tiempo para oírlos todos completos. Pero ya iré pensando qué hacer con ellos.

Comments

comments