#NoVotarOVotar. Síndrome Special K

El 7 de junio se acerca peligrosamente. Para algunos es la fecha en que el sistema político recibirá nuestra merecida indiferencia, para otros es de nuevo la oportunidad de ejercer un derecho que no podemos darnos el lujo de perder. No Votar o Votar, cada ciudadano tiene una postura, o debiera tenerla. Frente a la gesta electoral y todos sus vicios, NoFM mantiene una postura crítica y asume su responsabilidad como medio de comunicación para mostrar parte del sentir de la sociedad que se cuestiona el funcionamiento de nuestro sistema partidista. Por ello, del 20 de abril al 5 de junio, publicaremos una columna diaria con la postura de distintos ciudadanos. No Votar O Votar, lo invitamos a participar en este debate.

Síndrome Special K

Por Aldo Rosales
@AldoRosalesV

Hace más de diez años participé por primera vez en los ejercicios electorales. Creía en el voto (y tanto creía en él, que lo defendí en las calles semanas después, o al menos creí hacerlo; me dijeron que eso hacía). Eran las elecciones presidenciales.

Hace un par de años, tres, me parece, volví a votar, también para elegir presidente. Pero ya habían pasado los años, habían pasado cosas (y otras no habían pasado). Entonces me di cuenta que quizás votar no era la opción, al menos, NO la panacea. Quedó de presidente quien yo NO quería que quedara. Si mi voto hizo una diferencia, no lo sé.

Ahora uso mi IFE– yo todavía tengo IFE, no INE– para entrar a los bares donde constantemente hacen redadas y por eso no aceptan menores. Uso mi IFE para hacerle raya a las hojas blancas y no irme chueco. ¿Política? Nunca la he entendido bien, lo acepto, y tal vez nunca lo haga.

¿Qué si voy a votar? Sí, tal vez, si me da tiempo. No estoy en contra o a favor. Creo que votar es como comer Special K: no sirve si no haces ejercicio, tomas agua, comes una dieta balanceada y mejoras tus hábitos alimenticios y deportivos. No quiero ser un hombre con una tremenda barriga cargada de grasa social y pretender hacerme una liposucción usando el IFE de bisturí para volver a casa limpio, sereno, sabiendo que ya hice mi tarea como ciudadano.

Votar serviría, supongo, si antes hiciéramos nuestros ejercicios sociales: informarnos, prepararnos y compartir esa preparación con otros, en vez de usarla como escudo y blandirla como arma de discriminación; ser solidarios con los demás, sensibilizarnos –qué importante es la empatía, y cuánto la hemos abandonado: a quien no le duele un perro de la calle, un niño pobre, ¿qué le puede doler ya?- y voltear a ver otro tipo de organización ciudadana y medios de producción, comunicación y sustentabilidad: la economía solidaria, el trueque, la producción de nuestros propios alimentos; los medios de comunicación alternativos. Y por sobre todas las cosas ser críticos, muy críticos, con todos, especialmente con nosotros mismos. No seamos como las señoras gordas que beben jugo de toronja por las noches y se quejan de no ver resultados (luego de comer de todo y no pararse ni a moverle a la antena de la tele).

A lo mejor, como con el Special K, si hiciéramos todo eso ya ni necesitaríamos lo otro. ¿Y que si recomiendo votar? Pues, si ya te comiste tus verduras, tomaste dos litros de agua, hiciste ejercicio y te bañaste, ¿qué tanto te puede afectar un inocente platito de Special K?

_____

Aldo Rosales (Estado de México) Escritor. Coordina el Taller de creación literaria en el FARO de Indios Verdes. Dirige las revistas Arribos y revistaabuenpuerto.com. Le gusta el cine, los videojuegos y, más o menos, leer.

Comments

comments