#PecesSueltos presenta: Patrik Fitzgerald

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

Patrik Fitzgerald, el poeta del Punk

 

Por Baudilio Matute
@esematute

Nacido en el seno de una familia de inmigrantes irlandeses y criado en los barrios marginales de Manchester, el señor Patrik participó desde sus inicios en el movimiento punk. Sus letras reflejan la sociedad en la que se crió; la denuncia, la describe, la desnuda con sus letras llenas de sarcasmo. Uno de sus primeros éxitos, y quizás su canción más conocida, describe su amor por el punk: safety pin stuck in my heart. Artistas como estos comienzan con una guitarra, su letra y pura actitud.

En sus inicios fue llamado el Bob Dylan del punk, pero más que tener una influencia del artista nacido con el nombre de Robert Allen Zimmerman, Patrik indica que una de sus influencias más grandes fue David Bowie, y así lo hace ver en muchas de sus canciones.

A diferencia de otros, no le costó trabajo encontrar una disquera que quisiera trabajar con él, aunque cabe mencionar que chambeó bastante para encontrarla. Primero trabajó con Small Wonder, disquera local con la que sacaría tres álbumes: Safety pin stuck in my heart, The back Streetboys, y Paranoid Ward. Tres ejemplares que nos ilustran el viaje inicial del cantautor.

Sumergido en la bohemia punk, sigue su camino por Polydor y Red Flame Records, disqueras en las que pudo continuar su propuesta e incorporó el uso de sintetizadores y ritmos más oscuros, produciendo cosas increíbles, como “Tonigth”, “Animal mentality” y “Grifts and telegrams”, grabaciones en las que sus acordes punks se hacen acompañar por elementos eléctricos, sin dejar de lado su abrasiva pluma.

Ninguno de sus discos ha llegado a ser considerado invaluable en la historia de la música. Saltó de disquera en disquera, pero con ninguna pudo llegar el éxito. Quizás él no esperaba nada, quizás dejó todo eso de lado después de un rato. Actualmente sigue tocando, sigue generando música y ahora se promociona él mismo a través del Internet. Mandó a la mierda, como buen punk, a todo el sistema de la industria musical. Ahora toca, se promociona y vende su música. Sabe muy bien que la chamba no es fácil y tiene uno de los mejores homenajes a la joda de seguir tus sueños con la rola “All this years of trying”, así también nombraron un documental dedicado a él que realizaron en 2008.

Salta de su guitarra a la banda sin problema, dependiendo el concierto o su consideración. Puede hacer un set más bohemio e íntimo, puede salir con sintetizadores o él mismo haciendo todo, el gran Patrik Fitzgerald, el poeta del punk.

*Nota: si alguien tiene el documental rólelo.

Comments

comments