¿Para qué te alcanza? El googleado objeto del deseo

En los días de ocio o en los momentos en que el trabajo es más abrumador, solemos preguntarnos ¿para qué?, ¿para quién? La motivación para trabajar puede ir a lo más filosófico e introspectivo, aunque lo cierto es que la mayoría de las veces se reduce al salario. Obtener dinero para vivir suele ser si no el único, sí la causa primordial de que nos alquilemos diariamente para realizar una tarea que puede gustarnos o no.

Ahora, si escalamos un poco más la reflexión, podemos llegar a preguntarnos realmente qué consideramos necesario para vivir. Más allá de la casa, vestido y sustento, qué consideramos indispensable para llevar una vida más o menos digna. Cuáles son esos objetos que creemos necesarios, que deseamos, que  nos impulsan a levantarnos cada mañana para ir a trabajar.

Recientemente, el portal Fixr.com realizó un estudio de mercado a partir de los resultados predeterminados de Google a la búsqueda “cuánto cuesta…”, para analizar los patrones de consumo de cada país. Los resultados son, de menos, desconcertantes; en Marruecos es de vital importancia saber el precio de los esclavos, en Irán el de un riñón, en Rusia cuánto cuesta volar un avión de guerra, en Brasil, Uruguay y Rumania una prostituta; en Australia la fertilización in vitro; en Chile la cocaína, etcétera.Los datos pueden parecernos curiosos hasta que nos detenemos a pensar que esas son las cosas que la mayoría de habitantes de un país desea obtener.

En México, el resultado es completamente extraño. La búsqueda más frecuente de los usuarios mexicanos es cuánto cuesta una abdominoplastia o, en términos mortales, una liposucción. ¡Liposucción!, en un país con más de 60 millones de pobres y, claro, 46 millones de usuarios de Internet. Ni modo, cada quien sus sueños, y lo que queda cristalino como el agua es que en México ya no se trabaja para ganarse el pan.

Pueden consultar el mapa completo aquí.

 

 

Comments

comments