#PecesSueltos presenta: Alix Dobkin

A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Herman Melville, Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Alix Dobkin

por Gabriela Astorga
@Gastorgap

A mediados de los años 70, una cantante folk de veintitantos años se sentó frente al presidente de Columbia Records, estaba a punto de firmar un contrato y esa era la entrevista final. “¿Cómo te sientes sobre tocar frente a miles de personas?”, preguntó el directivo; “Bien, ya lo he hecho antes”, respondió ella, “pero no sé cómo me siento respecto de tocar para hombres”. Ese fue el clavo en la sepultura del contrato. Y esa era Alix Dobkin.

Dobkin nació en New York en 1940, en el seno de una familia judía, comunista y progresista. Según sus propias palabras, durante toda su vida ha estado en el momento y el lugar indicados. En su adolescencia le tocó el nacimiento del rock and roll, que la llevó a aprender a tocar la guitarra; ya en su juventud, en medio del esplendor del folk y las canciones de protesta, decidió dedicarse profesionalmente a la música en los escenarios de los cafés de la Costa Este estadounidense. La carrera de Alix Dobkin despegó con relativo éxito en el circuito folk, que abrazó su sonido muy en sintonía con el estilo de otras cantantes como Joan Baez. Tras casarse y convertirse en madre, bajó el ritmo, y se mudó desde Philadelphia de vuelta a New York en 1968, justo en la efervescencia de la Segunda Ola del Feminismo. Ese sería el momento definitorio en la carrera y en la vida de Alix Dobkin.

La unión de Dobkin al feminismo fue orgánica, después de formar parte del movimiento por los derechos civiles, y haber sido militante desde su infancia, asumirse feminista le permitió aceptar, y hacer pública, su homosexualidad. Alix Dobkin fue una de las primeras cantantes en no sólo aceptar públicamente su lesbianismo, sino también en tratarlo abierta y explícitamente en su música.

A principios de los años 70, se unió primero a la falutista Kay Gardner, y después a la bajista Patches Attom, para formar Lavender Jane. La banda pronto entró al movimiento de grupos formados únicamente por mujeres y con un claro mensaje en defensa de sus derechos, iniciado por The Chicago Women’s Liberation Rock Band y The New Haven Women’s Liberation Rock Band, y que ya habían desatado la creación de sellos discográficos feministas. En 1973, Lavender Jane lanzó, de manera independiente, su disco debut Lavender Jane Loves Women, el primer disco de la historia en ser hecho por, para y sobre mujeres, que inauguraría lo que se conoce como Women’s Music.

Lavender Jane Loves Women fue un éxito de ventas, las cuales se realizaban por correo y en librerías feministas. El disco incluye canciones que se convertirían en himnos feministas como “The Woman in Your Life“, un cover al éxito sesentero de Dusty SpringfieldI Only Want to Be with You“, y la poderosa “Beware, Young Ladies“.

En 1975, Alix conoció en una librería a la fotógrafa y locutora de radio Liza Cowan, quien se convertiría en su pareja. Liza realizaría una serie de fotografías de la apariencia y vestimenta de 5 mujeres antes y después de salir del clóset. En la foto de “después”, Alix se ve con la ahora famosa camiseta con la leyenda The Future is Female.

De acuerdo con Dobkin, para ella salir del clóset fue muy sencillo al estar cobijada por el feminismo y por sus padres comunistas, a quienes sólo les preocupaba que su hija fuera perseguida por el FBI. Alix entraría en la mira del buró después de lo que ella llama una decisión institiva durante un concierto de Lavender Jane en un colegio de Brooklin. A mitad de la tocada, Dobkin notó dentro del público a algunos hombres y eso la incomodó, detuvo el concierto y les pidió a los hombres que se retiraran pues prefería tocar únicamente para mujeres. A partir de ese momento, Alix Dobkin tocaría para audiencias exclusivamente de mujeres.

