#NoVotarOVotar. Detrás del voto, la ciudadanía

El 7 de junio se acerca peligrosamente. Para algunos es la fecha en que el sistema político recibirá nuestra merecida indiferencia, para otros es de nuevo la oportunidad de ejercer un derecho que no podemos darnos el lujo de perder. No Votar o Votar, cada ciudadano tiene una postura, o debiera tenerla. Frente a la gesta electoral y todos sus vicios, NoFM mantiene una postura crítica y asume su responsabilidad como medio de comunicación para mostrar parte del sentir de la sociedad que se cuestiona el funcionamiento de nuestro sistema partidista. Por ello, del 20 de abril al 5 de junio, publicaremos una columna diaria con la postura de distintos ciudadanos. No Votar O Votar, lo invitamos a participar en este debate.

Detrás del voto, la ciudadanía

Por Leonardo Bastida Aguilar
@leonardobastida

Invitar a votar podría tomarse más como un insulto que como un buen consejo o una acción positiva. El problema no es en si el ejercicio de ir a sufragar a una casilla sino que las opciones son casi nulas en un sistema electoral repleto de chapulines o políticos reciclados, partidos políticos interesados en recaudar el 2% de los votos para seguir recibiendo beneficios económicos por parte del Estado, candidatos de dudosa calidad ética, planes de gobierno sin un sustento e incapacidades de un organismo regulador para otorgar transparencia a los procesos electorales.

Aunque nos hayan dicho en múltiples ocasiones que votar es nuestra aportación a la vida democrática del país, la realidad es que nuestro abono a la construcción de una democracia es muy distante a la sola emisión de un voto. La contribución de cada uno de nosotros como ciudadanos es lo que abona a la consolidación de una democracia.

Ser ciudadano no solo consiste en hablar de política, leer noticias, dar retuits a causas nobles o insultar a los políticos cada vez que vemos sus retratos. Es un ejercicio que va desde tener limpia la banqueta o el pasillo en donde vivimos, tirar la basura en su lugar, no desperdiciar agua, no discriminar, hasta dar seguimiento a lo que hace un funcionario o ir y levantar una queja, una de las mejores maneras de poder, de verdad, externar nuestro parecer.

Votar, abstenerse o anular son formas de ejercer una parte de la ciudadanía. No caigamos en el juego de los partidos políticos, y más allá de votar o no votar, seamos ciudadanos exigiendo a los funcionarios cumplir con las tareas para las que fueron elegidos o colocados de manera honesta y transparente, apoyemos las diferentes causas sociales que subsanan las deficiencia del Estado y contribuyamos a enriquecer los debates sobre cómo mejorar nuestras realidades en diversos espacios como las redes sociales y la gran cantidad de medios y foros públicos donde se permite la participación. Las tareas son muchas, queda en cada uno de nosotros hacer la suya.
________
Leonardo Bastida (Ciudad de México, 1983) Tejedor de historias. Ejerce el periodismo desde hace ocho años en diferentes espacios y medios; la narrativa en publicaciones colectivas e individuales; y la docencia. Le gusta la historia, la filosofía, la ciencia, el cine y aquello relacionado con la mal llamada “cultura popular”.

Comments

comments