#PecesSueltos presenta: Badfinger

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Badfinger: náufragos y suicidas

Por Iván Cruz Osorio
@IvanCruzOsorio

En 1968 la maquinota de hacer millones de dólares llamada The Beatles funda Apple Records y convoca a decenas de músicos poco o muy conocidos en la escena musical de los años 60 para grabar y difundir su obra. Entre los brotes del manzano encontramos a Ravi Shankar, Billy Preston, Mary Hopkin, James Taylor y la banda de origen galés Badfinger. Primero conocidos como The Iveys, esta banda conformada por Pete Ham, Mike Gibbins, Tom Evans y Joey Molland, adoptó el mote Badfinger al conocer que la rola Lennon/McCartney: “With a little help from my friends” tuvo como apelativo de chacota  “Bad finger boogie”.

Con un nombre que les daba actitud, con un contrato firmado con la editora de discos de moda, con una pareja letal de compositores (Pete Ham/Tom Evans) y con una pequeña ayuda en la producción de McCartney, Harrison y Tony Visconti, todo hacía suponer que no habría margen de horror en cuanto al éxito. No obstante, en 1969 Apple no hallaba un hit en las canciones que la banda les enviaba. Paul McCartney (que en esa época componía a diestra y siniestramente, por aquello de las regalías) les envía el demo de “Come and get it” (rola que ya había ofrecido para la película The Magic Christian), complacidos los Badfinger deciden grabarla y hacerle algunos cambios, Paul se niega rotundamente y exige que se grabe tal y como está el demo, a tal punto que decide producirlos. La rola se lanza como sencillo en el Reino Unido en diciembre de 1969 y en enero de 1970 en Estados Unidos, y alcanza el cuarto y el séptimo lugar respectivamente.

A raíz de este éxito surge el primer álbum de la banda, Magic Christian Music (1970), que pasa casi desapercibido. El segundo disco No dice (1970), el más sobresaliente de su producción y que les dio las críticas más elogiosas, fue producido por otro miembro de la familia beatle: Geoff Emerick. Sobresalen las rolas “No matter what” y “Without you”, la primera descrita como una de las grandes rolas del subgénero power pop de los años 70, y la segunda quizá una de las rolas de amor por antonomasia del rock. Aunque sus autores no pudieron hacer éxito al no tenerle confianza, dos años después Harry Nilsonla convirtió en número uno mundial; decenas de covers vinieron después con poco beneficio económico para sus autores (Ham/Evans), quienes recibieron el Premio Ivor Novello de 1972 a canción del año.

El tiempo de naufragios comenzaría entonces, firman como nuevo mánager a Stan Polley, quien los hace firmar contratos en los cuales sus empresas se encargaban del cobro de las giras, las grabaciones, y las regalías de las canciones, a cambio de un salario fijo. El marrullero representante empezó a desangrarlos con las regalías de “Without you” que iban casi enteramente a su bolsillo. Años más tarde Stan Polley sería acusado de lavar dinero para la mafia italiana. Badfinger publica en diciembre de 1971 su tercer álbum Straight Up, de nueva cuenta con buenas críticas, buenas ventas, pero aún los miembros de la banda en la miseria. Las rolas memorables del disco son “Baby blue” (que resucitó del olvido al sonar en la escena final de la última temporada de la serie Breaking Bad) y “Day after day” (con la participación en el slide guitar de George Harrison).

El cuarto disco es Ass (1973), con el cual inicia el hundimiento de Badfinger. El disco es prácticamente obviado por todos los críticos, es el último disco editado por Apple records y la banda se queja amargamente del trato de la disquera hacia ellos con la rola “Apple of my eye”. El quinto disco titulado Badfinger (1974), editado por Warner Brothers es vorazmente criticado e inicia una serie de peleas internas en la banda. El sexto disco Wish You Were Here (1974), editado también por Warner, es retirado del mercado después de siete semanas de salir a la venta, Warner demanda al representante de la banda Stan Polley por malversación de fondos comunes, con ello la banda queda de pronto congelada sin poder mover su música ni en radio ni televisión ni en conciertos. En este caos, el principal compositor de la banda Pete Ham descubre que las ganancias contractuales de la banda estaban desaparecidas y que su cuenta bancaria personal fue vaciada (presumiblemente por Polley), a esto se suma una deuda por una casa recién adquirida y el inminente nacimiento de su primera hija; tras una noche de copas con el otro compositor de la banda, Tom Evans, Ham se suicida, a los 27 años, ahorcándose en su hogar la mañana del 24 de abril de 1975. Deja una carta dirigida a su novia e hija que dice: “Anne, te amo. Blair, te amo. No puedo amar y confiar en todos. Así es mejor. Pete. Posdata: Stan Polley es un desalmado hijo de puta. Me lo llevaré conmigo.” Tiempo después se descubriría que Polley tenía un seguro de vida a nombre de Ham y cuyo beneficiario era el mismo Polley.

Badfinger

Badfinger se desintegra, deja inédito el disco Head first que saldría a la venta hasta el año 2000. Algunos integrantes de la banda se vuelven músicos de sesión, descubren que han perdido las regalías de varios años por no pedirlas en tiempo y forma, Tom Evans para sobrevivir vende sus instrumentos y se convierte en taxista. En 1977 Tom Evans y Joey Molland deciden hacer una banda con nuevos integrantes que finalmente nombran como Badfinger, sacan dos discos Airwaves (1979) y Say no more (1983), ambas producciones son un fracaso en críticas y ventas, lo cual los deja prácticamente en la calle. Evans y Molland se separan y forman dos bandas que se autonombran Badfinger, lo que inicia una batalla campal entre ambos que culmina en una agria discusión telefónica sobre las regalías de las canciones y el control de la discografía. Tras esa llamada, Evans se ahorcaría en el jardín de su hogar en Richmond, Inglaterra, el 19 de noviembre de 1983. Con ello Badfinger desaparecería completamente y escribiría la página más cruel y artera del rock.

Comments

comments