#NoVotaroVotar. Voto

El 7 de junio se acerca peligrosamente. Para algunos es la fecha en que el sistema político recibirá nuestra merecida indiferencia, para otros es de nuevo la oportunidad de ejercer un derecho que no podemos darnos el lujo de perder. No Votar o Votar, cada ciudadano tiene una postura, o debiera tenerla. Frente a la gesta electoral y todos sus vicios, NoFM mantiene una postura crítica y asume su responsabilidad como medio de comunicación para mostrar parte del sentir de la sociedad que se cuestiona el funcionamiento de nuestro sistema partidista. Por ello, del 20 de abril al 5 de junio, publicaremos una columna diaria con la postura de distintos ciudadanos. No Votar O Votar, lo invitamos a participar en este debate.

Voto

Por Brenda Ríos

Yo no voto. Dejé de votar hace años. Pero no lo digo a mis amigos. Los de la izquierda eterna dirán que le regalo mi voto al PRI. Que gracias a gente como yo, apática y desinteresada (agregaría que rendida y sin esperanza) el país sigue como sigue.

No me angustio. Nada de lo que yo haga puede cambiar lo que ya está encima del país. La broma estúpida. Los millones invertidos en las campañas para que candidatos cambien de partido como mudarse de casa; la izquierda ha demostrado hacer el mejor servicio al partido de siempre, pues no resultan ser exonerados de la corrupción que solían criticar a voz pelada. Así que no hay a quién irle. Al menos yo no le voy a ninguno.

Yo creía en la izquierda hasta que trabajé para el PRD. Poco después de que “ganaron” esta ciudad de la esperanza. Tardaron más en ganar que en echarla a perder por varios motivos: pésima organización, cero disciplina y los mismos hábitos del viejo PRI que no parecen salir del sistema más arraigado en la sangre de los que ejercen actividades públicas a todos los niveles.

¿Qué hace falta? si criticas debes dar soluciones dirán los bienpensados…  personas inmunes a la corrupción. Lo demás puede trabajarse: la administración pública implica un trabajo de servicio público. Seguro hay gente honrada, no lo dudo, ¿pero cuánto tiempo puede estar así en un sistema tan picado como el nuestro?

Elegir a una persona que nos representa significaría que tuviera cualidades de uno, es decir, representa algo de lo que soy, de lo que pienso, de lo que imagino que podría ser este país. No, no, y no. En los últimos años no veo a nadie que de lejos pueda significar mi fe; no creo en nadie. Y evito esas discusiones exasperantes donde me llevan al carril de la iglesia AMLO o Morena o lo que sea. Este país perdió y tocó fondo. Quizá en algún tiempo surjan personas interesadas en salvarlo y no salvarse a sí mismas.

PRD o PAN o PRI o esa cosa asquerosa y malparida del Verde sólo representan la vergüenza pública de un país carente de ella.

______

Brenda Ríos (Acapulco, Gro, México, 1975). Escritora, editora y traductora. Ha sido becaria de los programas del FONCA, PECDA Guerrero, y de la Fundación para la Letras Mexicanas. Autora de Empacados al vacío, ensayos sobre nada, Las canciones pop hacen pop en mí. Ensayos sobre lo ridículo, lo cotidiano, lo grotescoEl vuelo de Francisca, y Del amor y otras cosas que se gastan por el uso. Ironía y silencio en la narrativa de Clarice Lispector.

Comments

comments