#PecesSueltos presenta: Atomic Rooster

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Atomic Rooster

Por Alan Prats

@al_prats

 

A finales de la década de 1960 y principios de los años setenta había mucha efervescencia en la escena británica del rock, que por esos años estaba en formación. Muchas de las grandes figuras que hoy forman parte de la historia de la música surgieron en esos años, y del mismo modo otras figuras que lo tenían todo para convertirse en leyendas simplemente no alcanzaron el mismo éxito que algunos de sus contemporáneos. Lo cierto es que la escena de aquel entonces era muy nutrida y permitió la formación de un circuito en el que músicos y bandas convivían y colaboraban entre sí. Es en este contexto en el que surgió Atomic Rooster, una de esas bandas con diversos cambios de alineación a lo largo de los años por cuyas filas pasaron tanto músicos ampliamente reconocidos como otros –la mayoría– que han sido sistemáticamente olvidados.

Atomic Rooster 1

Atomic Rooster nació de las cenizas de The Crazy World Of Arthur Brown, banda pionera del art rock y precursora del emergente rock progresivo que incorporó a Carl Palmer tras la salida de su baterista original en 1969. Sin embargo los días de la banda estaban contados ya que muy poco tiempo después Palmer y el tecladista y principal compositor Vincent Crane dejaron la agrupación para crear su propio proyecto. Al lado del bajista y vocalista Nick Graham formaron Atomic Rooster, power trio que tocaba un rock progresivo más cercano al hard rock que a lo que por entonces hacían bandas como King Crimson, Yes o Genesis. Muy poco tiempo después de su formación lanzaron su primer disco, Atomic Roooster, publicado a inicios de 1970.

Después del primer disco vinieron los primeros movimientos en la agrupación. Vincent Crane creyó pertinente agregar una guitarra al sonido de la banda, por lo que invitó al guitarrista John Du Cann para convertirse en cuarteto, pero tan pronto como llegó Nick Graham abandonó el grupo y continuó la alineación en forma de trío. Por otro lado Carl Palmer anunció su salida a mediados de 1970 para formar su propia leyenda con Emerson, Lake & Palmer, y el vacío en la batería fue llenado por Paul Hammond. Así la tripleta Crane-Du Cann-Hammond lanzó el segundo disco de Atomic Rooster, Death Walks Behind You, también publicado en 1970.

Atomic Rooster 2

Hacia mediados de 1971, después de alcanzar cierto éxito comercial, comenzaron a trabajar en un tercer álbum, In Hearing Of Atomic Rooster. Sin embargo las diferencias al interior de la banda llevaron a Du Cann y a Hammond a dejar la agrupación. Tras su salida ingresaron Pete French en la voz, Steve Bolton en la guitarra y Ric Parnell en la batería, volviéndose al fin un cuarteto.

Atomic Rooster 3

Como ya se había vuelto una costumbre en Atomic Rooster esta alineación no duró mucho. A finales de 1971 French dejó el grupo para incorporarse a la banda estadounidense Cactus, por lo que Crane reclutó al vocalista Chris Farlowe que se incorporó a principios de 1972. Esta formación grabó el cuarto disco de la banda, Made In England.

En 1972 la formación sufrió nuevos cambios. El guitarrista Steve Bolton dejó la banda y fue remplazado por John Goodsall, con quien grabaron Nice ‘N’ Greasy, quinto disco de la banda publicado en septiembre de 1973 en el que incorporaban ciertos elementos de funk.

Con la misma formación la banda siguió activa por los siguientes dos años, pero ante la falta de éxito comercial su disquera empezó a perder interés y la banda terminó por desintegrarse. De esta manera, luego de concluir un tour en 1975, Farlowe, Goodsall y Parnell abandonaron el grupo, dejando solo a Vincent Crane.

Atomic Rooster 4

Después de la ruptura todos siguieron carreras por separado, formando otras bandas o colaborando en distintos proyectos. Sin embargo el asunto no iba a quedar ahí. Vincent Crane retomó el proyecto y decidió reformar la banda para el que sería su último periodo de vida, entre 1980 y 1983. En este lapso sólo lanzaron dos discos más, Atomic Rooster y Headline News, de 1980 y 1983 respectivamente. Estos discos marcaron un cambio importante en el sonido que habían desarrollado, haciéndolo más fuerte y agresivo, mucho más orientado a la nueva ola del heavy metal británico.

Desde luego, en esta nueva etapa la formación de la banda sufrió diversas modificaciones. En distintos momentos participaron tanto antiguos miembros como otros importantes músicos, entre ellos el baterista Ginger Baker quien sólo permaneció en la agrupación por dos semanas.

En todo el tiempo que existió Atomic Rooster Vincent Crane fue el único miembro constante, razón por la que se le puede considerar el alma y la mente maestra detrás de la banda. A pesar del talento y el magnífico sonido que desarrolló, la banda nunca logró consolidarse y ese gran salto al éxito nunca llegó. Quizá el fracaso se debió a su inconsistencia en términos de su formación; o a su falta de adhesión a un género definido, pues su sonido se encontraba a la mitad entre el hard rock al estilo Led Zeppelin y el rock progresivo propiamente dicho. En realidad no importa. Lo cierto es que con éxito o sin él Atomic Rooster se erigió como una gran banda de rock duro, con un sonido propio y muy particular que hoy sobrevive a pesar de habérseles negado el acceso al salón donde hoy conviven las grandes leyendas del rock.

Comments

comments