#PecesSueltos presenta: Lorena Álvarez y su Banda Municipal

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Herman Melville, Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Lorena Álvarez y su Banda Municipal

por Óscar Muciño
@opmucino

Lorena Álvarez nació en Asturias, España; su música está inspirada en la música tradicional que escuchaba de niña, principalmente en cassettes. En algún momento comenzó a componer canciones y a grabarlas en su casa con la intención de regalárselas a sus amigos.
De esa maqueta que corrió por internet vino la invitación a grabar su primer álbum, Anónimo (2012). El nombre de su proyecto será: Lorena Álvarez y su Banda Municipal.

Previo al lanzamiento del álbum, editó un “disco-objeto” al que nombró La Cinta, que era una bolsa que contenía:

—Un cassette con un libreto diseñado por la propia Lorena, incluyendo un grabado para cada canción, las letras y los acordes de cada una de ellas.
—Un walkman.
—Un calendario de 2012.
—Un estuche de tela diseñado también por Lorena.

Anónimo es muy bien recibido por la crítica española, y aparece en casi todas las listas de lo mejor de aquel año. Descrita como indie-folk la mayoría de las veces, o resaltando lo paradójico que era que para sonar fresca Lorena hubiera recurrido a lo “viejo”.

“A mí en realidad no me gusta el indie, ni sé bien qué es, eso lo dicen otros”, responde Lorena en una entrevista en Montevideo en el 2013. Ni siquiera queda conforme cuando el entrevistador menciona el término música popular, parece sentirse más cómoda con la etiqueta de música tradicional.

El disco inicia con sonidos de campo, borregos, campanas, sigue una canción de despertar, dulce, pop como con filtro Instagram, de fotografía de película “mumblecore”. Dando como resultado una música folklórica de aires de siglo XXI.

Esta mezcla presta a confusiones. Por ejemplo, en los comentarios del video de “La boda”, algunos se quejaban de que la música no fuera de calidad y que pareciera: “el tipo de canción que cantarían un grupo de chavales y chavalas borrachos en la fiesta de su pueblo”, otro se queja escribiendo: “esta música, de cuando nuestros abuelos bailaban en la verbena, y resulta que ahora es de las mejores canciones del año según la prensa especializada”. Y es que ambos comentarios se quejan de la bandera que ondea Lorena Álvarez, el aire rural es primordial en su música.

Lorena no se cierra, también tiene temas de corte irónico, o de autoexploración. Como “Centro de atención”, una canción en cuya letra se critica su gana de estar siempre en el centro, de “ser la bomba”, con una guitarra que hipnotiza con su rasgueo.

En sus actuaciones en vivo se puede ver que son capaces de aprovechar las cosas alrededor suyo para hacer sonidos. O utilizan botellas, silban. La orquestación es austera, pero no se necesita más para alcanzar el cometido.

El segundo material de Lorena Álvarez, subido a la red en el 2014, fue grabado junto con el Coro de la Dinamo y el Patio Maravillas, dirigido por Malela Durán y conformado por personas aficionadas al canto que no contaban con experiencia profesional. La grabación contiene cuatro canciones nuevas y una versión a capella de “Alba”. El deseo es el mismo, ahondar en la tradición, los arreglos corales de las composiciones las llenan de un aire trágico. Sin contar que las letras de estos temas tienen más desencanto que las de Anónimo donde predomina un aire pueril, aquí hay una historia de un sinvergüenza, la historia de una caída.

La música de Lorena Álvarez bebe sin duda de la tradición, pero hay algo más, sus composiciones son íntimas, pero no de una intimidad solitaria, sino de la intimidad que nace en la colectividad, así supongo nacen las tradiciones. La intimidad del canto y la música que lo acompaña, la de esos chavales cantando borrachos en la fiesta de su pueblo, la de las fiestas familiares que terminan con intercambio de coplas, de las fiestas populares, de los coros, de las rondallas, de dar palmas juntos y bailar. El arte se conforma con elecciones, de recursos, de temas, de formas expresivas, si las letras de Lorena generan intimidad no son por ellas, que son muy buenas, sino por ese cobijo de la música tradicional, haga el ejercicio de escuchar este cover de León Benavente a la canción “Cuesta abajo”, y compare sensaciones con la original, para mí es como si la letra se alejara y se volviera instrumento de lucimiento de alguien más y no de invitación para unirse a cantar.

Finalmente, mencionar que todas las grabaciones y el arte de Lorena Álvarez y su Banda Municipal puede consultarse y descargarse aquí.

Comments

comments