La decisión de tocar únicamente para mujeres colocó a Dobkin dentro del ala separatista del feminismo. Respecto de la etiqueta, Alix siempre declaró que las mujeres necesitaban un espacio para ellas mismas, lejos de la estática que provoca la presencia de los hombres, pero que no le agradaba del todo el término separatista, pues seguía definiendo a las mujeres a partir de los hombres, y acuñó el término “conectista de lesbianas“. La decisión también llevaría al fracaso los dos intentos de la industria discográfica por firmar a Alix: además del fiasco con Columbia, Elektra Records se negó a lanzar un disco de Dobkin después de que ella pusiera como condición tener la última palabra en el manejo de su imagen y de sus discos. No obstante, la audiencia femenina, le permitió a Alix conocer a mejor a su público, ser más específica en sus letras sobre lo que les ocupaba y preocupaba a las mujeres.

Para 1976, Lavender Jane se había separado, y Alix Dobkin lanzó Living with Lesbians, su primer material en solitario. Las canciones de este disco se enfocan en contar historias de lucha, aceptación y cuidado de las mujeres en general, y de las lesbianas en particular. “Living with Lesbians“, “Hearts and Struggles” y “The Lesbian Power Authority” exponen de manera explícita un romance lejos del estereotipo masculino-femenino. Y por otro lado, canciones como “Mary B” muestran también la capacidad vocal de Alix.

Desde su debut, Alix Dobkin no pararía de hacer giras. El movimiento de la música de las mujeres se había extendido a otros espacios además de las universidades, se habían fundado festivales especializados en cultura lésbica como parte de un grupo específico y autónomo de otros feminismos y de las luchas pacifistas y por los derechos civiles. En 1980, sale a la luz XX Alix, un disco diferente en la carerra de Dobkin. Un poco alejado del folk tradicional, el tercer disco de Alix tiene un tono mucho más irónico para hablar de la vida cotidiana de las lesbianas, incluso introduce el término dyke para referirse a ellas. Sin embargo, no se aleja del todo del tono intimista, notorio en “A Mother Knows“, dedicada a su hija Adrian.

Los siguientes dos álbumes de Alix serían un juego entre el folk y un acercamiento a la música de los años 80. These Women/Never Been Better, de 1986 contiene canciones que bien podrían entrar en sus primeros discos (de hecho incluye de nuevo “The Woman of Your Life“), y también “Boy-Girl Rap” y “Some Boys“, un claro alejamiento del folk que inaugura una veta en la carrera de Dobkin: el humor. Esta faceta se vería de lleno en Yahoo Australia, el primer disco en vivo de Alix Dobkin, que incluye joyas como “Lesbian Code“, un compilado de frases con las que las lesbianas se refieren a otras lesbianas. El disco incluye también un cover a “The Girls want to be with The Girls“, de los Talking Heads.

En los 90, saldría dos recopilatorios de Alix Dobkin: Love and Politics: A 30 Year Saga (1992) y Living with Lavender Jane (1998). Con el nuevo milenio, Alix bajaría el ritmo y se dedicaría mayormente al cuidado de sus nietos y al activismo a partir de la organización OLOC (Old Lesbians Organizing for Change). En 2009, lanzó sus memorias, tituladas My Red Blood: A Memoir of Growing Up Communist, Coming Onto the Greenwich Village Folk Scene, and Coming Out in the Feminist Movement, y es columnista en medios feministas. En los últimos años, Alix se vio involucrada en polémicas por sus opiniones acerca de los transexuales y los hombres que se identifican como lesbianas, pues quitan del centro de la discusión a las mujeres. La cantautora respondió a la polémica a través de su sitio web en una sección titulada Rumor Control. Como ha pasado con otras compositoras independientes, la música de Alix Dobkin adquirió fama el año pasado cuando “The Woman of Your Life” fue incluida en el soundtrack de la serie Fargo.

En una entrevista en los años 80, le preguntaron a Alix Dobkin cómo se sentía de ser un modelo a seguir. Su respuesta, íntima y que apela a todas las mujeres, resume en gran medida su música: “No soy una persona genérica, no encajo en un formato genérico. Como modelo a seguir quiero ser única, quiero poder cometer errores en público, poder decirle a las mujeres que están bien que las mujeres podamos cambiar, que podemos cambiar de opinión, podemos cometer errores, corregirlos y seguir adelante. Espero ser un modelo positivo de que las mujeres pueden ser lo que quieran ser.

Comments

comments