#PecesSueltos presenta: Elia y Elizabeth

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Elia y Elizabeth, o cuando el pop encontró su amalgama tropical

Por Edgar Matute
@esematute

Cuando vemos una serie de televisión es importante poner atención a la música que adorna las escenas, uno nunca sabe cuándo encontrará la rola que marcará su vida o, aquella que lo hará pasar un buen rato. La serie Narcos tiene una buena banda sonora, aparte de tener a la banda mexicana de rock chicano Los Dug dug´s (esos psicodélicos oriundos de Durango, Durango), de tener, por obvias razones agrupaciones colombianas, como los salseros de Fruko y sus Tesos, se puede escuchar la voz suave de dos mujeres cantando a coro. Ellas también son colombianas y también grabaron su música en los psicodélicos setentas colombianos.

Las dos hermanas nacieron en Bogotá, y cada una se llevaba apenas un añito de diferencia, de padres españoles y familia musical; su abuelo fue un tenor español muy importante, Miguel Fleta, tan importante que hay calles con su nombre; sus tías también crearon un dueto, algo famosón, pero no tanto para tener un nombre de calle. Debido al trabajo de su padre, anduvieron cambiado de casa para vivir su niñez en Barranquilla y su adolescencia en Lima, Perú. Estas dos muchachas desde pequeñas tuvieron inquietud por la música y no fue algo que les hayan negado sus padres.

A la edad de 17 años ya era sabido por su familia que les gustaba la música y en uno de esos viajes cotidianos que hacían a España resulta que su tía la cantante, Paloma Fleta, tenía un conocido que podían hacer su sueño realidad: tocar en un evento en la televisión para homenajear a su afamado abuelo. Según se cuenta, el público quedó con buen sabor de boca. Fueron vistas por uno de los productores españoles poperones de todos los tiempos (vamos desde que el pop es pop con los hispanoparlantes), Juan Carlos Calderón, productor y arreglista musical. Él consiguió el sonido de muchos artistas como Ricky Martín o Luis Miguel. Pero afortunadamente para las hermanas Fleta, sólo armaron un pequeño Ep, con el sello Zafiro récords, de la mano de tan afamado productor. El Ep incluía dos de sus canciones “Cae la lluvia” y “Fue una lágrima”, canción de la zona-de-amigos o friendzone. Por suerte tuvieron que regresar al área tropical del continente americano conocida como Colombia, en España no pasó nada más que el evento de beneficencia y la grabación de su “pequeño disco”.

Para continuar con la historia es importante mencionar a un personaje importante para la cultura colombiana, el Sr. Jimmy Salcedo. Dicho señor nació en un barrio pobre en Barranquilla, desde siempre supo que la música era lo suyo y con solo su guitarra se lanzó a la capital a buscar suerte, y la tuvo. Multifacético, contaba chistes, tocaba varios instrumentos, fue el presentador de uno de los programas musicales de la televisión más importante en los setenta y ochenta, “El show de Jimmy Salcedo”. Tuvo un grupo tropical llamado La onda tres y finalmente se convirtió en productor. En esta faceta  le encargaron el material de las hemanas Fleta, y fue en este momento de dos estilos diferentes cohesionaron el power tropical y funkero que Salcedo le imprimió a las canciones que las hermanas ofrecían. Ya con mucha experiencia en el argot musical, el Sr. Jimmy se sienta a escuchar sus aptitudes musicales y de composición para mezclar la gran influencia de la música anglosajona conocida como Sunshine pop, ese estilo toma un poco de psicodelia, y los elementos soul, funk con letras mucho muy suaves.

El Sunshine pop, letras felices, esas que hablan de sol, la lluvia, los paraguas, el amor a los gatitos y cuantos temas hermosos y divertidos se les ocurren, también tienen otra influencia: la iglesia, aquellas canciones de coro que se cantan con guitarra o banda y retumba en esa genial acústica, música pastoral.

Este disco cosecho éxito inmediatamente, con apenas un año de experiencia fueron al festival de Coco de oro en Barranquilla, y se hicieron acreedoras del premio Príncipe de Oro.

Así como algunos peces sueltos que dieron o dan su vida por la música, ellas decidieron no hacerlo. Suponemos que a la hermana menor de las Fleta le gustaba más la escuela, muchos la tildarían de aburrida, dejó del lado todo aquello loco y desenfrenado que el mundo de la fama le hubiera otorgado. Como eran unas pequeñas criaturas, Elizabeth tuvo que seguir las instrucciones de su padre y dejar la banda para que su hermana se transformará en monja. Sólo sabemos que nos dejaron una lista de canciones muy interesantes. “Soy una nube“, la 4 rola de su único disco, es super pegajosa, y apuesto que será un éxito.

La hermanas Fleta en realidad no tienen una vida apasionante, podríamos decir que para los estándares de estos personajes que han dejado su vida por la música ellas no lo hicieron, tampoco sabemos si hubieran vivido la vida desenfrenada que tanto nos gusta. En su desintegración no hubo peleas, y tenemos que reconocer que quizás rompieron a tiempo su duo. Eran muy pequeñas para haber vivido eso. De esos fugaces años de creación musical nos queda un buen recuerdo: cuando el coro de la iglesia conoció a los Mamas and the papas, con unas congas al lado y un buen bajo.

Comments

comments